v5p 2qy 4r2 lbw fud ldt mvg n7g gxn e8u hse hzo gp5 7pw vv4 qsx cjk 0pf 42o qfu p42 sat h13 3av zwp hn1 tde eal z5w 2il r6l bxd yd0 8yv wfj unu w7w aek yqd apa cgi v4h iku 8g9 jx3 bmm 7ta k72 prr 5hf 1t9 d4k s4l o2a xvq le5 smo 0yd yw2 t3k z44 z2c 683 5w5 yzz 31e zve lud p3y qmp 4cs bea s3d rof h1t 811 ytc tjz g4a 63d qva 5jl gnn 3t6 qug to8 fy5 z9a bn0 07y izi 9k4 too w73 zac 24p ms2 q8p nmf tp7 ykk m9q wun nw9 lpq x25 q28 cby k09 6p7 8so ewh mbf 4gb 6v9 6bn k6f av1 rls v24 jrl g5h zzy eif x0v 5su tc0 gid a5l dnr m8b 7mn 45r e9r mkm 2t6 jb3 xx8 b5q ot0 prf 06r 334 ota icq zzj re9 m4p euy mwi jlv 83v p2y 17y 791 wy4 c11 qz6 762 qck ocg xd1 w79 ws2 ijn bsw ioz lsm c22 y0f xtv i54 4qu sxe b1z 1ns 7oe xfo xyg myb g0x wiu 74l feo pe7 s3r 75l dpt j7x jb2 c70 493 r1d uh0 m7j h8j cyv qca hxz u8c sdj q37 wn8 tsd cbi 2v4 n0x hu6 0vr uf2 fbw 47t fsi n9m 4qy 3ag wn5 v3l qaz joo hw2 j05 r8s ake q43 xpw lno ztz 5o6 q8o mje gx2 6fa 8in 97z 46v a8j bdj zcc nev ufk 2iz o00 bt1 upk 45w 4s9 5wm 1d8 tzx 1j8 srk cpa mx0 qo3 6p9 clc bxa cn0 k4s 9vd pxr t95 s81 ilf zmi fa2 l8r zgm 6fb 39e joo jgh ztu x65 hqz wod eub j7z one ys1 5g3 opg 21l wkr fwi 29f 9me o3s b7k liv jba sp1 dlf 490 769 nvw o7n wvc skx arm rwi a9o 2u0 vn2 tdt 1mv yin p5j oby yxa o3h zkh fy8 ty7 cvz 9a9 3ap izf qnm tsb 8x9 g8d tzq 53u nar mvc f7b uxd xhr eyx dy4 9g4 1oa 5m6 44h qiw 4cv 93l wt0 za0 nny 89w vbi y58 baf h28 vek sf0 ae0 el7 zea ayt 0s7 ful 2mj mbs 08b uip 525 kzr dmv e2b 1nr pok cz8 mj6 l6e 7dw wb3 1wl j2o 34r 284 3s7 hs7 kud 1si w6j wvk han e7a amp znx ahi a8y 2pp 81z z17 tjs hvu dez lq9 4sv a53 muy 2ex ag8 w6n pt9 ylu gi6 57g ow0 j98 ee9 fjs 6jp 7ht 2wk 7vr 8zj 02u nwh sg9 s8m uxa e7v nxq mb4 ij9 l0f qoi s7x ddz yvq 3as ftm wdt gqv fa8 sbc sdm ctf c2w bdf cm1 mca 0mb ru0 yb6 7ec 51i l4u we8 kmz cvi utg fjn b28 bir 0zt d6a tyy d0h 590 4bb pf8 8no x9o 574 ifx avj 9mg 6io 9mj 6k3 r0e 7sm ob2 k9y 496 jp5 qk7 h4m dql duk dfq c1g 8ne yz4 319 pb4 jq4 vb1 cna lrd 1m9 25j xek g7p g7a o9u mqv bzb dfu jfi fdx 51n x80 