Opinión – Circulo Digital

close

Opinión

ColumnaOpiniónPrincipal

Gira de trabajo a EE. UU., favorable para México: López Obrador

Gira de trabajo a EE. UU., favorable para México: López Obrador

Ciudad de México, 10 Julio  (CDMX MAGACÍN).-La gira de trabajo a Estados Unidos fue favorable para nuestra nación; fuimos a representar a todos los mexicanos con decoro y dignidad, afirmó el presidente Andrés Manuel López Obrador.

En conferencia de prensa matutina aseguró que el Tratado de libre comercio con Canadá y Estados Unidos (T-MEC) será positivo para trabajadores y empresas.

“Se firma este acuerdo y entra en vigor en un momento oportuno cuando necesitamos reactivar nuestra economía que ha sido afectada por la pandemia de COVID-19. En ninguna otra región del mundo se está contemplando un Tratado así, un acuerdo de estas características para que se promuevan inversiones, para crear empleos, para abrir nuevas empresas, para ampliar empresas, fortalecer el comercio y que haya bienestar”, enfatizó.

El mandatario agradeció al gobierno de Estados Unidos y al presidente Donald Trump por el recibimiento respetuoso y cordial. Aseguró que mejorarán la relación bilateral y el trato a los migrantes mexicanos.

“Fue exitosa la visita y de mucho provecho para nuestro pueblo. (…) Ya se logró el objetivo de encontrarnos para reafirmar el compromiso de trabajar juntos en la integración económica y comercial de nuestras naciones, incluyendo Canadá, con respeto a nuestras soberanías. Esto es lo que significa este acuerdo, entonces ya logramos ese propósito. Fue bien vista, bien aceptada por empresarios estadounidenses, por el pueblo estadounidense en general, por los medios de comunicación; nos trataron con mucho respeto”, subrayó.

También reconoció el apoyo que le manifestaron las y los connacionales en Washington D.C., así como el que en México expresó la población previo a su viaje. Además, destacó el acompañamiento de empresarios al encuentro.

Sostuvo que el siguiente paso es instrumentar el acuerdo, promover inversiones e informar a inversionistas sobre las condiciones para instalarse en el país; trabajar en coordinación con gobiernos estatales a fin de impulsar parques industriales en las entidades; mejorar las comunicaciones y garantizar el abasto de combustibles para la generación de energía eléctrica.

Agregó que el propósito del Tratado es fomentar la producción en América del Norte de todo lo que actualmente se importa de otros países que se encuentran fuera de la región; “y tenemos todo para hacerlo. (…) No aprovechamos toda la ventaja que tiene nuestra vecindad”.

La secretaria de Economía, Graciela Márquez Colín, destacó que los nuevos aspectos que establece el T-MEC se alinean a la estrategia de desarrollo y bienestar del Gobierno de la Cuarta Transformación.

“El acuerdo se da en un contexto donde la integración y la cooperación van a ser claves para que la región de América del Norte sea competitiva y sobre todo genere prosperidad en México, Estados Unidos y Canadá. El T-MEC, estamos seguros, contribuirá a transformar a todo el país”, remarcó.

Entre las características del Tratado, la secretaria resaltó una mayor inversión, empleo y oportunidades para PyMEs; pleno respeto a los derechos laborales de los trabajadores; actualización de disposiciones anticorrupción en materia laboral, de competitividad y de administración aduanera, así como facilitación comercial.

La secretaria dio lectura a la carta que el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Carlos Salazar Lomelín, envió al jefe del Ejecutivo y en la que reconoce los resultados de la visita de trabajo a Washington.

El representante del CCE se compromete a colaborar con el gobierno federal para impulsar el crecimiento inclusivo y el desarrollo social a partir del Tratado.

El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubon, leyó la declaración conjunta que el pasado miércoles 8 de julio firmaron los presidentes de México y Estados Unidos en la Casa Blanca, en la que ambos países reconocen los avances hacia una relación renovada y fortalecida, preparada para enfrentar los desafíos económicos y de seguridad del siglo XXI de la región de América del Norte.

Leer más
ColumnasOpiniónPrincipal

Línea Fifí

DECLARACION CONJUNTA

Línea Fifí

Martín de J. Takagui

El presidente Andrés López Obrador vuelve contento a México, después de su primera gira de trabajo internacional; su reunión con el presidente de Estados Unidos Donald Trump fue sutil, de respeto, con resultados palpables y beneficios para los tres países de Norteamérica, pero no dejó de tener un tinte electoral y político que puede beneficiar a Donald Trump.

El libre comercio es una realidad para América del Norte desde la entrada en vigor del TLC el 1 de enero de 1994, pero hay que recordar que, desde su campaña presidencial, el magnate estadounidense se comprometió con sus paisanos a revisar y renegociar aquel Tratado de Libre Comercio firmado por los expresidentes George Bush y Carlos Salinas de Gortari.

Es indudable que los tres países integrantes del TMEC resultaron beneficiados por aquel tratado y lo seguirán siendo con el nuevo tratado, pero es evidente que no hubo cambios drásticos en la negociación, en donde sí hubo restricciones en materia laboral, pues los tres países se obligaron a impulsar reformas que brindan mejores condiciones de trabajo a los empleados.

Pero el verdadero fondo de la visita López Obrador a la Casa Blanca fue el que Donald Trump demostrara a sus electores que realmente cumplió con uno de sus principales compromisos de campaña que era la revisión del TLC.

Durante la visita oficial, no hubo menciones de los migrantes indeseables mexicanos, de aquellos a los que se refirió en muchas ocasiones el magnate gringo como “lo peor de los mexicanos que vienen a cometer delitos y a quitarle los empleos a los trabajadores americanos”, por el contrario Trump habló de los empresarios y trabajadores mexicanos que promueven el desarrollo.

Coincidieron los mandatarios al señalar, durante su conferencia de prensa conjunta, que “contrario a los pronósticos, existe una gran amistad entre los dos mandatarios, quienes se comprometieron a seguir en un ambiente de cordialidad para mantener una relación bilateral sana.

De ambas partes hubo agradecimientos, por un lado México como un contenedor de migrantes provenientes de Cenmtroamérica y en el caso de López Obrador, quien agradeció el apoyo con la dotación de equipos médicos para atender a los enfermos de Covid-19.

Sin duda una reunión de trabajo cordial, de amigos y socios, quienes actuaron con respeto hacia las personas y sus investiduras, pero sobre todo el gran respeto entre los países y todo ello en favor de los pueblos de ambos lados de la frontera.

La relación bilateral, según Donald Trump, se encuentra en su mejor momento, gracias a la cooperación y la buena voluntad de los gobiernos, que a pesar de los momentos difíciles se lograron acuerdos que beneficiaron a ambos países.

Es muy probable que el presidente de Estados Unidos logre su segundo triunfo electoral para prolongar su mandato por cuatro años más, pero se acerca la campaña las propuestas y las promesas, el muro fronterizo se sigue construyendo y no se puede descartar que en breve las declaraciones del candidato Trump vuelvan a calentarse en contra de los mexicanos migrantes.

Se trata pues, de una campaña electoral, que, como en todas, se tiene que llamar la atención de los electores y, sin duda, la bandera antimigrante volverá a ondear en lo más álgido de la campaña, así es que lo mejor es esperar a ver cuál va a ser el trato que Donald Trump dará a nuestros paisanos y en general a los inmigrantes que viven en tierras estadounidenses.

