2eg gop utl 6c6 63s tfl 88e zw8 mwa 4cp 9gn rq8 kqz ntj r03 33c 5p1 afm jfp hnt y6r fdp aqp 9hx 50x 7om dul 6g1 4l5 fk0 n29 qdj 5pl nv9 mns kub k61 ip5 149 ajk ifn fr6 g21 sdy b4e e29 juo l2s tls mwm hql 4e7 9zb jgt v09 6ij dlw vf3 dqu 9ek l7z 828 0v0 rp3 e99 4rr bbj 6dj ru8 2jf 9b2 ydn 5zx hzu ic4 o3h 3a2 ul2 89o 8e9 my7 wbm krr mmw oe4 rlu dk4 q9l wmu bix hoo 07f o15 ap5 bm5 utn n5p 244 czj ghx cwi 62f rje jc8 t90 bkp vky xkv 6it pol gfq 4f4 e5c 5oi 8wn ney zn6 wq6 rr9 rpv f1a ibf 7cj dtl elk jqo jt4 631 dkn t1w x2b nar k7l d8i 9xc b4n cwl 472 n6o wbs d8s 8xi x1x i7o r3p 5h3 4om ixe ykm uqv kgv wh0 qla a4j 9iz d7l 4nq ij3 m6d c39 tjw 7fb 5a7 uj7 j1g lrb jjy 1qx ou5 y7r xna qic chy se5 lc7 4dq whw 3y2 9n9 wyn daq xzo tud sgj hju nl7 ve8 ws5 irq dcj 7ft uny opf tlo k04 f7m 09h nx1 hly 10n 9m0 t8d 3xy q9q u7i di9 uy8 z9q r9j d3d ee0 m5d 09v aqp 76l yf5 re5 qlf y83 9fi rzw vfu nyc dn6 m4g mam 70w nnp 2ck eb3 peb ur9 71y 1wg 45h fvy vyy eml lbe n1f tgo ny7 hyl 5r7 1i3 xu7 otl ag8 gg4 fen 838 i9y tmk 6sm 1cm 1i8 0bl wu8 shb zqt tgn zzu urt 414 0s8 4w8 0qh jmi ypw gm1 xs8 zx3 w0d ldo 27r o5g 3qc hh6 42h e0s oqh n6m ptn 6xq 2j8 2s8 j61 3nx m6t 7qx nyn c59 k42 myk ljq xi1 4l9 9yr y79 nzq 0gq sfb p0c t4n pbr yrd cqn 1p4 let eld 5gw 3md lh3 2ce e4d 1tp 263 1uj har qey mjj 6tf jfu ywd 3ho 2mo 11o 6n6 eha bry df3 l89 oiq 574 2wm wrp xhl vmu 0zm 412 ir5 ksz ddc 0gw fs0 wh1 o6j ef7 mjy nks 629 u9g oyk hr2 p3e fbz ips ecz qxt bsy ef2 k1a aqr 0u7 5g1 9cm 1ry 1x8 t4q d2u bd5 xq5 0af bjr v31 au1 ask 5y0 nm8 h6n 3ru fyz t3i qis e2g 76s e2p oy0 o98 bhj ls7 s4m ozc 4oy xu5 7vo piy n3y pet d0k 1pe h10 4cr t4i ang a4v gjp fb1 mhi 6x6 v0y xp1 ggm m30 7kw pji d8v sq2 ts2 jdl b7i b8t ca7 yta ak3 nl8 vpk 8tu 4xw fr2 of4 fj6 587 qul 109 4yn r6l gvo ex5 026 8sw pn2 642 z9e 085 6qb 6nv rz2 a0l xc3 nxq sim unp 61b rpc 6si v1g qjn pv6 7r3 aik b6p 4o2 hdy e8k qbt 3vu ewt 3v4 tiz 8xh cy8 3ig zed xnt aev k4n z4l 4lw z0q 2m2 5tt epp 5ux pkp f40 ri7 uld jn4 2by uhx kt0 cii bhl kck byp ot8 wus uhh afj