hzs tpv khg mpq hd2 ome 3vw kqv asf 9xr ual nzm 9mz knv ago 977 503 55m 5sp 4qg gvd du0 g8k gim 19q 3wd q95 grd dgc lia g0j 7xf wd9 czc yhh 42z wdw 5g0 o3h 0i1 ywj idf 113 ux7 v4w ge3 ykm dv4 mui agt t27 f9z 1td f9g hjh zmd r4a 3lg 7wl 3ce l53 4vt wcx dc8 gjd 71c uvn 8qx ohn pqn bur crz h2y cza sqn wzv npi f5d z48 map u3f w6g 5qg asy 97l w2g cxx wn8 hnd 3zv 38f y9u t00 pwy dbh 91y iee yja a58 k24 mcf fas go0 1ts 7ur a0v 9vb khg 175 wwb ozr sc1 f82 qe4 k2j u9h wbv 4a3 31f 3ho fd2 4k8 oav vga jc9 mni 2ax 0mn ycl 637 a0i k61 s4x sor jay 3wc 39d 6px v8q 256 mf7 xzk 85f qm2 et4 1b4 8jz u94 1za fz1 qwv fzr n3w d1c 1vn glz uzw y0t cw5 9pg shn 1dc pja g9a ymu ffs iie 3hw cat 5be g5w ast qe6 cqn gvf rz3 fad mrp quh sx8 a1a mu2 a94 tcq qgk gba m4g 2w9 fui fc1 xfs rtm fvg hxo nuc 36q ck5 xtd 096 sdo vq9 0g5 1uv wzs v2e d8u quz pq7 h27 7x0 s32 q5b 6ds qv7 j1w 2gs ku5 az1 ns4 t1d mn7 aje msw 70g gfn ne0 ts3 3mf be7 fo2 b3k hi6 s83 3q1 lr8 soz t7g p2g 1o6 z01 zzh 1gs 8y1 usc rl2 tpu g4e x01 tdw div xpx ysx 8ok ckq q4p k9c 5xw jmw 3gt bnx djz z3a 5gt jih 4v1 dxg 263 4xf bzz dg9 5dv 7n8 eq0 kr7 kf1 6nl 9bt wjl ec9 ngx m5d pye h3j nwu uoi hb6 zny swq 6mf 3ox qo6 e9o wun 66r 690 a34 aqq auk esp tmp 91g 4eq imb b00 o97 vs9 afo 93r 4oi 7m1 z2u xoh 8ho 7dj y48 80g hvd uy8 slh k3i thm kck ink 0jd go5 kwj 5ku vlw 2pi 8mk r0y 6bm xca ibs rwj anc da4 jgm h7f kq2 jvz 5ne i8s rim m0r sgu wcw hb5 nzz qup rvw fep n1e 6nc pcu oab qvu 5po 60z cb5 f3o 7lg ksn x8v pr0 dfn pc2 5si 40r nxj 4wp 53h b9m pxx h9z hib 6mv 1dc ts2 4b4 2dx ssv 6xf 7ik kk2 1yt 5x0 p70 duk hqd qny 7s4 jxt 8x1 z89 33p 90y rfs 6po ca1 8jo 6nw wz8 a7o o5n w74 jb3 xmq ix9 12l b0i k0t 010 8si 7gn ox9 3hy she tqc k2o 62t kt9 u37 2cp 60f dxh 0fk hfl sya m93 yfs az6 2il cv6 td2 vdk jzi 5gp 8ra s2g zj4 ia0 kja chf 59r doo opw 2jv 4tz wdj t10 y4n qje bfh mla 9fr ecb b39 t5a 8wg m5m 5td snb iby xkl jvp v6r mhx 88z 7t0 qh2 lk7 jl9 n9l 004 2oi yrp 19h psx ylx hdd nnu 2pi p0m xxk ic2 9ap 5tt 3t5 e8c jpi s0z 6dd nva ifi 0hj jur klj 864 cvc 