Para López Obrador los resultados son positivos, sus declaraciones antiimperialistas , sus posiciones de no arrodillarse ante los intereses de América del Norte han quedado en el olvido y hoy prevalece la amistad entre los presidentes que en el discurso se muestran como antagónicos, pero que en realidad mantienen relaciones de cordialidad.

Posiciones políticas, como en todos los parlamentos, como en todas las tribunas, que muchas veces parecen irreconciliables, pero que, en realidad son pura demagogia y que los acuerdos se logran con voluntad.

Una lección aprendida por López Obrador, en donde lo más importante es que la política internacional sí es importante para los mexicanos y también se pueden encontrar beneficios para los mexicanos, más allá de las fronteras.

Sigamos por la Línea Fifí.

Leer más
ColumnaOpiniónPrincipal

La Visita

La Visita

Análisis a Fondo

Francisco Gómez Maza

· Exitoso encuentro en la Oficina Oval

· Aderezado por la detención de Duarte

Contra la corriente, contra la crítica ácida de sus adversarios, el insulto de sus detractores, el reclamo de odio de sus enemigos políticos, y la advertencia de analistas y columnistas, que cuestionamos su decisión de ir a entrevistarse con Trump, enemigo de los migrantes, el presidente López Obrador logró con creces el objetivo que se impuso, al reunirse con su contraparte estadounidense.

Poner la parte que a su gobierno corresponde para mantener una buena relación con el imperio en decadencia; plantear relaciones económicas y comerciales, justas y equitativas, porque en la relación con Estados Unidos no hay de otra. Hemos sido vecinos distantes, como escribió mi inolvidable amigo Alan Riding, ex corresponsal del New York Times en el otrora Distrito Federal. Y alguien calificó a México, además, como el patio trasero de los Estados Unidos.

Con la visita – hecho dignísimo de destacarse – la Fiscalía General de la República se anotó un logro, reclamado principalmente por muchos mexicanos y reiteradamente por el panismo chihuahuense y sectores que luchan en contra de la corrupción que marcó al sexenio de Enrique Peña: La detención, en Miami, del fugitivo ex gobernador del estado meridional, César Duarte, reclamado por la justicia por delitos de corrupción, detención que llenó de júbilo a muchos mexicanos. Los panistas se manifestaron eufóricos.

Ante ese hecho, el senador Gustavo Madero Muñoz (PAN) comentó, en conferencia de prensa virtual. Este jueves 9 de julio, mientras el presidente de la república volaba de Miami a Ciudad de México: “Debo reconocer que esto fue posible gracias al cambio del Gobierno federal; que el anterior protegió al exgobernador César Duarte; impidió que los juicios prosperarán; incluso, que los trámites de extradición se cumplieran.”

Destacó el panista chihuahuense que la detención de Duarte “se da en el contexto de una visita a los Estados Unidos. En política no existen las casualidades. Esto es un mensaje muy claro. Es también no otorgarle a una sola de las partes el mérito, el crédito… No sólo para el gobierno del estado, sino también enmarcarlo en el trabajo que ha hecho este gobierno para poder obtener del gobierno de Estados Unidos su colaboración.

Un punto importante a favor de todos, del actual gobernador de Chihuahua, Javier Corral, y del gobierno lopezobradorista. Dos pájaros de un mismo tiro.

Pero de vuelta al asunto de la visita, independientemente de si el acuerdo comercial es viable o no, o sólo es una acción del neoliberalismo norteamericano para privilegiar a las grandes corporaciones, como ocurrió con el defenestrado TLCAN, en el que los ganadores fueron las empresas globalizadas, López Obrador regresa triunfante.

Sin embargo, como lo analiza el periodista Carlos Ramírez Hernández, no importan ni él ni Trump, en última instancia. Lo importante es que el T-MEC realmente funcione para beneficio de la economía mexicana, muy alicaída por la crisis económica mundial y por la acción de la pandemia del coronavirus, que infectó todo y que destruyó vidas y haciendas, dejando en el dolor y la pobreza a millones de trabajadores.

Las tres economías de Norteamérica firmantes del T-MEC, independientemente de su desigualdad, están obligadas a incursionar en relaciones de comercio justas y equitativas, impulsando a que México se acerque a los niveles de desarrollo de sus dos socios y logre crear bienestar para su población y mejor competencia entre las tres.

Mientras, por el momento, el presidente López Obrador tiene derecho de sentirse satisfecho. Hizo lo que ninguno de sus antecesores se propuso. Presentarse ante el presidente imperial como par y no como supeditado. No se le puede pichicatear el buen éxito: el tabasqueño se creció ante el mundo como estadista, desnudando la actitud de subordinación ante Washington de mandatarios del pasado.

Leer más
ColumnasOpiniónPrincipal

Me porté tan bien, que ni siquiera mencioné lo del muro…: Trump 

Me porté tan bien, que ni siquiera mencioné lo del muro…: Trump 

 TRAS LA PUERTA DEL PODER

Roberto Vizcaíno

No se sabe si lo anterior lo dijo verdaderamente Trump, pero al menos eso trascendió de entre los empresarios mexicanos invitados a la cena en la Casa Blanca con que culminó la rápida visita de Andrés Manuel López Obrador a Washington.

Y en México ese buen comportamiento del empresario metido a presidente de EU hizo respirar normalmente a quienes esperaban que metiera en apuros al presidente mexicano con algún gesto o comentario inapropiado, incómodo como los que está acostumbrado a hacer.

Y como Trump se portó bien y hasta le echó porras a López Obrador, pues todo salió insospechadamente bien ya que hasta permitió que el tabasqueño hablara de respeto y dignidad en el trato.

Así AMLO salió sin raspón alguno y bien posicionado entre sus simpatizantes de aquí y allá, y muy por encima de los malos augurios.

Eso hizo señalar a su ácido crítico interno el diputado de Morena Porfirio Muñoz Ledo que con su discurso ante Trump López Obrador se había ratificado como estadista.

Y a Ricardo Monreal, el principal porrista de AMLO desde el Congreso, le permitió decir que el mandatario mexicano estuvo a la altura de las expectativas del país.

El zacatecano reflexionó que fue de tomarse en cuenta que desde las filas del Partido Demócrata, esencialmente desde la perspectiva del precandidato presidencial Joe Biden, exvicepresidente de los EU con Barack Obama, considerara que si triunfa en noviembre habrá la necesidad de que Estados Unidos y México trabajen juntos, colocando en el centro de esa relación la dignidad humana.

Monreal aprovechó para informar que en los próximos días se recibirá en el Senado el informe del viaje de AMLO, y se citará al canciller Marcelo Ebrard y a la secretaria de Economía, Graciela Márquez, para que en la Junta de Coordinación Política expliquen a los coordinadores parlamentarios en el Senado y a otros senadores, de los logros alcanzados.

Adelantó una felicitación al Presidente López Obrador y el reconocimiento del Senado al presidente Donald Trump, y de paso a los mexicanos que radican en Estados Unidos, así como a los medios de comunicación que hicieron la cobertura con profesionalismo.

Consideró que en su balance de esta visita se logró conciliar dos posiciones ideológicas, los que permitió que ambas naciones profundicen sus relaciones, basado en el entendimiento mutuo.

Por lo demás se puede concluir que el viaje se realizó dentro de la culminación de una especie de luna miel entre sus presidentes quienes a lo largo de sus mandatos no han dejado de echarse flores mediáticas y diplomáticas, y agradecerse mutuamente por los servicios correspondidos.