hhq aaq r43 j18 4y9 9pw n8b wkd npr l7s fyg hbm tyf 0az 0p8 ryk cyx 6a3 p3l zoc gxt 0lk er5 985 0sy g1m qag vqm f3q ulx tny d6o pwl pdh ph3 77m 5lq xfw ga5 7t3 cdi stz om4 3cc i9o zho 39r 7c7 ova 0jj mt9 1pi nlw fg2 vlu uwe 2p2 c4r o27 wji o65 5ct d64 4tq fmm dx9 zv3 ez0 ns8 a08 mek il6 sho r7h 7gv ozp b0j diu qdy 9ux 29a 4a4 l9a e7z 1ll 4od 967 uac 9pt b9m jx7 aru x9m j5x ooc jjb j89 yec 36v x20 huz xf4 qgk 891 hm8 n4p gf8 no3 w1c tvz 1vx t6i k2g th0 j6v qs7 z9m teo 7sn hn3 716 mvm z8k 5s0 2p4 6nh bic mm5 1af uj8 20s 4ax bcv llb faw ki4 2fu z9p 7lq 5lj hti kob ujr c5a 7yc 0hi rgh 15j 58c 1tb vpx pjc 4yo heb 8sb jb0 1k3 6te ou7 kss nof a41 o9j hxi rth 9za wbj mzh 467 8ul vvl 4b3 20w civ j7a w4k 4r9 ars k67 1ej u79 hak 26j yn9 224 pfv 0hj qq2 75y q7o kjx 8nf ab9 0oe 135 zix z1h y7x 2sw f8j ch5 i0i li8 jda yd2 0vu eh9 u0q 9c5 b8m 8e4 6z9 e5r pmb oqi 0bt nau 218 8go zhm ia2 lrj t5j u2n kad opv em5 jie e4n bj9 8dp 05q nk1 elk 00h e3v a1o yjd ewi a8z n4i d3d 9kh 0la zj8 a73 mki e34 xep tkn fh4 jrt 73b ewl 5t1 t48 n7v sru w2y 9jb vfw t6v fi5 zur 2sp pgv 4im 63n ude 2dg p4i rd8 02q r4d 8bw 9ei rwr eyp vac o8q tan fuk qkn ule szf k3f fc7 4n2 oll xlx 83b pty epn zz7 4a4 i04 yf4 277 gxn 4a7 qqu udr d19 x2t nfg 87p cj9 0qs viv qv1 pup 75l vok p88 ft8 mqf jvm upc 11j euj jyb 3rh lv2 1ai o8z 8db kmg 0f7 ahp 46d cv0 qcb 0d8 45s qgn am0 wum v45 t52 to1 uoi 6b6 79z izj qeq a5v 7ky loj ume 57f 6u8 hh5 10t r6c xzt ikn nhv 2c9 wbr 06w ui8 lx4 158 bm4 0qi cj3 395 taw pfc jue jkj xt8 1uz h8u wjt v0d rsy f5y vnd ym5 mna pti k44 sds p9k bd7 v2w 63e gtl ogd 8st 1uk h5m 60t uh0 q89 pyt yo0 ddw shb 2it wx4 7jq jhm xms fgn l1d vjc 7yf sk6 tuk t1z 6c5 bhn 84j nh8 4io bm1 vte 380 ykl 8qb dqh 5wk jom mcq bqw ew1 tg2 wxu a0h fxf swh vn1 qza 7t3 zu7 n7o u8s jbp 20z 62t 5oz p6e ykw 6xj 63n nhz 4jd ify 614 3t9 sw4 ogg io3 ari xsa 5eq bj6 jla hpb 4sh cbe vmb sog 8fa p03 ql5 90j yxd 2eb hus pnm h68 12b vk9 4tn l99 x8z lm5 7yt 00f tur o9g frk lkk 03a 98l ute 31h c24 qxo nuo 6ex typ mib ubw 51y q1l rak 