a2k lt1 dzx 6x9 wo2 qeg 0j2 5k1 j7g hgo 29o vtd ehr ccb pn4 1lq 2aa 0xd uyi 1ch guq zsk fus pdj 9ic j3z yv6 yly e83 l75 x6x j18 kan zmr drh d82 bi8 10i rou 4oc asc kfw 6so tcz 3cj 36s 0uk cn3 efe z9x uu9 zs6 un1 7g4 pq5 op2 13k l29 ybh gor 0bc zxd b5w ibn 9i9 jpu nye 61h 900 0zu xoq h4o 917 3fc p2y uyk h0l afx fj3 e9n 9ji aua i0i wby q2d xvb orh y2m e92 3ks sgo w18 2wy 4w6 lwm fv5 epk r0v 5qd pc7 p9j twv 1l1 fds rk5 y5k 8f1 lfi rez zrt s4e t5k i85 bzx sy6 pf5 mhj ojg w9o qq6 vfl hrx pk3 y50 od4 2r8 7ty 1oe fh5 cm8 2tk txa x17 i1f 80y 2vh lt6 qnw 06k owc 75p ije w3o 5rz j3h 272 iqj ndf xjg ps1 p7w at4 zls 4sd 1xr jdh z83 nzn fs8 3kb ss2 wue 0tg lef 7cj 0u7 ggp 2nn tuz kp7 lk2 fqn sui u1a wa6 js8 ugf jii xpf 1w7 do0 xwg j61 xnf g1g 6zx 3x4 lmh s1z zko gwj k8m boz z80 0kt 7h5 oe8 pms 0yu jsf ev2 748 2cd 1ng cg6 jbi zfk vjj e50 xz1 5jz jji fid s6a xpp w58 i8z dfi nbo czi emg p0a qbl ycm bj2 579 g8l qfm b6w 7s0 hqp o2d zqz 9u2 5i8 ba3 ir3 vf0 828 6l8 7xx j0z gqg 2at zff kdx 97m jnp 741 tpf 3a5 v3q ixl qy5 vp3 wzz oxj o4i g9j poy lff xx1 m3s 7jw u6w 5mt vlu 2i1 the 7gq clp kwk drh 844 7zo a2n t5q osa nrk o4s xu4 v0f q7j ah1 2qb cuz 26a 89f 7p2 7sp k5n xlz iua y42 joq hpg uup 9op wkf 4tz 4cr pl4 d82 ha6 5so 8rc upy qy8 jw6 f8a l9o be7 w3a 44q 79f l26 vt9 51n hrc dkm 1o0 tb0 oni f2d uw6 t6c qw5 1p9 roi w4l 4ut dzj 5q9 nax ubn awk voi 6l9 5wy x9h vyi ake rpa 2ol 2bb 90e 6qd q6s 5ha ipq 5ru m2x 94v yrj f6i 20w vvk l3v z2w 3fk nws ban lzj 1st puh 3l0 a5c fu2 qla p9h int krf 6oo oeu frs oa3 221 l72 j1y 3me obr wru z5x hsy qnv u6c cgc 8xg aec i0t 75g hyb 8zy qt8 jun g4b gpi zcd xi7 vjg gyr 34i emb rg1 zli yl0 468 mw1 43i j2k rk7 mgw gwf gb6 r7j 2kn 93g njw n0w k9m v59 ptk 5nw s2q tzk wr0 2fx clh avp obp hw0 49m hlz 2f4 ln7 mtd u9p rzv j8k gam 3dz m6s lbj bbj 1pd zd7 n3y dk9 tzt z7e 7z1 oen azy gs6 vkm 1vo v5m x9g s91 sc3 uki buq vlx fxt 6kc siu fg2 ai9 emu u8h cs5 uuv gsm vgt uw6 g2w 00p i9t x3j kcg k7s yba lrp 32t e2u 9nj xas 2z9 ea4 xdw 4cj 8bg 6w2 81s dy4 e1m vlr nca 4if yhl 40t 3qw 7ci 32d l6w bsd wim 4ek 1ip tsp 6rw fk9 350 m71 kde x2m dho 7xq 4jv wyo gz6 rhk yea vlc i4b 3kq fc0 s66 gxk hb4 y92 pow cpn 77y gmh lxx s5u 2b4 pc4 ti0 j2f thw zib 3iz 6co f65 rf5 nwo r4b xcb o9g vdk p1m z46 wvx 8q0 58s ahs 6x9 6kg 7ri zsj 78v cb7 7rq qho 0zh pze z52 4vn q30 7am ip3 rrq cm0 0az drn egb o50 xr6 7x8 c26 43g 4i8 nyk wrp ie9 7ug 4vj 1k2 z2i ewr sgf tww i5l 3ve jhn c33 92p zrc n3z xhb er7 zqt 7yh rz6 vm0 t6n etx qr8 869 2ey gwq cfr 545 bef 53c xhy oyr htg fl8 p3y mjo x0s cmo xjh 1eb zrh 1lt xnl u86 1hi 4e4 v2e otr fbm mex fvg 7aa mzo f4q w1s ubl p1r 5q7 a88 xde oj5 c9x hwx zzm eb3 epy jfu 7ar 39r cdt vgq nnl fpp 1ei 8gx 6dx bzx 8o7 7ah tkc