Es público el agradecimiento de Trump AMLO por haber destacado 25 mil agentes de la Guardia Nacional en la frontera de México con Centroamérica lo que ha logrado abatir casi a cero el flujo de migrantes de la región hacia Estados Unidos.

Un tema por resolver entre ambos es la política de abrazos no balazos y no captura ni extradición de jefes del narco que aplica López Obrador.

Trump ya adelantó que en cualquier momento él puede cambiar esa estrategia al declarar a los carteles de la droga en México como terroristas, lo que le permitiría actuar directamente contra estos en territorio mexicano.

Mientras tanto, y pese a declaraciones en contrario vertidas por los dos en el pasado, Trump y López Obrador subrayaron su respeto mutuo y el trabajo que ambos realizan para impulsar la creación de empleos, fortalecer la economía y mejorar las condiciones laborales, objetivos que permitirá, dijeron, dentro del esquema del T-MEC.

El mandatario norteamericano reconoció el apoyo de AMLO para poner orden en la frontera con EU a través también del despliegue de agentes de la Guardia Nacional, al tiempo de reconocer ahora “la gran labor de los migrantes mexicanos en Estados Unidos como grandes negociantes y seres honorables.”

NO LOS PELARON LOS MEDIOS DE EU

Como suele ocurrir con estas visitas, los más importantes medios informativos de EU no reflejaron en sus espacios y paginas la visita de AMLO a Washington.

Apenas uno, The Washington Times (considerado un medio de la ultraderecha, propiedad de la secta Moon), colocó una información del encuentro AMLO-Trump en su primera plana.

The Washington Post, el diario más importante de la capital norteamericana y propiedad de Jeff Bezzos, dueño también de Amazón-, relegó la nota a su página 12.

The Wall Street Journal, el diario con el mayor tiraje en EU, apenas metió una foto sin mayor relevancia en la tercera columna de su primera plana, sin ningún texto informativo en el resto de su edición.

Para el diario inglés Fináncial Times no existió el encuentro.

Y la versión internacional de The New York Times tampoco publicó nada de la visita y dichos ni fotos de Trump ni de AMLO.

En su edición local mandó la información a la página 13.

En cambio, publicó 2 informaciones sobre el crimen organizado en México.

El País en su versión española colocó la información del encuentro en su segunda página.

En México, salvo dos o tres diarios de los más de los más de 20 que se distribuyen en la capital, todos le dieron su espacio principal. Ninguno desde el punto de vista crítico.

SENADO, TRAS EL ESTABLECIMIENTO DEL INGRESO BÁSICO

“Un Estado democrático debe ser responsable de garantizar la subsistencia de los grupos más vulnerables de la sociedad”, afirmó ayer Ricardo Monreal al abrir un foro a distancia de legisladores latinoamericanos.  

Liderado por la senadora Patricia Mercado, de Movimiento Ciudadano el encuentro incluyó a senadores y diputados de Costa Rica, Chile, Uruguay, Colombia, Argentina, Brasil y otras naciones del continente quienes debatieron y expusieron sus experiencias en la implementación de un ingreso básico en la región.

En su intervención inicial el zacatecano consideró que el Estado mexicano ha reconocido la necesidad de este ingreso desde hace ya tiempo y ahora, con programas profundos de política social, de combate a la pobreza extrema, el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha quintuplicado o más el apoyo y el ingreso a las familias más vulnerables.

“Pero la pandemia ha generado una situación inesperada… esta crisis de salud planteada, inesperada, dolorosa, devastadora, está provocando una auténtica tragedia humana en la vida de todos, pero fundamentalmente de los grupos más desprotegidos que viven pobreza extrema y que padecen la inseguridad alimentaria”.

El presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado reconoció que el impacto económico y social de la pandemia será devastador para amplios sectores del continente que pudiera significa un aumento inmediato de 35 millones más de pobres.

“El ingreso básico universal, nosotros como mayoría legislativa y como presidente de la Junta de Coordinación Política, me parece pertinente y me parece prudente que discutamos fórmulas que puedan unificar la política social o que puedan incorporar nuevos esquemas de política social frente a la pandemia.

“El único problema, tenemos que buscar de dónde provienen los ingresos para fortalecer este programa enorme, en el cual yo comparto y coincido, he escrito sobre esto, sobre el ingreso básico universal y me parece que es pertinente entrar a la discusión, en nuestro país y en todo el mundo, porque los efectos de la pandemia van a ser dolorosos y van a ser devastadores en nuestras economías regionales, en todo el mundo”, precisó.

rvizcainoa@gmail.com / Twitter: @_Vizcaino / Facebook / https://www.facebook.com/rvizcainoa

Leer más
OpiniónPrincipal

¿Qué tanto se ha avanzado en igualdad de género?

Contínua creciendo violencia contra mujeres durante el confinamiento

El Salto del Chapulín

Sergio Ricardo Hernández Mancilla*
Twitter: @SergioRicardoHM

El pasado 3 de julio conmemoramos la histórica elección de 1955 en la que se le permitió a las mujeres mexicanas votar por vez primera por una autoridad federal.

Mucho se le festeja a Adolfo Ruiz Cortínez por haber promulgado las reformas, sin embargo, es más justo reconocer que fue el resultado de una lucha feminista que inició desde finales del siglo XIX.

Además, si de reconocimiento se trata, hay que reconocer también que el derecho al voto para las mujeres llegó muy tarde a México en comparación con otros países del mundo y del continente.

A 65 años de distancia, ¿qué tanto podemos decir que se ha avanzado en materia de igualdad de género?

En los últimos 25 años hemos sido testigos de una serie de reformas y acciones afirmativas orientadas a fortalecer los derechos políticos y la participación de las mujeres en la toma de decisiones públicas, con las que fuimos transitando poco a poco a un Congreso más equilibrado.

Finalmente, desde el 2018 tenemos la primera legislatura -casi- paritaria en la historia y desde 2019 a dos mujeres presidiendo ambas cámaras de manera simultánea.

Además, hoy tenemos a dos gobernadoras y la mitad del gabinete federal son mujeres.

Parecería que vamos muy bien y que hay mucho que presumir en las normas y en las formas.

Para cerrar con broche de oro, hace un año se aprobó una reforma constitucional que busca garantizar paridad no solo en el Congreso, sino en todos los espacios políticos del Estado.

Los hombres involucrados no tardaron en apropiarse el logro y no han dejado pasar la oportunidad de presumir la acertada decisión, como si hubiera sido en otro mundo y otro siglo donde se puso de moda usar a las famosas “juanitas” (2009) para librar las entonces llamadas cuotas de género, o donde 17 candidatos se hicieron pasar por mujeres para poder postularse, sin ser miembros de la comunidad transexual o muxe (Oaxaca, 2018).

Complacernos con las leyes y los números de hoy sería muy engañoso.

En 1955 se decía que con la libertad de voto se incrementaría sustancialmente la participación de las mujeres en la vida pública. No fue así.

La primera gobernadora, Griselda Álvarez, llegó hasta 1979. Desde entonces a la fecha sólo nueve mujeres han ocupado ese cargo. Mientras tanto, en el mismo rango de tiempo (1979 – 2020) hemos visto a más de 300 hombres encabezar gobiernos estatales.

La primera secretaria de Estado, Rosa Luz Alegría Escamilla, fue nombrada hasta 1981 en el gobierno de López Portillo, sexenio en el que rondaron más de 32 secretarios.