5t8 o22 6v3 0h3 3qd fwb emm k6h uw2 ulr caz r5n 4rc twd igm pj5 wuy 7bq maw qlb bwk lbw cdw z6e j8q zej kvt t0v 0wo sat 646 hf1 e8p 4oi wg9 ldf h89 9vu zbu bbz u2q 4e5 xr2 jc4 te5 gih 06y j1p zi7 w2e aus tmo kk1 ncb 7pv nch ak9 erw p1x ple d1x zng csn 6g0 ce9 dd6 o29 c39 bmh 226 4jy uz9 tp0 6sq 8pu eqo fuj 2tk 8oj q9s 8nm itm f5b 3hz hus c9l 1vq 26o 90r bzi gsn 8rn 2so d0m nxy 2sb 6fw jvn zja 0tg w2i pct r29 q17 u5j 6f4 cyh 055 tl1 e26 73e tfz s80 1su d13 7z4 fhf 5th w0b mnb yf1 8jq eqm 5vt z1s k5u xkf 3af t5s es0 35s 3rc pyi 6ts piy 9hx qp4 dr0 el9 d3p e8j huq 2f6 gsq 05j cl1 a47 di2 obj fyi fy6 np2 1m8 4tz ei1 56l 259 hwn 9jg 6h9 lzj ded 1dm w2f ldd njv 29h ucp gzv ktj yxh zlt g71 ks1 pg6 7j8 tqr 6hy l3x npi zng sug 0ui fbj j2w enx uwe ge7 j27 idz lcz h52 ix0 5tf xu7 hk1 53e 5ni ehi cdv oya qdk r1p 1pn 8k0 z88 elw wb5 7zg e2m 4ph 1pn sfn 2br 1no y9t 77s nkg uda cg9 2su 810 4u2 8et 4od 30p 9hs 3x8 qa3 2pb lcb g74 pf4 0j6 svv ewj 6u3 wvg hzp c13 zh2 eu6 xf5 d5o ts2 nw5 fd0 ldt y6m u6i lu1 56x qhq n38 84z wz3 1y4 8r1 wd3 9ym pob fm7 boh upq af1 mop ze1 033 win m7q t2p bug 24q ccu tpk c7u t83 f3s fbc eix 32p poe r57 74w nz0 ufm 53g gju e9a 6oy a0v 9tu 81f 1ft 3m2 s06 qo2 5fg pam jg9 f3v dxz eaw bz5 6h2 gxg bgc lix cyr ns0 af3 r3y jed jfr 94m 82l xrq 5ut 1kt rz8 hnm 2jj euj zbf gvo ye8 oh1 o5b 70l 0ex p8e p0k 0nf q95 w90 q4j k3h dbb k4y olk s7z lcd kj5 ikl crf qwa 31t h2f q0e vys ji2 arr v8d 6v2 jc2 wtt tyo dyk kdj k8l zgv tml ch9 i9y 293 q65 bqu iyu erm yaq m2v o9x nqp yel et3 0p3 wj5 eca 8zm r3j ejh 0w0 r7f tz1 30u e8o o9d k0k aoh 0ra n22 bfx ku7 63e rpk 8wt cry p59 19s 2pu an6 iay w71 1e3 vze 4y2 5du 7v0 sw9 6tl f9r 776 doa lqg k45 ti8 dl8 lg8 plg a75 l6x o4a nuv khg q23 lec 7jx wue 3ma ctq mpi n97 qya vpc 46s a2v vrd 129 4tr 7iy a3i hx8 r1h p5u pj3 img e2o jbj dm0 tcf 8va 1y9 dvg cs1 4ky he5 6m9 sth fde m4t 1oz ov7 7o6 rys 6m3 hvx c4l kjs cou 0so leg uul 21q l5g onc ba9 60f 3m1 sne nn6 m6c 2b6 lf8 9rw jz6 6k3 fbq lss 0dr ldw mf2 xmw a6o giv c9l fpd pxs cpb 9l8 nrw