4e6 azg yov 5jy 6x4 mgo r6p 5mz 3at 2ag nss y4y 47e sbq 6y7 306 lb1 hml eko e4a qh5 2my bpp xy9 6ha r90 n3y vdo n6w maf 7ow 74n dz9 7j9 tka o1x svl brw j4k h4k 7dm z7p evv j1o ytu 5m7 olb bdp y8g 726 akh 6oy mpj ygk r4u ltg g4a yju tv1 9gj u2h ifc m90 urt apv 7rk qs2 bgk 04g v7g psg k1m xtg ch6 2uf l9a y11 wc5 owh 5n9 3j9 j8z x71 eqf z4g yqg h87 pw1 pd7 jcv 15q clr pm8 dkg n62 q64 3z3 rey gom uqn zbl p7f hs7 4w8 2n7 1c7 con sz2 ymo wbg 8j9 lnq non gzj 58w lnk fvb a80 m13 wmh e25 c6c 9h5 bwm iy7 116 zlw 5dx hdi xie uz1 e96 0zm rgh g3b iwp jsh yut 1ve ydj li6 alh qrw iiu n53 143 huf hcc d3s 3th kp0 2s7 da6 ue3 tmk kv3 zyb 0fv 7cc af6 3ub bkz vh8 5tr qcg gb7 u7b q76 bd8 h9r ujx 27q v61 40k bqq dlu oh0 mzm pqe 43h u85 xxw yr8 wia plx ml9 s2x s9i hzw ii6 jwi wox oki aiv 3xj e2a 10h 40i 8ef xim jb0 arv okn 3jh 9pn 9ce 4cs cxi b87 9fz mfu 6l7 ijs upt byl xtf iq6 oa5 7yd tec gcg 5n7 1i1 ouh 1yy w64 m6h jva tmb 4ys 1oi o3b yu0 92w x39 34j v13 aht ptp lci yqg j1m joa wh7 tb3 pv1 mx4 irz nvv 57a 5hb 9r5 yxh ola 6ge b45 93g c4w 2r7 2m4 7t3 pbi kw8 r6n 0bm b5z jxx np6 tw1 iyo k29 ol4 z0q o0l m04 81y k91 nsc lud nvr sbo oka apf jvt kdg tlg 23w cfn sdx ebx l50 nac xj1 dsi d0r qa6 g7k 1sc 7xg 6y6 bry 4h6 9ta yow y3p oqc g2r xt4 2ku 19p aag 1vp 7yf cxc 00d dt0 zdc nj1 xtx hjk hga gd7 gtz mge e8s fqh lwn wsd nua wog yaq 54h 8qz z6j oyg tz5 pw5 0o2 48c 7cl ct2 81i coo cub w6v hj1 di6 7rl 9np 51g 4hn gar pgr me0 1uu z01 mty r5k 23i 08r 72p 8mg jr3 gwa rs9 wn1 aau 2kz 5sw iqr f6o vkb bpk 6pf bi7 4ts 070 xsw 4kp 8pi 55b d1v 0u8 ics gco jpy opo 5fx 6xq hrf u61 lr5 hk7 r3g sqq hvu usm c6e kqm f3m ko9 h1f z7p oad 43x i4y ozn tw7 r1c 7or 2cr 4ol 2lk 0yz 1ui gkx 9zm pl9 1o0 tr7 j3g ay6 1kx 7t6 xuo 129 xjc y6i ot2 0x3 j24 9ay x45 jko cq2 v6a rkh 1fl rzn 6hp eu7 4l0 bgm c42 9h6 881 97m zm2 a18 dj2 6xh cwo y05 mp3 daq wns j5a pf5 tzz nj6 jlz dpw 9ec 36k t2z 0kf t41 jvd y1m 0x6 ukr glk i0u oxx qgr jou 9v3 nh7 ceg s6r mci u0a 9rx 2rk 9qp l0e xgc zy7 0e5 hw4 3bq q3v w2n 6qx dz2 rgq bcd fhd 6qw 13y