Desde el nombramiento de Alegría Escamilla a la fecha solo 31 mujeres han encabezado una secretaría de Estado.

Es decir, sólo en el gobierno de López Portillo hubo más hombres encabezando Secretarías que todas las mujeres en la historia de México.

Es cierto que hoy dos mujeres presiden el Congreso de la Unión, pero de las 16 coordinaciones parlamentarias, 13 son lideradas por hombres. O sea, más del 80%.

Si profundizamos analizando al Poder Judicial, los congresos locales, gobiernos estatales, ayuntamientos, regidurías, organismos autónomos y demás espacios del Estado, las cifras serían irrisorias.

Hay todavía una distancia abismal entre hombres y mujeres en el acceso a los recursos políticos y públicos.

Lo que plantean las reformas y las políticas actuales son, si acaso, medidas compensatorias con una historia de desventajas y relegación de oportunidades, espacios y derechos. La historia nos muestra que la igualdad no se gana sólo con la aprobación de la norma y el diseño de la política pública, sino con la correcta aplicación, vigilancia y efectividad de estas.

No es para menospreciar los esfuerzos y los logros alcanzados, pero en lugar de festejarlos como un logro en sí, debemos entenderlos como un punto de partida muy tardío para lo que, esperemos, se consolide algún día como verdadera igualdad de género.

La libró.

El canciller Marcelo Ebrard ha sabido mantener su liderazgo en el gobierno sin haber tenido una crisis fuerte en año y medio. Nada fácil de aguantar cuando se está en la primera fila mediática permanentemente.

La visita de AMLO a Trump parecía ser su primera prueba de fuego.

Los dos mandatarios salieron contentos y obtuvieron lo que querían, cosa que no puede atribuirse más que a una muy buena operación política y diplomática del multisecretario.

Prueba superada.

(*) Politólogo y consultor político. Socio de El Instituto Comunicación Estratégica. Desde hace 10 años ha asesorado a gobiernos, partidos y candidatos en América Latina.

 

Leer más
ColumnasOpiniónPrincipal

Díaz, el Caudillo que nunca salió del país. Alemán, entreguismo y reelección

Díaz, el Caudillo que nunca salió del país. Alemán, entreguismo y reelección PorRedacción FM

ÍNDICE POLÍTICO

FRANCISCO RODRÍGUEZ

Porfirio Díaz nunca salió del país. Cuando se entrevistó con el presidente William Taft, el encuentro fue programado de manera que el gabacho tuviera que venir a Ciudad Juárez ‎para hacerlo. Repleto de medallas de guerra, Díaz se comportó con la estatura de un Jefe de Estado. Esquivó diplomáticamente toda referencia a los asuntos más espinosos de la relación bilateral.

Jamás se mencionó, relata un testigo presencial, Miguel Alessio Robles, nada que tuviera que ver con las concesiones carboníferas de la Bahía de la Magdalena, el salvamento al presidente nicaragüense Santos Zozaya, la franja de El Chamizal que nos arrebatara el Río Bravo, ni el acercamiento de México con Japón. Los altos asuntos de Estado se mantuvieron al margen. Díaz brincó ‎la vara.

El dictador siempre supo de las simpatías y preferencias del presidente Taft por Madero. Y aunque Pascual Orozco preparaba el asalto a Ciudad Juárez y el inicio formal de la Revolución, Porfirio Díaz nunca se mostró sumiso ni incondicional con el representante del Imperio floreciente. Y no fueron simples cuestiones de estilo.

Porfirio Díaz nunca se arrastró delante de algún presidente ajeno que despreciara y denigrara tanto a los mexicanos. Nunca declaró una cosa e hizo otra. Nunca fue obligado a hacer la talacha que debían hacer los gringos.
Nunca fue jaloneado como una mascota de la RCA Víctor para acudir presuroso y así complacer a algún segmento del electorado gabacho. Hasta un dictador tiene límites… no como ahora.

La invención de los Niños Héroes de Chapultepec

‎Décadas más tarde, cuando en el sexenio de Miguel Alemán, también reacio a salir, el rector de la UNAM Salvador Zubirán se negó a darle al presidente Harry S. Truman un doctorado Honoris Causa, el de Sayula lo corrió y puso en su lugar a Luis Garrido, para que recibiera al visitante con tronío. Para su vergüenza, el gabacho nunca se apareció.

Cuando Truman por fin vino a México, a bordo de su avión “La vaca sagrada”, cien años después de la invasión norteamericana, se le ocurrió colocar una ofrenda floral ante el monumento a los Niños Héroes, recién develado por Alemán para simbolizar la gallarda defensa del Castillo de Chapultepec. Nunca se comprobó que esos adolescentes hubieran existido.

Pero Miguel Alemán ” descubrió ” los seis cadáveres de los Niños Héroes, al pie del montículo principal del Castillo, coincidentemente, desafiando toda lógica, haciendo una inauguración de las acostumbradas y rindiéndoles homenajes dignos de Cantares de Gesta.

La misma noche que Truman visitó la tumba de los ya famosos aguiluchos ‎y que había depositado a sus pies las ofrendas florales de rigor, un grupo nutrido de cadetes del Heroico Colegio Militar, en desagravio, fue a tirar las flores a las puertas de la embajada de los Estados Unidos. En ese tiempo pocos se chupaban el dedo.

Y la estatua de Alemán en CU estalló en añicos

Por sus méritos a lo largo del sexenio, los gabachos tuvieron que inventar un reconocimiento especial al llamado Dientón de Sayula, ese fue el de “Míster Amigou”, para corresponder a sus empeños contra el país. Así se las gastaban. Ese era el tamaño de las frivolidades.

No obstante, la estatua de bronce –cuerpo entero, togado, de Miguel Alemán–, inspiración del artista Ignacio Asúnsolo, duró en la explanada de la Ciudad Universitaria de la UNAM lo que dura un soplido.‎ La dinamitaron dos veces, hasta que José Luis Alonso –quien a la postre sería dirigente del PRI-DF en la época de José López Portillo– la voló definitivamente hace cerca de sesenta años.

Reelección, por engolosinamiento con el poder

‎Sabiéndose apapachados por el gabacho, casi dos años anduvo Rogerio de la Selva, secretario particular plenipotenciario de Miguel Alemán, promoviendo desde Palacio Nacional la reelección del jacarandoso veracruzano o, ya de perdida, la prolongación de su mandato.

Alemán se había engolosinado con el poder. Su enfermiza frivolidad lo hacía creer que “era el hombre esperado por la Providencia “, según llegó a decir Alejandro Carrillo Marcor, diputado sonorense de aquel tiempo. Alemán se dejaba querer por toda la cauda de lambiscones del régimen de la modernidad.

Cuando el periodista Carlos Denegri llegó a preguntarle si era cierto lo que andaba diciendo Rogerio de la Selva, Alemán le reviro que él no sabía. Sólo entornaba los ojos y recordaba que su papá había muerto impidiendo la reelección de Obregón, y que no podía manchar su memoria.

No faltó quien escribiera que el general Alemán, padre del susodicho, había muerto en una balacera de cuatreros, allá por Sayula, Veracruz, en una covacha de Entrambasaguas, cuando un pistolero privado le dio callo. Cosas de cuatreros. Nada político ni anti reeleccionista.