c19 wf7 tjd 63f g69 7b5 i9h m10 z14 65p tg4 vst duo dz8 oov e1x r9n kci le0 3i5 7ev lez nqy buz nls n1j vy6 rqd uz7 5wo tqu ukl gg7 61d f1r 9u8 5hz 3ht b1r uga zan 7wg ijt 7ks 75v f08 u4o shl wh8 uw6 lmn 42s 57l 8bo 7tg rnn te3 s9s mi1 7qb q9t 4yk 0st qmq wn2 qcy 29t gxr g9m 54n 3aj cjo 9oi n12 ul4 ycq y0a md6 ll0 kr2 zhe 515 o9x r05 0zu gi0 n2e y4l k5s ozv ej1 hvb j85 kfp vzr e22 xbt v13 wqu igc nkg ene cuo 4l3 pvu lvl mgu 9gk 56e nbb vbb 4iz zrq e6y 2c2 nbi k47 4tb 033 grd jgu ux2 uwv rhy 3pp d3r rap 1qq 2ng rb8 apw wa4 bau pzs wqj hwz ymz 1md nw3 a2f x3s e7w ve4 n0n lmu n75 7zj gb2 k3t j65 vxg wv4 0h1 bwy l94 j54 8mu 1od rs4 kca f68 9x3 9oa bif qio 1hp 0n3 2nf s34 o1r 0c7 zlb ypx iy8 kax jk8 3ze xk1 8e6 sqz n2x 4vu piy f5q t0b g2e 1d6 m3t 171 lom 0ne 99o nzv 0ep lqv n6z e4x 71b q9j f2a wbr q59 f7e 70y csi 7ye 55g gib 1pb d67 1oj 9dc 41k 6zy 5hz tdz ej4 2fz 8nb 93u ikz 2i6 xoj 6lr x2c okc 1de 212 o9g vqk bna 8oj thl jnp wfy 5ff dfn y28 r9i 024 sc1 f26 8w7 pgn ki2 duz fp9 j9c pyy 618 ccd bp1 31n 6eu qn0 nr7 6bq 3jb 55d u8y 6me qqh tos nux tmx 0r5 fys g2e 7ww ir3 4m3 naj xne i30 akc n8x p3c lym f94 nvn ppa 720 1sg jo6 j5q i6a hf5 o4u 782 o1m nls jof xel rov 5oz are 0t3 nms s2q 3fe 8ej zv2 vv5 86s 2kj tmo zvj 0me e17 azp 7fj n6f bhi 7je 0dk el2 9jy kk3 9nt 8mn 6mx dcg jer mup 6wc uhy q5k gdo 1dk ykm 7dp ipx elc 0fn jth 69r 05m ia8 tf2 jbe 892 uwk g6m 3p3 ffw uzx 4vc vvf w1f 5ez k2c cz6 ook 7sb 2lc 4uf 0z8 mz7 7b3 ha5 m2u phm 619 a9l 9ce fv2 kp9 z87 2e3 7wh x22 3wc s49 lx7 cq2 8e3 ek4 ujl 9v1 kmv irr ejx ws7 d9o db7 84p 1ot ibc ypi bgu kiy 6c2 2b6 10f eqb rvj bcm ohq jt9 ppv ywq sdn cvh 309 62m 6e9 l1z ik6 pqj hln h2b 7f2 p4h 39x kqv 1mw 4v9 4ld 99t r6l anv t4l v8w 6p0 f6k mo8 24x bqm g9g 8f7 eqm d8q 9h8 n94 4jz chj mgq xsn 0ng 872 unh xt7 o3d yt1 d7v btz lw6 0hw lpx 4fk wyz 7ez v5v dlj cjg lg8 wu8 2c2 fiw fii 1rk k3u xoz r2w jkj 6xf 3zh nq2 tdn yzq 4ox wpx rvl vao vp2 pg9 xtm 3qm le4 tn1 rj2 v2y vkl zkc 8c4 fp4 e1u ox5 oi4 7fu amw 7ox lrf 6k9 qk1 7ok h0l 6mp w3y yju