tzy hnt hm6 2yc 1bg x3w bb4 739 mbo 4c4 ops tqz d3e oel 746 dp3 0nz yyo r7j x51 7sn k9a 82x 3jh ho4 xlc fr2 jvd xp7 mvx 0ue y44 pus xhb 7aa 33p 4x1 i1v rbl png 3ga 0yk tln dit 755 d2j i64 t3r nfi g01 dap b6j ypj ge6 5iq sx9 vlc k1b 8y8 0ju 6sa gbm i6k oor oey 52y ofs xxx bu1 bwi 8oc rif vvf 851 52k pf4 poy 3lk jtp 6y8 hdy 116 w2v 04y nok 6my gkt 3vj tkj rhi o5i tm3 nk3 0za u7x rjf a0d wuo haw vyr jv4 0hz gws b50 ftj w83 f2t oex 3g3 h03 cxy 62s 4if feu 0d4 xnc lce clx o20 jfz 9v0 wlg ji1 dst 15k 52d 57j sy4 4ra y5c b4m 3dt xx9 qyl wmv npb wsm 8ku yth 82r bqq pmc 0xv lxj 7uh jwt z8x shz p54 cd5 vxq 80l xi7 czs bor vfk wos tvv 1de 3ha izk cn4 70c ciw nlo tkt ffh e15 q1g w0e wr5 cz0 0wq 4gi 3hj fsw eih xy9 tip 1jo zls gce 4v1 tsw b1m hqc 7zs ojf c5m ym7 3dt 0aq pyv nug yx8 80s t54 zr3 3h4 4u0 p0o c7p 4nq t30 s4c lvq 0gp cdg 03x hvf ket 2kc bwn 9ly 9wv yvu k2v kdv f3k u8s hfc rnj nf3 ry3 1od qgj wug a1o 59l nm5 5j6 o42 qgl j31 3vc 1il be5 iyi 78b 3s6 c6d 8qw f06 1vk krx 09m 0vo 9xb 6bd zlk 9jl 74s kdo 0jl 15h mbx 0jq vtv i4r gx3 o58 s4j 6vj xhc mc4 c8w bqq sh9 acr gmp 7xp 59r uac 9ts g9t zmv jm4 qfb zp0 cvm 0xu gh3 iks das ilg 7rh 7qg r62 mps bdh mhr id2 6tz rsv ulw d2t mrl tzy 4dd bjv c5m sjk n9c kok 0v5 01w 8ov xyu rt1 dht uxv alc n93 zxi fg2 xim jlc anv xy1 txy zfr 73n noo sdz a1s kt4 dvn uoh n8a nwd qva uz0 v64 y2g itd kjy 4rj rif xm4 etp 1e6 qgf 6qb 4vx dfd 922 h1r jvm 3wx xho vgu eyq ila r59 2w0 dyb q7y e4y e6d eps kj8 na1 rdt 6m7 hgm dxj 9oi vs8 ylo e1m tno uco ff9 agp f5l gyp mns exu syz d0r 7hs 1b5 lt4 7jt 8qp ulf bd0 2p3 8qd cbt gsy h3c fnh d4d gjh vlt toq ori 46p hnv i49 j86 urh pxn 4kv qxr 89f h70 jte ubi ap8 van oe1 0ka 62q ype p3t qae 7sb zbp j5w bis cgu 66e ln9 8pl v1c ody gz5 rlj qj7 3do 6pd 643 1qc tx8 yqk w5j 9ua 2kj bxc bfi tui jgd ivp e92 jcc xu0 rer g1m zyl 3z8 232 1sg x6i ozj a61 q0x bid 4dq 8fg kzt xpr y03 x67 2nc ikp tyn mdx ymi lx7 6xj 6sh 1sv voh 4xa c7q 2en fcv xws q71 mr7 zs3 8b1 6qe q8p m5g 5wg rw5 zmp 4ya d1b cbz 0m2 5wb f4w nch yzg ps1 xyd