Y los gringos dejaron solo al “Míster Amigou”

Como todos los mitos del alemanismo, el de la no reelección también tronó por la boca. Cándido Aguilar, yerno de Venustiano Carranza, salió a gritar, después de un acuerdo en Palacio, que Alemán le había dicho que sí quería la mano de Doña Leonor… ¡y ardió Troya!

La campaña reeleccionista de Alemán pendía de un hilo. Él aguardaba una guerra desatada por los gabachos, como la que favoreció al capitalismo ñoño de Manuel Ávila Camacho, con objeto de tomar los bríos necesarios para “luchar en favor del país “. Se le volteó el chirrión por el palito.

En junio de 1950, cuarto año de gobierno, los gringos invadieron Corea. Todos los alemanistas le prendieron su vela a San Mamerto, el de las causas desesperadas. Creían que los gabachos llevaban las de ganar, que iban a arrasar, favoreciendo su campaña reeleccionista. Se equivocaron, Kim Il Sung le dio a Mac Arthur hasta por debajo de la lengua.

Y en el PRI decían a Alemán que no, pero sí

Pero seguían diciendo que atrás del alemanismo servil había una “enorme ideología”. Muy parecido al guatemalteco Epigmenio Ibarra, al nicaragüense Rogerio de la Selva se le había ocurrido que la idea reeleccionista debía descansar en un peculiar concepto de soberanía. Tuvo la puntada, a punto de ser trágica, de que fundando un nuevo partido, el P39C, podía asirse del concepto del artículo 39. Constitucional, que hace depender la soberanía del pueblo.

El general Rodolfo Sánchez Taboada, líder del PRI y mecenas de Echeverria, quiso hacerle al Canela, y amenazó públicamente a todos los militantes que fueran reeleccionistas, con expulsarlos de sus filas, pero no desechaba la posibilidad de perdonarlos si Alemán se decidía por ceder a esa tentación.

La historia siempre se impone a los deseos de los caudillos

Ésa fue la regla de oro de la defección: ser leal a la Constitución hasta que los intereses decidieran otra cosa, pues en ese caso, todo estaba debidamente justificado. La norma de Sánchez Taboada continúa aplicándose a la perfección, en el priismo y en el morenismo.

La historia tiene siempre que imponerse a los caprichos de los caudillos. Tiene que demostrar que aún en los peores momentos, todos debemos defendernos de las causas absurdas, de las traiciones… y de la ignorancia.
¿No cree usted?

Índice Flamígero: No muy bien le fue ayer a AMLO en los actos públicos que encabezó en la capital imperial. En el primero, el depósito de una ofrenda en el Monumento a Benito Juárez estuvo enmarcado por gritos de apoyo y también de protestas, lo que generó que ambos bandos discutieran. Por un lado, un mayor número de simpatizantes coreó al arribo del Presidente “¡Es un honor estar con Obrador!”. Otro grupo más pequeño se inconformó por las muertes de mujeres en México y también por la estrategia de seguridad. “AMLO: 11 mujeres asesinadas cada día. No te hagas wey. Nosotras tenemos otros datos”, decía un cartel que portaba una manifestante. “Trump, mexicans dont forget you called us rapists” (en español: Trump, los mexicanos no olvidamos que nos llamaste violadores), se leía en otro. Ciudadanos del Frente Nacional AntiAMLO se hicieron presentes en el acto. “Son más de 45 mil asesinatos durante la presente Administración, el hecho de que sea un asesino confeso, liberó al hijo del Chapo”, dijo una mujer. Al menos 12 elementos de seguridad acompañaron al Presidente al evento en el monumento. (Información del diario Reforma).

Leer más
ColumnasOpiniónPrincipal

¡Tus barbas, Andrés Manuel!

CUBREBOCA

Análisis a Fondo

Francisco Gómez Maza

 

· Hasta antes del viaje a EU nunca se le vio con tapabocas

· Jair no creía, y no cree, a pesar de que está contagiado

Podría uno decirle al presidente López Obrador: “ahí te llaman; ahí te hablan”, viendo el caso del presidente brasileño, Jair Bollonado.

El brasileño se creía intocable y nunca tomó en serio a la pandemia que ha afectado a muchos brasileños, sobre todo habitantes de lo que en México son barriadas, ciudades perdidas y en Brasil son favelas, lo peor de la sociedad. Jair no creía, trataba con mucha ligereza el asunto tan dramático para muchos.

El caso de Bonsonaro pareciera ser instrascendente, pero es un buen ejemplo y una excelente lección para dirigentes políticos y personas comunes que no toman en serio la gravedad del Covid-19.

Hay muchas personas que, a cuatro meses de que se registró el primer contagio en México, no creen, o se sienten muy machos y no aceptan que, en un descuido, en un abrir y cerrar de párpados, pueden ser infectados por el nuevo coronavirus.

Parece que el brasileño le estuviera diciendo a López Obrador: Pon tus barbas a remojar…

El presidente de México, por su parte, no ha sido muy cuidadoso en su protección personal o, por lo menos, no muestra su cuidado en público como debe de hacerlo cualquier dirigente político. En las etapas más dramáticas de la pandemia se le veía despreocupado de su salud, bromista, salgan, salgan, no hay que tener miedo, se le oía decir; no paró, no cumplió cuarentena alguna, ni menos confinamiento en casa.

Sí. Se guarda la sana distancia, se lavan con harta espuma las manos, se desinfectan las superficies, se cubre uno la boca y la nariz y toda la cara, y en menos de un segundo, sin estar en estado consciente, uno queda contagiado. Pero jamás había un visto al presidente de México con el cubre bocas, y menos con una careta, o unos googles.

El “quédate en casa” no fue para AMLO, lo que fue muy mal visto por algunos y fue un muy mal ejemplo para muchos, sobre todo de sus fanáticos, que tampoco tomaron precauciones y fueron contagiados.

Jair Bolsonaro nunca le dio ninguna importancia a la enfermedad, no obstante que el pueblo se contagiaba, llegando a ser el segundo en América, con más contagios y más fallecimientos. En la víspera llegó a contabilizar, oficialmente, poco más un millón 670 mil contagios comprobados y poco menos de 70 mil fallecimientos, de una población de unos 210 millones, la mayoría en pobreza.

El mandatario brasileño tuvo que tragar saliva (en México decimos: tuvo que tragar camote) y salió el martes para anunciar que había dado positivo, después de tomar con ligereza la gravedad de la enfermedad. Y está ya en la lista de líderes políticos contagiados: Juan Orlando Hernández, presidente de Honduras; el príncipe Alberto II de Mónaco; el príncipe Carlos de Inglaterra, y Boris Johnson, primer ministro de Gran Bretaña.

Tras el resultado positivo de su prueba, Bolsonaro dijo: “Conocemos la fatalidad del virus para las personas de cierta edad, como yo, mayores de 65 años, así como para las personas con comorbilidades, enfermedades y otros problemas. En esos casos, el virus podría ser decisivo y conducir a la muerte; todos lo sabían”.

El brasileño no pierde la confianza o sigue siendo irresponsable. Más bien sigue siendo irresponsable. Mucha gente ignorante le cree. Dijo el martes confiar en que se recuperará rápido del nuevo coronavirus, gracias al tratamiento con hidroxicloroquina, medicamento contra la malaria que ha demostrado en lo más mínimo su eficacia contra el COVID-19.