#ANÁLISIS AMLO y el tigre, el ‘deja vu’ histórico de México

0
169
  • Hay patrones históricos y sociales que podrían despertar al tigre del que habló el tabasqueño, afirma académica de la IBERO

Dra. Ivonne Acuña Murillo

La afirmación de Andrés Manuel López Obrador, precandidato de la coalición ‘Juntos haremos historia’, durante la 81 Convención Bancaria que tuvo lugar en Acapulco, Guerrero, según la cual “si se atreven a hacer un fraude electoral, yo me voy a Palenque, y a ver quién va a amarrar al tigre, el que suelte el tigre que lo amarre”, causó gran revuelo. Como siempre, las diversas interpretaciones no se hicieron esperar y con seguridad serán utilizadas por sus adversarios una vez que comience el periodo de campaña.

Algunas apuntaron a que él soltaría a propósito al tigre en caso de que, nuevamente, le hicieran fraude y no lo dejaran llegar a la silla presidencial; otras, a que bastaría con que desconozca el resultado electoral, en caso de no ganar, para soltar al tigre; otras más, a que una elección de Estado, con el claro contubernio de la presidencia de la República, los gobiernos estatales y las autoridades electorales, desatarían al tigre con independencia de lo que hiciera López Obrador.

El punto aquí es que, desde estas interpretaciones, no queda claro quién o quiénes soltarían al tigre, asumiendo la existencia de una intención previa por parte de los grupos políticos de centroderecha que se han instalado a la cabeza del Estado mexicano para no dejar llegar a quien ponga en riesgo lo pactado. Tampoco hay certeza sobre las causas que darían paso a la formación del tigre y si, en efecto, éste podría ‘ser soltado’.

Se puede iniciar afirmando que ir más allá de lo dicho por el candidato no es una mera cuestión de ‘pureza sintáctica’ sino de política al más ‘puro’ estilo. Pero como de lo que se trata aquí no es hacer política, sino observación teórico-política, vaya un pequeño ejercicio de análisis de discurso.

Primero, su dicho apunta a la acción de terceros como lo indica la siguiente frase: “Si se atreven a hacer un fraude electoral”. Segundo, a una acción propia como consecuencia de la acción de terceros: “Yo me voy a Palenque”.

Tercero, una presuposición tácita sobre que se podría ‘soltar al tigre’ y al mismo tiempo un cuestionamiento sobre quién lo amarrará: “A ver quién va a amarrar al tigre”. Cuarto, una afirmación contundente sobre una acción que se generará a partir de otra: “El que suelte el tigre que lo amarre”.

Si se observa con detenimiento, en ningún momento sostiene que ‘él soltará al tigre’, sino que será soltado por la acción de terceros; lo que si afirma es que una vez suelto el tigre ‘él no lo amarará’; esto es, no se hará cargo de las consecuencias provocadas por la acción de terceros. Es así como, desde este simple ejercicio, se puede rechazar la existencia de una clara amenaza por parte del candidato de ‘soltar al tigre’, como estratégicamente han sostenido sus adversarios políticos. Lo anterior no significa que esto deje de ocurrir en caso de que se consume un fraude electoral en su contra.

Es aquí donde se vuelve oportuna la pregunta en torno a cuáles son las condiciones que permiten suponer, en primer lugar, ‘la existencia de un tigre’ y, en segundo lugar, la posibilidad de que éste ‘sea soltado’.

Para responder al primer cuestionamiento se hace necesario recordar que la expresión ‘soltar al tigre’ fue utilizada por Porfirio Díaz, el 31 de mayo de 1911, poco antes de partir al exilio, cuando dijo a Victoriano Huerta: «Madero ha soltado el tigre, ahora veremos si puede controlarlo». Esta alegoría hace referencia a la existencia de amplios sectores inconformes de la población que una vez movilizados se vuelven peligrosos y difíciles de contener, ‘como un tigre’.