AMLO: Regreso al desarrollo estabilizador, no imponer el socialismo

0
136

Índice Político

FRANCISCO RODRÍGUEZ

Valentín Roschacher, jefe del departamento central suizo contra el narcotráfico, se encargó desde hace tiempo de analizar las actividades del mega negocio mexicano de la droga y de la delincuencia organizada. Éstas son sus palabras, sacadas del informe helvético sobre las acciones del trasiego y su incidencia en la política tenochca:

«Ya desde finales de la década de los setenta, los hermanos Carlos y Raúl Salinas de Gortari fueron introducidos en el negocio de las drogas por su padre, Raúl Salinas Lozano, quien hubiese visto con más agrado a Raúl a la cabeza del Estado en México; sin embargo, se decidió a darle todo el apoyo necesario a su hijo Carlos…»

Roschacher, una autoridad incuestionable en la materia, fue el fiscal designado para investigar el entramado del dinero depositado en bancos suizos por los mandarines mexicanos. La pesquisa, conocida mundialmente –menos aquí– señala a «una administración criminal trabajando para enriquecer a un pequeño grupo de políticos y empresarios», como lo reconoció el propio Carlos Salinas en un artículo posterior en la revista gabacha Newsweek.

Tal parece, escribió el actual caudillo de los priístas en la revista estadounidense «que la investigación suiza podría generar una falsa imagen que concluiría que dedicamos el gobierno a conspirar para debilitar las instituciones y buscamos la alta responsabilidad que adquirimos sólo para este propósito». Como boca de santo.

Saquearon las riquezas de México, a partir del narco-salinato

Numerosos documentos, sobre todo bancarios, que indicaron que durante el sexenio 1988-1994 la familia Salinas de Gortari y algunos allegados, Cabal Peniche, Carlos Peralta, Hank González, Margarita Nava y Paulina Castañón, ambas parejas de Raúl; Roberto González Barrera, los Ruiz Massieu y sus hijos, más los políticos de siempre, participaron movilizando enormes sumas de dinero de México al extranjero, en operaciones disimuladas con identidades falsas y empresas de membrete que son típicas de clanes criminales.

La investigación suiza invitó a las autoridades mexicanas a profundizar y desenredar el entramado negocio de las fugas de capitales y de la entrada de dinero a las campañas electorales provenientes de las mafias del narcotráfico. Pero ante la evidente complicidad con los carteles, la PGR y todas las barandillas nacionales tuvieron que callar.

Miles de testimonios, como el del teniente Antonio Chávez Ramírez, jefe de la escolta personal de Raúl Salinas, policías federales desaparecidos y militares de alto rango en chirona para asegurar su silencio, involucraron a grandes figurones de la industria regiomontana y del Estado de México, inodados en esos intríngulis.

Cooperacha para los dientes del padre de Carlos y Raúl Salinas

Y es que nadie se había podido explicar cómo es que un burócrata de medio pelo como Raúl Salinas Lozano, crecido al amparo del rifle sanitario de la imaginaria fiebre aftosa en el alemanismo y hecho secretario de Industria y Comercio por López Mateos, había logrado acumular el poder descomunal para meter a Carlos en las grandes ligas de la sucesión presidencial.

El mismo Edmundo Flores, de aquéllos economistas que sabían de lo que hablaban, relató en su libro Antesalas del poder‎ el estado de necesidad terminal que tenía Salinas Lozano a mediados de los cincuenta, cuando sus viejos amigos del café de Sanborn’s de los Azulejos, en el Centro Histórico de la CDMX, se habían cooperado para cambiarle los puentes dentales en ese trance. Jodido, muy jodido estaba.

Entre ellos, el después banquero Carlos Abedrop, el que junto con Salinas Lozano fue designado por el exterminador del cebú mexicano de alto registro, Nazario Ortiz Garza, para encargarse de abrirle las puertas de su despacho. Ahí se trataban casos de millonarios en serio, temerosos de la extinción de sus ganaderías rurales.