El hecho es que, mientras todos los millones de personas que se han contagiado en el mundo (unos 12 millones) toman en serio su contagio, pues lo que menos desean es pasar a formar parte de la estadística fatal, Bolsonaro les dijo a los periodistas que se había hecho una radiografía de los pulmones, el lunes tras sufrir fiebre, dolores musculares y malestar general. Y para el martes la fiebre había bajado, atribuyendo la mejoría a la hidroxicloroquina.

Como lo reportó este miércoles 8 de julio la Prensa Asociada, Bolsonaro es “el líder democrático que más ha negado la gravedad de esta pandemia”, citando a Mauricio Santoro, profesor de ciencias políticas en la Universidad Estatal de Río de Janeiro. “Que se haya infectado es un golpe a su credibilidad. Se verá como otro ejemplo del fracaso de su gestión del coronavirus”.

El presidente brasileño frecuentemente ha aparecido en público estrechando la mano de sus partidarios y mezclándose con las multitudes, a veces sin cubrebocas. Aseguraba que sus antecedentes como deportista lo protegerían del virus y que no sería más que una “gripecita” si la contrajera.

El mexicano López Obrador, más o menos contemporáneo del brasileño (67 vs 65), se hizo la prueba contra su voluntad, pues para estrecharle la mano a Donald Trump, éste tenía qué estar seguro de que el tabasqueño, aunque no presentara abiertamente ningún síntoma, no era portador del virus, de esos contagiados que los médicos califican de asintomáticos. Primera vez que AMLO aparece con tapabocas sentado en el asiento del avión que lo llevó a territorio estadounidense.

Pero la pregunta continúa en el aire. Qué va a hacer el presidente de México ahora que retorne al país. ¿Continuará sin darle importancia a los protocolos de protección frente a la pandemia? Es muy importante el protocolo, no por uno sino por respeto a cualquier interlocutor. El otro no sabe si yo estoy contagiado o no, o soy un portador asintomático.

A muchos mexicanos e inclusive a sus enemigos políticos (menos a aquellos que desean ardientemente verlo eliminado de la faz de la tierra), les daría confianza ver que López Obrador se atiene al protocolo de protección de la enfermedad.

Leer más
ColumnasOpiniónPrincipal

Casos César Duarte y Emilio Lozoya colocan bajo asedio al régimen de Peña Nieto

Casos César Duarte y Emilio Lozoya colocan bajo asedio al régimen de Peña Nieto

TRAS LA PUERTA DEL PODER

Roberto Vizcaíno

 

Los hechos se suceden vertiginosamente. Solos, pudieran no significar nada, pero sumados se convierten en una poderosa expectativa. Hoy no podemos saber hacia dónde se moverán los dados del poder y la justicia, ni a quienes arrastrarán, pero de que nos vamos a ver metidos en un mar de cuestionamientos mediáticos, ni qué dudarlo.

El escenario es por demás convulsionado: el país en casi la quiebra económica, la pandemia no cede, las consecuencias del todo son de un enorme desempleo, aumento insospechado de la pobreza y la amenaza de estallidos sociales, todo lo anterior dentro de un sistema de partidos que se hunde en vez de repuntar, la incipiente y muy incompleta democracia Mexicana y sus instituciones sufren de embates desde la Presidencia y la sociedad se polariza cada vez más.

Un momento perfecto para el circo mediático que darán la extradición de Emilio Lozoya y la posible pronta extradición del exgobernador de Chihuahua César Duarte, quien fue aprehendido ayer en Florida, Estados Unidos, a petición de la justicia mexicana.

Justo durante la muy cuestionada visita de Andrés Manuel López Obrador a Washington para encontrarse con Donald Trump, quien necesita urgentemente de oxigeno para asegurar su reelección en noviembre.

En el paredón judicial y mediático aparece ya con mayor claridad el expresidente Enrique Peña Nieto y su muy cercano excolaborador Luis Videgaray que bien pueden luego incluir a otros como José Antonio Meade y Manlio Fabio Beltrones así como a muchos colaboradores de todos ellos.

El eje de los dos casos –Lozoya y Duarte-, es el uso de recursos ilícitos en procesos electorales en favor de candidatos del PRI.

El de Lozoya involucra supuestos moches millonarios en dólares de la constructora internacional brasileña Odebrecht que habrían sido utilizados en la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto en 2012.

Con el enjuiciamiento en México del exdirector de Pemex finalmente se vería como los sobornos que han llevado a la cárcel a varios expresidentes en el continente finalmente son abordados en nuestro país.

A lo largo de estos últimos 10 años las denuncias sobre funcionarios mexicanos por sobornos de Odebrecht sólo causaron muchas motas periodísticas, pero ningún detenido y menos ningún procesado.

La extradición de Lozoya finalmente aceptada y pedida por él mismo, ha abierto enormes especulaciones en sectores mexicanos, que al final podrían quedar en frustración.

Una cosa es lo que vaya a decir y revelar el exfuncionario y otra la que se pueda probar de todo eso.

Los tiempos de la justicia y de los medios informativos nunca caminan juntos. Ni terminan en lo mismo.

Así que no creamos que lo que diga Lozoya va a llevar a la cárcel automáticamente a Peña Nieto o Videgaray o a algún otro.

DUARTE

Algo similar puede ocurrir con César Duarte quien cuenta con, dicen, 21 ordenes de aprehensión por otros tantos casos de defraudación desde su cargo de Gobernador de Chihuahua.

Uno de esos casos tiene que ver con una transferencia de 300 millones de pesos hecha por Hacienda -cuando era dirigida por Luis Videgaray-, al gobierno de César Duarte de los cuales 250 millones fueron entregados a empresas fantasmas supuestamente operadas por Alejandro Gutiérrez, “la Coneja”, quién como secretario general adjunto del PRI, entregó ese dinero a este partido entonces dirigido por Manlio Fabio Beltrones para ser aplicados en la campaña a gobernador de aquel momento en Chihuahua.

Al parecer esta misma operación se hizo en otros estados con comicios.

Gutiérrez fue aprehendido hace unos tres junto a excolaboradores de César Duarte, y recluidos en cárceles de Chihuahua.

Hoy Duarte se suma a este proceso en el cual podría extenderse a alguno de los antes mencionados.

En este caso está involucrado igualmente el uso de recursos ilícitos en favor de candidatos del PRI en procesos electorales locales.

PODRÍAN TERMINAR EN NADA

Frente a las expectativas de hoy, habría que recordar el interés que se produjo con la aprehensión y extradición del exgobernador de Veracruz Javier Duarte, quien se suponía haría incendiarias revelaciones que hundirían a Peña Nieto y a dirigentes del PRI.

De ser acusado por la malversación de miles y miles de millones de pesos ha terminado por ser enjuiciado por apenas unos cuantos millones. Nada que ver con lo que produjo su detención.

Hasta este momento no ha pasado nada. Todo ha sido aire y agua corriendo por el arroyo.

Ya veremos qué pasa con Lozoya y con Duarte.

O escalan los casos hasta Peña NietoVidegaray, Beltrones y el PRI -y colaboradores-, o todo quedará otra vez en nada.

Hagan sus apuestas…

SOBRIA, CUIDADOSA Y DIGNA LA VISITA: MONREAL

En medio de expresiones en contra y otras a favor, con múltiples peticiones para no ir, Andrés Manuel López Obrador finalmente se reunió ayer con el presidente Donald Trump en la emblemática Casa Blanca, considerada como el centro de mando de la primera potencia en el mundo.

Todo al final fueron buenos tratos, sonrisas y expresiones amables entre ambos mandatarios.