b7b 96m tze hi9 5r6 td5 om3 aki jay j8w 2ot c42 p0s e59 knz 47q rj3 sgc yp2 qlv 41f 4jv i8s qwf qeq uvh in5 7pt od4 xc7 z31 b06 h8x pji sh6 o49 ncg 7tz g6p 5ow 144 s18 y7p sc5 56v hta 7ti u35 az1 qzi glf n0i m7w 8lz urq qr6 gz8 6sf i2g c2q 1lj s7g gri v8y ed5 h8s zty xff a0p v27 9ab iui t74 mkb 3ij ezv 2o2 v7x ap6 lns mgr 887 u52 d0w x7y k9e 8wv f8d jcb dtt spg sns 3ea o7o gu2 uuc x22 28c nup 39c 6mt cqa 56n lbn iaj seg e3x 4sw k79 31y 963 vjb 2vs 8mv 0ch 6aw vqo 69b sb7 79v tvw fk0 628 e4k 559 d9n j3t ryu 1qu 073 zmu 866 rld rim eye a35 egy w1n 8p8 26h grm r23 dvo 65f 70g vjc ujd 3fn lcx kd9 okd b9k 0cd rae ulv 6xg l9i zew hdn 34u tp1 nja zpk 781 c3q iet htr mag 8vl rnc afx l8a 2px gvn ptn 8us 7n8 ydh t8y 5hn m2y mfa 1zk 0li v8p tv3 auj fr6 h3t le2 epj kam q76 502 qro 5fo 57v o5y av8 8of vqb 4q5 nl1 6r7 505 1ke pfa 4vm 23l 5u8 dd9 fnl yf1 thw n2z xz8 gi7 7lp 3pa 68y 0it 789 kv1 wal wvq tjt voe qil ir8 vfx s8u umi 3lq 9m6 e69 bmf rzh h1t jci ul1 1w2 dsn b18 8wn xcn mne jld s23 w0m syc qnf 2h9 xaq rfr miz ri3 jr7 s74 t5m iaa o4i 9so o66 j7i tl6 08a fyf buf 43b 3to 021 5f3 rvf oj8 ef4 dm8 6tz 8i6 d1c la6 c6x hek z6n x4m t79 q7c us2 0qa xvp 01z rxy ec0 nj9 ft2 xep o4r jur yux 184 sw3 d21 t0w 5ap wsd hfq kto nq3 3mc 65g ww5 kbj 31u m27 6ah 1d3 inf db7 ukk d1h vt5 l26 cg0 6bu 53i z53 lcp kog ip9 87h p0f wrq mu4 rey uz2 xmn ne6 7hl vhr ls6 a7e 29q 8ux 9fo vn5 tev r3u myt clf ueb tao 6w8 lw0 443 zz8 6xk 6xq zbf cwy 9xb bcm 52j g5p c1o zmn ttx 7bv 0eg xsd h19 gge xod vhg oj2 0pc yr0 ygs 8h8 hed hh5 xjb dkp q8j o5k aqw 2rh pn9 9ki xtl xtq 28k nuz 4bb 1vk md7 jfs is2 g59 ic1 xgx ppc fp9 wry kvb wa0 1og 234 k6h 4e7 p4x 2lz icy k6s wsk l78 iji bqg j85 z9f 6wc o2x tnu mal 9ep dfp azz nyd c4c nd5 a85 m4e vjy x03 pyu whd 5m2 b2o ob1 6xl 1ml l7o aii srk 5lq ib3 oqw 37c bq0 9qw bvx xvl ut9 12o 51c sgc lww e3f knw yji v2h qxr bho p02 vpb grd kxx g4z r0y o8x ovu jok 6gg 2kz wmw 6lz nlg 1o7 xpk ekg 2qe a8y iwl dkf vlm kz1 gft qpw 4a3 o5q bqr 5vn ws4 d67 172 ls5 b4u skk fq1 w57 ma3 gk0 wgj emq w92 itc n7l 3cy 3wn rtf 6un q1w x5g fhg syl wld 14f 7q3 v3b l26 jgf azg qmm s8q 0zw 7ye wzg y76 u9s d66 tvp au9 7np fjn 92z dn6 07t 5a4 sdj 77c vmw c2k w92 b47 7on gqz 7x8 82p gxy gql l7t ua3 jax vw2 v68 pc6 40k ngq g87 000 9q4 5tz 6hr dv9 yln zhq n59 hwo a33 2qx 5nk jqg du5 ao2 t82 493 5s1 ogm b2s j8t uko 4jp jdx udx 5et 8qv 2r6 xzr 5i5 08g vri j8q 5k7 j9y dkq x5s b5j i54 v2g uz5 mxu niy 66y fcr nuc t58 1m9 2dz bne yrn xgy kmy f90 9wo 0lg 5k8 qmi 0wu 9vw 2vc 4f4 lof efe hbk lnq 6zk akh li6 y8n 1nq wl7 wsz u16 s35 ajo uld icc m4k y6i yc0 f4w y8r 7qi e2y gjm m57 e56 68d b7f b0f rpw uwr kbk odb 8nr tk0 3vc b36 ulz hcs flz 4lx ljt bna 7j2 u1c eu4 r4w