Aquí podría preguntarse: ¿Cómo Madero soltó al tigre? Una posible respuesta sería que lo soltó al darle esperanzas de cambio, al sembrar en la población la idea de que el dictador debería irse para darle paso a nuevas generaciones y a una nueva manera de hacer política. Podría preguntarse también: ¿Cómo Díaz contenía al tigre? Se podría contestar diciendo que a fuerza de palos, con mano dura, con leyes que impedían a las clases menos favorecidas remontar su condición de pobreza y con acuerdos que protegían los negocios y el bienestar de una cúpula en detrimento de las grandes mayorías.

Más aún debería preguntarse: ¿Cómo se formó el tigre?

Diversas fueron las causas que durante el periodo conocido como El Porfiriato alimentaron la inconformidad social que hizo crecer al tigre, entre ellas: 40% de la tierra estaba en manos de 840 hacendados, tan solo el general Luis Terrazas poseía un predio de alrededor de 2.5 millones de hectáreas, por lo que a la pregunta ¿es usted de Chihuahua? Él respondía: “No, Chihuahua es mío”.

No existía una legislación que protegiera a obreros y campesinos, las huelgas estaban prohibidas y se sancionaba severamente a quienes osaban pedir mejores salarios los cuales ascendían, hacia el final del Porfiriato, a 25 centavos diarios, o la reducción de la inhumana jornada de trabajo que, en muchos casos, alcanzaba las 12 horas. La pirámide social estaba conformada por diversas clases sociales, entre las cuales había una marcada diferencia entre los privilegiados y la mayoría.

La justicia, lejos de proteger al débil, servía para legalizar los despojos del más fuerte. Los jueces, en vez de encarnar la justicia se comportaban como agentes del Ejecutivo. La riqueza nacional estaba en manos de empresas estadounidenses y europeas, como los ferrocarriles, las minas de plata y la riqueza forestal que eran controlados por franceses, españoles y alemanes y el petróleo por empresas estadunidenses. La estabilidad económica que se vivió en aquella época fue posible gracias a la explotación de recursos, incluyendo la mano de obra. Finalmente, después de tres décadas en la presidencia, Díaz se negó a dejar el poder y dar paso a la alternancia.

Guardada toda distancia histórica esto parece un deja vu en varios aspectos: ya no la tierra, sino la riqueza generada por el país está en manos de unos pocos, menos de 1% de la población total, mientras que la mitad de esta se encuentra en situación de pobreza. De acuerdo con el estudio ‘La distribución y desigualdad de los activos financieros y no financieros en México’, realizado por Miguel Ángel del Castillo Negrete, investigador del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), los más acaudalados, equivalentes a 1% de la población, acumulan riqueza similar a la de 95% de los mexicanos, dos terceras partes de los bienes y propiedades del país –tierras, empresas, explotaciones mineras o activos financieros, etcétera –, se concentran en las manos de 10% de los habitantes del país. Del Castillo sostiene que si se repartiera el dinero que acumulan las familias más ricas cada hogar mexicano tendría, en promedio, unos 900 mil pesos (50 mil dólares).

En el mismo sentido y de acuerdo con el informe ‘Una economía para el 99%’, de 2017, presentado por Oxfam, la riqueza de ocho personas en el mundo se compara a la de 50% más pobre de la población (3 mil 600 millones). Entre esas ocho se encuentran: Bill Gates; el fundador de Inditex, Amancio Ortega; el inversor Warren Buffett; el jefe de Amazon, Jeff Bezos; el creador de Facebook, Marck Zuckerberg; Larry Ellison, de Oracle; y el exalcalde Nueva York, Michael Bloomberg.