“Fallaron las proyecciones… no nos pelamos”, acotó López Obrador.

La rápida visita de apenas un día no estuvo exenta de expresiones a favor y en contra de ciudadanos de aquel país y de migrantes mexicanos. Nada que no hubiera ocurrido en otras visitas de otros mandatarios.

Al abordar este encuentro, el senador Ricardo Monreal indicó que esta primera visita del mandatario mexicano a Washington ha sido al final sobria, cuidadosa y digna.

Subrayó que, “por fortuna, se esfumaron los malos presagios de desencuentro, de enfrentamiento o de reclamo, incluso de desmesura, contra nuestro país, que algunos vaticinaban.

“Se avanzó en el respeto y la ponderación a la soberanía nacional y por supuesto se confirmó que tenemos un presidente austero y colocado a la altura de las circunstancias que exige el país”, dijo.

Consideró de igual forma que se debe reconocer que la habilidad y la intuición política del mandatario mexicano extinguieron la hostilidad, la descalificación par transformarla en signos de amistad, y en un vínculo de fraternidad y solidaridad entre ambas naciones.

Su comportamiento ha sido republicano y sobrio, y con su visita y su posición política se confirma que tenemos a un presidente que actúa como estadista y como representante de una gran nación, agrego.

Monreal, presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado, destacó que es el primer presidente de México en la historia del país que viaja en línea comercial fuera de México, en clase turista, sin séquito de acompañantes, ni gastos que rayan siempre en la excentricidad, el lujo y el exceso.

Luego de lo alcanzado en este encuentro, afirmó Monreal “podemos afirmar que la mayoría legislativa en el Senado cree que nuestra nación se encuentra a buen resguardo”.

Y que, pese a todas las circunstancias, la relación bilateral entre ambas naciones está en su mejor momento.

 

rvizcainoa@gmail.com / Twitter: @_Vizcaino / Facebook / https://www.facebook.com/rvizcainoa

Leer más
ColumnasOpiniónPrincipal

El problema no es AMLO ni Trump, sino cómo aprovechar el TCL 2.0

El problema no es AMLO ni Trump,  sino cómo aprovechar el TCL 2.0

INDICADOR POLÍTICO

Carlos Ramírez

Mientras casi la totalidad de los analistas y columnistas se ha desgastado en analizar la gira a EE UU sólo en los errores del presidente López Obrador en su relación con Donald Trump, casi nadie ha intentado analizar el tema central de las relaciones estratégicas de México con los EE UU que motivaron la visita: el Tratado de Comercio Libre reformado, sus exigencias políticas, sociales y sobre todo sistémicas y cómo la 4-T quedó rebasada y sin funcionalidad.

Si el motivo central del viaje presidencial a Washington fue agradecerle al presidente Trump los apoyos para el Tratado, cuando menos tres puntos mostraron que en realidad Palacio Nacional no tiene interés en el TCL 2.0: el colapso de las cadenas productivas mexicanas por el frenó económico que disminuirá más la decreciente participación de productos mexicanos en la exportación, la marginación de los verdaderos empresarios vinculados al Tratado porque no deslumbran con sus apellidos del nuevo bloque de poder y las reformas al sistema político priísta-morenista que tiene que hacer el gobierno mexicano actual para terminar con la estructura productiva como aparato de poder del presidencialismo autoritario.

La parte más importante ha sido el descuido gubernamental en el Tratado. Se desprotegieron cadenas productivas durante la pandemia, nunca se hizo un diagnóstico de las empresas mexicanas clave en el Tratado, la 4-T cometió el mismo error del gobierno de Salinas de Gortari que firmó el Tratado: nunca ha pensado en la presentación de un nuevo modelo de desarrollo industrial, agropecuario, tecnológico, científico y de desburocratización del sector exportador. Por tanto, el escenario de la 4-T será el mismo del ciclo económico salinista: promedio anual de 2% de PIB en los próximos años, ante una necesidad mínima de 4% y reconfiguración de México como denigrante economía maquiladora. Sin petróleo, el componente mexicano en los productos de exportación es de apenas 27%, contra 53% en 1993.

En un análisis de lo que falta por hacer, el especialista Arnulfo R. Gómez señala deficiencias: “no hay una estrategia de competitividad, de fomento, de promoción de las exportaciones, ni de inversión extranjera con programas, proyectos y políticas públicas realistas que incidan favorablemente en el desarrollo económico de México”. ¿La razón? A pesar de que el Tratado reformado con Trump generó muchas declaraciones, “la mayor parte de los funcionarios (mexicanos) encargados de diseñar la estrategia de comercio exterior son improvisados, burócratas habilitados como expertos en comercio exterior”.

En la frialdad de los hechos, el presidente López Obrador espera que en automático la ratificación de las reformas al Tratado –no fue un nuevo Tratado– reactiven la actividad económica y aumenten el PIB a una meta de 4% promedio anual o más. Por ello llevó a su reunión con Trump a empresarios que nada tienen que ver con el Tratado –Carlos Slim, Ricardo Salinas Pliego y Emilio Azcárraga– y haya desdeñado a empresarios que han catapultado exportaciones en tres ramos clave: aguacate, cerveza y refrigeradores.

Sin reconversión industrial, dinamismo agropecuario, seguridad en zonas sensibles a producción para el Tratado, sin una estrategia, programa y plan urgente de competitividad, programas educativos tecnológicos agresivos, sin institutos de investigación para la producción y sin una reorganización total del sector público para la exportación, el TCL 2.0 se le pudrirá a la 4-T.

El TCL 2.0 de Peña Nieto-AMLO no entendió el fracaso del TCL 1.0 de Salinas: potenciar el comercio exterior multiplicándolo por 10, pero logrando en los hechos un tercio de PIB promedio (2% promedio anual), contra el 6% de los años dorados del populismo 1934-1982. El enfoque neoliberal de Salinas llegó al Tratado sólo para la reconfiguración económica internacional del capitalismo y la subordinación de México a las necesidades de los EE UU y Canadá. De haber tenido un enfoque estratégico, en 1993 como ahora, los dos Tratados, debieron haber fijado en el centro de sus negociaciones un nuevo modelo de desarrollo con crecientes grados de competitividad, y no entregar la economía a las grandes potencias.

Al final, el TCL 2.0 es el TCL 1.0… revolcado.

 

-0-

 

Política para dummies: Al final, la economía es política pura.

 

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

 

Leer más
ColumnasOpinión

Para llorar, los “idiólogos” de la 4T

Para llorar, los “idiólogos” de la 4T

ÍNDICE POLÍTICO 

FRANCISCO RODRÍGUEZ

Como ya se ha comprobado, es demasiado fácil para un público informado, desenmascarar a los instigadores del desastre mexicano, a sus botargas y hasta a los débiles de voluntad… y, claro, de coeficiente intelectual. Todo es cuestión de que se exhiban, de que entren al servicio público, de que se pongan de a pechito.‎ Lo demás es más fácil que la tabla del uno.

‎Ya apareció hasta el think tank, el bunker desde donde personajes de la talla de John Ackerman, Luciano Concheiro, Epigmenio Ibarra, Paco Ignacio Taibo II, Ramírez Cuellar y demás pelusa –¡el Instituo de Educación Política de Morena!– arman los rollos intragables que los ciudadanos pacíficos tenemos que fumarnos desde las “mañaneras”. Son los “idiólogos” de la 4T.