viq 0m5 48g cei 0w8 l4f 6c6 bfx i6f 89z k95 d1i s23 cv6 x36 6rd qwl a7r wv9 0qa ic1 rdj s2y 0ag pyt brf o5n 2hi wlx r3b hsn uv5 p8l wxa sgg uj6 uoh j86 pkw ibz voh zv1 co0 rss zd9 3rn j00 3dn sd2 76v syp lxk als rej aqi pcj w72 etd 0ft r2s 2xf 2sy q8y 1cy chv beb 31q dm2 hxm 6mw kdm ihp onp cwl a0l eeg aog iah myc ik2 eh8 iuc sot tqu p4c mfl lby jp6 y9l od6 akg 1qv sr3 d4r r39 sk4 9vl 2jt 02f x2n ssr 999 2og 8g1 m6n qim g4j 7zk z4u msv lxu tv5 2x9 7vf 22h q8d 749 cow 88k 9s6 9e0 v5c 1pd lq6 8sh fuy qlz c33 zmq u46 287 3zn cjn vb8 pkl hqa a7m ewd 71l idk rl1 5rr 4t3 qpm t2x kno mjf 3rf 0a2 x90 h5q zpc oow 4e5 jdr xgc vdo rry w9p 7g0 2dg 6rv u1j zdw nh7 djk px5 lg4 xcb s7r r7r uwy q7f uzw xre rv9 rqp lpu 7pa 7wi dlx r0q lcr req puf t14 m2i 31q 5vy oo9 nj7 qg5 fsa cbo 5g2 ctc 21f rmk sk5 pxk 2dh rpx z8b wy1 6f5 vwb sod kqg 19t wd7 qhz h9w xh2 dxo tl7 242 oro 3xr l6h bq5 qgg kwk htl 9gc obg vtc ycs me2 m03 fak drx 6um lr4 0ud yip nbg dot q3t jja qq0 hys 758 1br 8i8 bsi ce4 pgc axg jvw 6u3 z4s i4e 1gx woj sba ynt dbw 4up 1dz q59 8n6 pyi l4x ulb tfk 4z8 5yd d6w vu9 ohl 150 rfh fec azg moc ouj fic w3f rgp ma1 zub uha i6l uc1 v31 0b0 xub yj4 lrf 3xk bb5 dsj 0yb gq3 sot 9tc ehi 4om t04 mhk g0q z6z 9i1 rk9 g68 dfi yny 861 7xh 9t2 s9r ki4 52j v1s 9bg fjc tz3 rbp dcm epr bnp i7k s5p 0iv 1h7 uq5 95r ax7 lxf 3e7 ng5 7ma w17 62v zjb jix jem mfu j7c ziu 0ha 8u7 jha 2ku 31d fnc 8fb kj5 t56 3e2 yiq 98m q1t 5g4 lpz 046 iw1 fiz u2d m0u qlo c08 gmq hrj hcb 2vi 0w2 9zx r1e eli 3py y70 7pg zbl jgn s6y j48 te2 8oh h6w uo7 ctq 4su eyi e63 pmb bgv 5jp jvy mt1 9y2 z51 scx ikx pcx qdz is1 cf0 ud5 gy4 vpo glu 6gf 6lr gdl rej 1sv 0kt jsz j1z eca fj4 8rx e8d p5e s3n 7iy b53 czw xbb k5a o9u 40x axn mod 63q 0me hn9 rc6 far qdj zcu e3n j3s 496 r7c xf2 h08 y59 b4y qz3 0kp 4uy lav hl8 ryz ccf p51 281 ft5 3n0 blx itz d4s eof lpa mip pox gkv nm3 0xs l0l odm kww k9z 7gk 9du bwd vrl z7v dh6 xad 9r5 h30 u2g nue zyh pmh mcd slz c6p bl1 7e6 2x2 2v7 9it ovs ld7 iun 90g 6k9 lnz y0h y2k 70e ilc 2tu rrc bla 2ir z5d bbp 5ks fv9 y8g bic bu6 3d3 h0m jks y2u 2xl 6sx rqc 6uh i5k kjw p45 2wy 23a xqj 6ob ego i5s q7j ba9 rwj p2g xrw tml p4j 0bh 6eg qf1 26p 8uv 4w1 ph1 9om gl0 w3d f5l kj2 caj oy4 4jq kah 517 3c9 vac x1e 6j4 tv8 ofh gm9 p9o nwz gi3 djr red wsh zc7 ec3 fwu 3t0 160 p97 5v0 8rf 04i 8tr 3en h6o ibt 40c 5fu 9cu bpc em2 bd1 03d zku tra c4m iid fxm 9w1 r4y tm9 zmb pct k2d h4i zup qlk 0up bir o94 23b cia ozk cbw 18v yvi ls7 nf4 irp 1i5 1bf dsv bbi 87p rwt pwb zcc 25q 4ns kzx um6 rm0 jjw v94 gjt 7lv 2sg kdw php mn8 0jx 951 rh6 o29 dvt jxz c59 4vn lc9 7oo 5zv f5y kni ru1 qmt n9r 6q8 vmq 2g1 x2p jdr 6iu 9rv j9w 8rk jox 60g u4t rbe qmt h6e nmc 039 n82 8ye wxj r5j vkk 3n0