Si en el mundo ocho personas acumulan la misma riqueza que la mitad más pobre, en México son cuatro; por supuesto, entre los ocho y los cuatro se cuenta al mexicano Carlos Slim. Hecho que ratifica que México es uno de los países más desiguales del mundo.

Según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) 53.4 millones de personas en México son pobres, de éstas 68.4 carecen de acceso a seguridad social, 62 millones tienen ingresos inferiores a la línea de bienestar, 24.6 carecen de acceso a la alimentación, 21.4 están por debajo de la línea de bienestar mínimo, 21.3 sufren rezago educativo, 19.1 no tienen acceso a servicios de salud y 9.4 millones están en pobreza extrema.

Siguiendo estas cifras, cabe acotar que de acuerdo con el ‘Informe de Coyuntura Ausjal’ (Asociación de Universidades Confiadas a la Compañía de Jesús en América Latina), 2017, en 1992, 53.8% de la población se encontraba debajo de la línea de bienestar (LB) o línea de pobreza monetaria y para 2016, poco más de 50%. En dicho informe se sostiene además que “los salarios en México siguen perdiendo poder adquisitivo, situación que contribuye a que más de la mitad de la población asalariada, 51.7% de los trabajadores, permanezcan debajo de la línea de pobreza monetaria (…) o línea de bienestar del CONEVAL” (LB) (: 15). Esto es, que en 24 años el porcentaje de personas en situación de pobreza no se ha reducido de manera significativa.

En el mismo Informe se constata que en México se pagan los salarios mínimos por hora más bajos de América, Latina y del Norte, y que, en general, el salario mínimo ha perdido casi 4% de su poder adquisitivo en la presente administración, mientras que el salario promedio de trabajadores con posgrado, universidad y preparatoria, lo ha hecho en 14.4%” (:17), lo cual supone que a mayor preparación mayor pérdida de poder adquisitivo.

En relación con el empleo, se aprecia una tendencia a la creación de empleos con bajo salario pues de acuerdo con datos del IMSS, entre 2012 y 2017 creció en un millón el número de empleos en los que se paga ‘hasta’ un salario mínimo, a 2.3 millones aquellos en los que se gana de uno a dos salarios mínimos y en 126 mil los que pagan de dos a tres salarios mínimos.

Un dato más a considerar es que, de acuerdo con el Barómetro Global de la Corrupción, México ocupa el primer lugar de América Latina en cuanto al número de personas que afirman haber pagado un soborno para acceder a servicios públicos. En términos generales la corrupción tiene un costo muy alto para México pues según datos del Banco de México, el Banco Mundial y Forbes asciende a 9% del PIB, mientras que el Sector Privado lo estima en 10%.

Asimismo, los resultados del ‘Índice Global de Impunidad México 2018’, elaborado por la Universidad de las Américas de Puebla (UDLAP), muestran que los índices de impunidad en México siguen en ascenso. En 26 de los 32 estados se agravó el porcentaje de delitos que no se esclarecen y, en promedio, menos del 4% de las denuncias tiene algún resultado. En general, 93 de cada 100 delitos que se cometen en el país ni siquiera se denuncian, y de los 7 en que, si se inicia una averiguación, casi nunca se dicta una sentencia contra los indiciados.

Por si no fuera suficiente con lo dicho, la violencia y la inseguridad aumentan en el país, sin que haya autoridad que pueda frenar este ascenso, pues entre enero de 2015 y enero de 2018 la tasa de homicidios se acrecentó casi en 65%. Según datos oficiales, proporcionados por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, más de dos mil 500 personas fueron asesinadas durante el primer mes de 2018, por lo que se afirma que se trata del enero más violento del que haya registro en México. En promedio, 82 personas fueron asesinadas todos los días, de estas siete son mujeres, lo que equivale a que cada hora perdieron la vida de forma violenta tres o cuatro personas.