Y ya se descubrió por qué los empoderados mandarines tienen el morro de fabricar auto atentados ‎igualitos a aquéllos que montan los que están a punto de perder la popularidad, veneno de los autoritarios. Como el escenificó George Bush Jr. sobre las Torres Gemelas, lo que le valió la reelección después de estar descogotado por la opinión pública de su país.

Todo es una cuestión del coeficiente intelectual, ridiculizado desde aquél video famoso que reveló que, antes de pasar por el pasillo que llevaba al avión, el Caudillo dejó que le tomaran la temperatura corporal: cuando le dijeron que 36°, se ‎ufan’. De inmediato le contestó el encargado del puesto sanitario: no es la temperatura, es el IQ.

¿Y el Leviatán? ¿Y El Ogro Filantrópico?

El asunto del coeficiente intelectual, tan celebrado desde las universidades del gabacho, ha tomado carta de naturalización en el país. Después de Watergate se supo que el presidente norteamericano que gozaba de las más altas calificaciones en esa materia era Richard Nixon, el ex abogado de la Pepsi Cola en sus años mozos.

Pero aquí, ya se vio, se utiliza para sustituir la toma de temperatura por la toma del comportamiento cerebral de cualquier individuo. Todo es cuestión de enfoques. ‎El aparato gubernamental, gracias a sus detentadores y a una cauda de farsantes, ha sido rebajado al nivel de la mentira y de la sospecha, dos insignias escalofriantes.

¿Dónde quedó aquél monstruo bíblico, el Leviatán, construido por las ideas de Hobbes, Descartes, Maquiavelo y Gramsci –en sus diferentes épocas y en una misma consonancia de ideas– para legitimar el monopolio legítimo de la violencia y conservar un poder por valores que deberían emanar del conjunto de la sociedad?

¿Dónde quedó aquél Ogro Filantrópico, de Octavio Paz, que retrataba de cuerpo entero a un poder público que servía en su momento para que los regímenes políticos repartieran las prebendas colectivas para desempeñar una misión favorecedora a sus intereses?

Carecen de idea de gobierno o de país

Ni Leviatán, ni Ogro Filantrópico, con “la ciencia del metate” el Estado es sólo un ratón asustado, endeudado hasta el cogote, incapaz para defender la seguridad, la salud y la alimentación, entregado a los intereses imperiales, muerto de miedo ante la avalancha electoral que le va a caer encima. Nunca se ha podido gobernar a contrapelo.

Sin idea de gobierno o de país, sin orientación de líneas ideológicas fundamentales, sin programa y sin propuestas, sin obras y sin empleo, han convertido esto en una fosa inmunda, en una caricatura ridícula de su propia sombra, expuesta para ser engullida de un bocado por otros impostores de la misma ralea.

Fuera de los moches de costumbre, aparte de lo cobrado por comisiones de subasta y entrega de la soberanía nacional y de los restos de soberanía popular, los palurdos del sistemita rematan los saldos de esta catástrofe entre mercachifles locales y extranjeros y entre buitres disfrazados de servidores públicos.

El Estado tiene el monopolio de la violencia

Un aparato que ha retornado a la caverna de las manos de la derecha más retrógrada, que ha reducido y suprimido la protección de las garantías individuales y sociales. Que ha zapado bajo el signo de la derrota y de la claudicación frente a los clanes delincuenciales, que quiere vaciar a la democracia de contenido.

Aquél que prometió que ” desde el primer día de mi gobierno, no al mes, ‎desde el primer día, los narcos cambiarán las armas por tractores y se convertirán en gente de bien, se los juro”. Las redes inteligentes le contestan: “Le tengo noticias, presidente, la guerra ya se la declararon a usted…

… Le recuerdo que el Estado tiene el monopolio de la fuerza pública y el uso legítimo de la violencia. Ahora bien, si no se siente cómodo, renuncie, para que pongamos a alguien que sí sepa asumir la responsabilidad”. Y es que siete de cada diez declaraciones en el gabinete de seguridad no tienen sustento oficial.

En la Cámaras se iban a agandallar

Hasta para alcanzar una mayoría calificada sufren. Algo huele mal en Dinamarca, porque creíamos que la tenían de entrada. Pero se impone el rechazo opositor, simplemente porque en la convocatoria los adalides de la Cuarta Decepción no sólo quieren legislar sobre las normas del T-Mec…

… sino también para abordar “otros temas”, en donde va la mano del gato para pasarse por alto los obstáculos a nombramientos de consejeros a modo en el Instituto Nacional Electoral.

Todo resulta ser una emboscada, y en el fondo una mentira ramplona. Todo se ha ido por la borda, hasta la confianza inicial de algunos miembros de Morena, de esos de hueso aparentemente colorado. Ya no creen en nada.

Hasta aquí llegaron… todos al matadero

Y la noche avanza, para caer inexorable sobre el circo de las fechas electorales. Mientras, una caterva de improvisados, confiados en que los elegirá un solo dedo, se inscriben en las infames listas de Morena, para ser postulados a las gubernaturas. La misma especie de políticos improvisados de costumbre.

Piensan que se repetirá, fácilmente, el fenómeno de aquella famosa tómbola en donde se seccionaron por sorteo los candidatos a las diputaciones y senadurías. Siento decirles que ya no es así. En poco tiempo, los tiempos cambiaron. La ciudadanía no quiere chuparse más el dedo.

Hasta aquí llegaron. Ninguno de los mencionados tiene el empaque para remontar esta decepción nacional. Todos para abajo. Enfilados al matadero.

Si no lo creen, pregunten en sus estados, circunscripciones, distritos, municipios y alcaldías. Ya nada será igual. Abjuraron de la Nación, ahora toca a ésta prescindir de ellos.

¿No cree usted?

 

Índice Flamígero: A mediados de marzo de 2019, el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que en su gobierno no habrá intelectuales orgánicos: “Lo que estamos buscando es que el Estado ya no proteja escritores… Si los conservadores quieren tener ideólogos, que ellos los financien”, sentenció. Sin embargo, la realidad es distinta. La Cuarta Decepción también tiene a sus propios intelectuales orgánicos. Para comprobarlo, vamos al origen del concepto. El término “intelectual orgánico” fue acuñado por el filósofo italiano Antonio Gramsci, quien distinguió a los intelectuales de acuerdo con su función y su relación con la estructura social, política y económica. Para Gramsci –de formación marxista– cada clase “crea junto a ella y forma en su desarrollo progresivo” a intelectuales orgánicos, entendidos como “empleados del grupo dominante para el ejercicio de funciones subalternas de la hegemonía social y del gobierno político”. Lo anterior significa a grandes rasgos que los intelectuales orgánicos son quienes articulan y difunden la ideología conveniente a los intereses del grupo en el poder. Algunos ejemplos, son los colaboradores del periódico La Jornada, John Ackerman y Rafael Barajas El Fisgón, quienes a su vez dirigen la Escuela de Cuadros de Morena. También está el caso del historiador Paco Ignacio Taibo II, director del Fondo de Cultura Económica; el del ex director del diario Regeneración y actual vocero presidencial, Jesús Ramírez; y el del titular del Sistema Público de Radiodifusión, Jenaro Villamil, periodista surgido del semanario Proceso. Los casos anteriores son ideales para demostrar que además de contar con intelectuales orgánicos, el nuevo régimen también ostenta el control de los Aparatos Ideológicos del Estado (AIE).

https://www.indicepolitico.com / indicepolitico@gmail.com / @Indicepolitico / @pacorodriguez

Leer más