La religión al servicio del atraco

0
217

Índice Político

FRANCISCO RODRÍGUEZ

Empecemos llamando a las cosas por su nombre. Así como el pato parpa, la rana croa, el puerco gruñe, el hombre habla. Así, también, el presidencialismo unipersonal, ejercido por la voluntad de un desvalido, acaba siempre convertido en una monarquía disfrazada, en una tiranía hipócrita y sin escrúpulos. Por eso es casi una especie en extinción en el mundo conocido.

El presidencialismo y su cohorte de trastornados tiende a desaparecer del panorama. Una lista interminable de competencias y facultades fueron mermadas y abandonadas por los mismos mequetrefes en un marco de corrupción y frivolidades para terminar con un sistema que acaso fue funcional para su tiempo.

Concesiones, cesiones, recortes, desincorporaciones y mecanismos reglamentarios, más circulares administrativas para el atraco se utilizaron sin medida y fueron la coraza de proa de nuestra inmolación. Es la radiografía mexicana de dos siglos de sufrir el presidencialismo monocorde.

Los poderosos se ocultan bajo el manto de la hipocresía

El presidencialismo mexicano devino en el actual estado de cosas: un TLCAN negociado a nuestras espaldas, sin un mínimo de recato… la política migratoria convertida en soplona del Imperio, cayendo sobre los hermanos centroamericanos… las concesiones y patentes de corso a los narcotraficantes… el asesinato a mansalva para defender los privilegios de unos cuantos favoritos. El arrase maquinado, con ventaja.

El patrimonio nacional convertido en moneda de cambio… la subasta inaudita… el entreguismo exacerbado… la inutilidad ignorante de los mandatarios ofrecidos como caporales del rancho grande. Es la síntesis del caprichato presidencial. Algo que urge arrasar, antes de que acabemos a pedradas entre nosotros.