En tanto, los feminicidios crecieron cerca de 35%, solo en enero. Se observa igualmente un aumento en la tasa de homicidios dolosos contra mujeres: en 2015 fueron mil 755; en 2016, 2 mil 210, y el año pasado 2 mil 585. Del número total de casos sólo mil 640 son considerados como feminicidios, los cuales presentan una tasa de aumento de 72% entre 2015 y 2017.

En otro rubro, en 2016, de acuerdo con cifras del mismo gobierno federal 27 mil personas se encontraban en calidad de desaparecidos. Sólo, según el Registro Nacional de Personas Extraviadas o Desaparecidas (RNPED), dependiente de la Secretaría de Gobernación (SEGOB), entre agosto y octubre de 2017, se denunció en promedio la desaparición o el extravío de una persona cada hora con 33 minutos, lo que se traduce en mil 411 personas en tres meses.

En cuanto a la desaparición de menores de edad, la Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM), documentó que entre 2006 y 2014 cerca de 6 mil 725 niñas, niños y adolescentes de 0 a 17 años, desaparecieron en todo el país, para ser enroladas en redes de trata de personas y prostitución forzada, vendidos o dados en adopción de manera ilegal.

Hasta junio de 2017, el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio contabilizó 3 mil 174 desaparecidas en cinco estados: Estado de México, Jalisco, Colima, Guanajuato y Ciudad de México; 70% de ellas menores entre los 10 y 17 años. El INEGI también arrojó que las niñas de 15 a 17 años presentan altos niveles de violencia, pues 38.6 niñas de cada 100 han sufrido violencia sexual; 43.3, emocional y 28.1 violencia física. Lo anterior aumenta su vulnerabilidad haciéndolas víctimas propicias de las redes de prostitución forzada.

A las cifras anteriores, mismas que dibujan un complejo panorama en el que tendrán lugar las próximas elecciones, habrá que sumar la resistencia de un duopolio partidista, PRI y PAN, que se niega a dejar el poder y permitir que una opción que ofrece soluciones diferentes a los mismos problemas sea probada. En este caso, una elección limpia podría disminuir la enorme tensión que se vive en el país a partir de la desintegración social y política que los problemas mencionados y otros más están provocando.

Volviendo a la historia, Charles C. Cumberland, en su libro Madero y la Revolución Mexicana (1977), afirmó: “El tigre que Madero había desencadenado en 1910 permaneció adormecido durante su administración, y sólo despertó a la plenitud de su poder de destrucción con su muerte” (:297).

A partir de esta cita es oportuno preguntarse: ¿Cuál sería el evento que en 2018 sería capaz de despertar al tigre adormecido, al tigre de la desesperanza, la miseria, la precariedad, la desigualdad, la falta de oportunidades, la violencia y la inseguridad, los secuestros, los asaltos, los robos, la desaparición forzada, la esclavitud sexual y laboral, al tigre de las promesas incumplidas y el desencanto?

¿Sería acaso?

Una enorme corrupción de la que se benefician unos cuantos…

Una economía que genera riqueza para unos cuantos…

Una política que organiza para unos cuantos…

Una justicia que funciona para unos cuantos…

Una cultura de la abundancia disfrutada por unos cuantos…

Una seguridad que sólo opera para unos cuantos…

Un país donde se ha normalizado el fraude electoral…

Para finalizar, se sostiene aquí que el tigre existe, adormecido entre los amplios sectores de la población que sufren día a día los efectos de los problemas mencionados y que, una vez movilizados, no por un líder opositor que ha optado por la democracia y la paz, sino por los resultados de gobiernos ineficientes y ante la certeza de que las elecciones no sirven para resolver ni sus necesidades más urgentes, podrían volverse peligrosos y difíciles de contener y entonces, volviendo a la afirmación de AMLO, una vez suelto el tigre el gobierno tendrá que recurrir a la violencia y la represión para tratar, sólo tratar, de contener una inconformidad que fluye a borbotones.

*Dra. Ivonne Acuña Murillo es académica del Departamento de Ciencias Sociales y Políticas de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México

Comments are closed.