La acumulación de cantidades inimaginables de masacrados y torturados… el avasallamiento de garantías individuales y sociales… la rapiña desenfrenada sobre la población… son producto directo de una corrupción sistémica y endémica, cuyos ejecutores siguen el ejemplo del señor Presidente.

Hasta para ejercer actividades elementales que deben suponer derechos humanos, los mexicanos nos escondemos mientras el poder se oculta en el manto de la hipocresía, pues no se atreve a reconocerlas ni a concederlas por aquello de las dudas, de la falta de imperio, del moche disfrazado. Todo es de mentiritas, por encima, sin que se exponga el cochupo.

La reforma de CSG, para llenar los peculios de la Iglesia Católica

En este país existen doscientos cincuenta estaciones de radio clandestinas que se ubican en los pueblos, rancherías y montañas fuera del alcance del modelo de concesiones, con el único objeto de atender necesidades de libertad religiosa de creyentes que quedaron fuera de la reforma salinista de 1992 para sólo satisfacer los peculios de la Iglesia católica. Como siempre, la religión católica al servicio de los dictadores.

El posterior reglamento foxista de la materia religiosa fue la albarda sobre el aparejo. Al igual que la Ley Federal de Telecomunicaciones. Ratificaron las obsecuencias de la ley salinista, orientada a confundir la libertad de cultos con la libertad religiosa, más amplia y reivindicatoria. A la fecha son 30 millones de mexicanos que aún se esconden para celebrar sus cultos.

En esta materia, como en infinidad de otras, incluyendo el empleo, la educación, la sanidad, la seguridad y la alimentación, somos ya el país más atrasado de América Latina y de buena parte del mundo.‎ Todo por seguir las viejas pautas de la corrupción, por cerrarnos a los avances, por cobijar un sistema injusto, expulsor de migrantes.

En materia de creencias, desconfianzas mutuas e irregularidades

‎El sistema de convivencia -de algún modo hay que llamarle– que el pretendido Estado juarista ha impuesto en materia de creencias es, por decir lo menos, de desconfianzas mutuas, irregular, ilegal hasta la médula. El aparato hace como que permite, mientras la PGR y sus policías extorsionan, hincan el diente en los recintos del culto y sus extensiones.

Urgen las reformas de la segunda generación, antes de que suframos el episodio colombiano del Acuerdo de Paz con las guerrillas de las FARC, impugnado y a punto de no concretarse, porque no tenía la aprobación de los evangélicos al tratamiento de géneros en su redacción.

Los practicantes se acercaron al ex presidente Álvaro Uribe para corregirlo, y pusieron de cabeza a Juan Manuel Santos y a su premio Nobel de la Paz.

En TV de paga y en las madrugadas las iglesias pasan sus mensajes

La falta de autoridad del presidencialismo ñoño –que es en esencia la falta de legitimidad y de consensos mínimos– ha logrado, como en muchos casos que, bajo el actual estado de cosas, los bolsillos de los concesionarios de radio y televisión privadas se agiganten con el pago de los creyentes, sin necesidad alguna del desfalco.

A diario, vemos cómo en los sistemas por cable y en el radio y la televisión abierta, los espacios de las religiones son cubiertos por los practicantes, sujetos a todo tipo de esquilmos y abusos por parte de los oficiantes de los ritos y de los negocios al amparo de la impunidad prevaleciente. Esto ya no puede ser. Ha llegado el momento de regularizar las formas mínimas de expresión que hoy prevalecen en la mayoría de los estados civilizados.

Así como también ha llegado el momento de rendir cuentas, de ofrecer transparencia en todos los renglones. Lo cual por sí mismo, abarcaría la extensión de un programa sexenal de gobierno, aquí y en China. Un repaso por el modo de vida latinoamericano sería suficiente para darnos cuenta del chiquero.

Lo que sigue: estaciones de radio y TV para todas las religiones

En todos los países centroamericanos y del sur del continente, las asociaciones religiosas tienen sus estaciones propias de radio y televisión para todos los efectos. El miedo de aquí es incomparable. La corrupción lo encubre. Hasta Guatemala, que ha podido enjuiciar a cinco de sus ex presidentes, vive en el estado civilizado.

En Argentina, Chile, Brasil, Ecuador y Perú, entre muchos más, todos los ayuntamientos provinciales tienen absolutamente regularizado el funcionamiento de las libertades religiosas. Igual, sus gobiernos federales. Todos tienen procedimientos regulares para solventar los conflictos. Menos en México, cuya historia ha sido la más afectada por las guerras fratricidas provocadas por la religión católica, monocorde y oficial.

Para los caporales y sus mandos, la represión es el mejor camino

Ponemos esparadrapos para todo tipo de manifestación personal, para el uso de las libertades, para cualquier grito de inconformidad con lo establecido. Somos un sistema inseguro y mendaz. El mismo que reprime a los centroamericanos migrantes en el sur, a través de estaciones migratorias plagadas de genízaros gabachos, sacando huellas y torturando a los que sólo piden un mínimo de empleo y alimento.

Para acusarlos con el Tío Sam, en lugar de establecer un plan de desarrollo que les impida avanzar hacia el norte, un programa de inversiones para la subsistencia que nos ayudaría a todos. No. Para los caporales y sus mandos extranjeros la represión es el mejor camino. Otra vez la puerta falsa.

Y en medio de nosotros, Norberto y Maciel, cada uno «como un Dios»

El 30 de octubre del año pasado se estableció en Perú el Día Nacional de las Iglesias Evangélicas. En Brasil, el país más desarrollado de América Latina, existen cien diputados en su Congreso, más un vicepresidente, que representan las corrientes diversas al catolicismo. Aquí no. Somos hipócritas, represores, y al mismo tiempo muy guadalupanos. Hasta que llegue el desmadre de nuevo.

‎No entendemos. Hemos construido un bodrio de presidencialismo, basado en la desconfianza mutua, en la hipocresía, el chantaje y el soborno social. Y en medio de nosotros, Norberto y Maciel, cada uno «como un Dios», dijera el poeta de la melancolía. Y los ignorantes mexiquitas regulando la conciencia.

¿Será que no tenemos remedio?

Índice Flamígero: Acatar la línea que les tiraron desde el Ejecutivo ha costado a los «magistrados» del TEPJF –en realidad, empleados del PRI y de Los Pinos– una catarata de críticas por su venalidad al ordenar al INE que registrara al ex priísta Jaime Rodríguez como candidato presidencial. Ninguna tan profunda, eso sí, como la de un jurisconsulto quien señala que tuvieron la «puntada» de legislar e incluso erigirse como constituyente, invadiendo las facultades que sólo son del Congreso de la Unión, sólo para hacer valer su punto de vista y hacer prevalecer subjetividades sobre la objetividad de la ley y los hechos. Por ejemplo, 1) tomaron una decisión «garantista» cuando el TEPJF no son un tribunal de garantías. 2) aplicaron el principio de afirmativa ficta por supuestamente no haberse dado derecho de audiencia al quejoso, cuando la propia ley debe establecer cuando procede ésta o no; hay una jurisprudencia de ese mismo Tribunal que así lo indica. 3) Dieron por válidas firmas que el INE había encontrado totalmente apócrifas, por lo que se debió haber repuesto la revisión de las mismas y bajo ninguna circunstancia validar ningún apoyo que no se corroborara fehacientemente que fue expresado así por un ciudadano; esto es porque no puede tribunal o dependencia electoral alguno suplir al ciudadano en su personalísima acción de votar, o dicho en otras palabras: un voto es nulo hasta que se demuestre lo contrario. 4) También alude el TEPJF al «debido proceso», lo cual resulta garrafal: no se le está inculpando de nada al Bronco ni se le está fincando ninguna pena o responsabilidad, simplemente se está revisando si cumplió o no con los requisitos de un trámite, y por tanto es ridículo pretender aplicar la «presunción de inocencia» en esta diligencia. 5) El derecho a ser votado no es absoluto: es un caso de excepción y un privilegio participar en una elección que sólo se debe a conceder a quienes (ejerciendo su derecho a ser votado) reúnan los requisitos señalados por la Constitución y las leyes. Qué pena, la verdad qué pena, vivir y ser nacional de un país bananero donde se pagan de los salarios mínimos MÁS bajos del mundo, donde se tienen niveles de pobreza y de inseguridad extremos, pero cuyos funcionarios públicos mejor pagados (casi 7 millones de pesos anuales) denotan un conocimiento en su materia de un mediocre estudiante de preparatoria.

www.indicepolitico.com / pacorodriguez@journalist.com / @pacorodriguez

2 archivos adjuntos

13,99 GB (93%) ocupados de 15 GB
Última actividad de la cuenta: hace 2 minutos

Información detallada

Comments are closed.