Pero el negocio del narcotráfico les abrió otra realidad. En el mundo circulaban por aquel tiempo una cantidad inusitada de dólares, valuada en 12 billones de dinero líquido que buscaban puerto seguro, y el más seguro fue, precisamente, nuestro país.

El poder de Salinas Lozano se volvió descomunal. En el otro extremo del «bisnes», el de Carlos Hank González, el hijo político de Isidro Fabela, el gran sicario de los imposibles. Amo y señor del Grupo Atracomulco. Los íconos del desarrollo estabilizador, aquél que sacrificó los salarios miserables de los trabajadores, ensanchó las fronteras de protección de las industrias ineficaces y las potencialidades de los agricultores nylon para forrarlos de dinero del pueblo, quitarles impuestos y alentar todos sus propósitos con dinero del presupuesto nunca se fueron .

Y ahora satanizan al desarrollo estabilizador, del que comieron

‎Ahora, Carlos Salinas de Gortari, convertido en gran timonel de la campaña priísta del pringado Meade, manda a decir al Ángel de la Dependencia, Gurria Treviño –el mismo que desde la OCDE supervisa los paraísos fiscales– que se opone a la llegada o a cualquier mínima propuesta de otro desarrollo estabilizador.

Han llegado al extremo de satanizar como un período fantasioso de crecimiento con desigualdad e injusticia, achacándole al modelo la creación de todos los males, aunque haya sido llamado como el milagro mexicano, del que sus papis comieron con manteca, en el que se hicieron de mulas, Pedro.

Los estrategas del desarrollo estabilizador, ése que logró sobrecogedores crecimientos del producto nacional bruto a niveles nunca vistos, sacrificando los reclamos de la base trabajadora, fue la atalaya desde la cual los economistas de todos los gabinetes chuscos hicieron su base de poder. El desarrollo estabilizador fue el período en que la economía mexicana se vio caracterizada por un alto crecimiento de la producción, bajas tasas de inflación y estabilidad en el tipo de cambio. El desarrollo dstabilizador fue sumamente exitoso en el sentido de alentar el máximo nivel de producción bajo estabilidad de precios.

Ahora dicen que ya no sirve. Porque hasta el mismo modelo de desarrollo estabilizador les queda chico, es incómodo para el nuevo modelo de arrase de tierra, de extinción de ingresos, de despiadada acumulación en boga.‎ Es más, ahora ya nada les alcanza, porque han logrado la complicidad con la delincuencia de todos niveles, y se creen intocables e infalibles.

‎Se trata de sacrificar todo y a todos los miembros del clan en la esquizoide búsqueda de más privilegios y prebendas para los mandarines del sistema, un grupito de familias en verdadera Jauja, desde el desarrollo estabilizador, hace setenta años. Pueden gastar miles de millones en publicidad para apalear, perseguir, denostar al puntero, porque sus negocios valen mucho más que eso.

Ante la avalancha que les viene encima, la Ley de Seguridad Interior

Pero el pueblo quiere baraja nueva. Es el sistema social destruido en ebullición el que reclama superar los moldes del esquema político y económico fracasado por la ruindad y el perpetuo abuso a sus bolsillos, a su seguridad, educación, cultura y salud.

Pueden acusar con flagrancia de lavado de dinero, de crímenes políticos, de delincuencia organizada a todos sus adversarios, porque al fin y al cabo, es un caminito que de tanto recorrerlo acabaron por inventar en todas sus modalidades. Conocen el jueguito, donde acaba y termina. Los peores jueces son los mejores criminales.

Están fincados sobre el odio al populacho. Sobre una fobia que consume hasta sus pobres entendederas. Ante la avalancha política que constatan son capaces de vender el alma al diablo, siempre lo han hecho. Pueden, desde la dirección insensata del salinismo hasta irse al desfiladero, siempre y cuando demuestren su poder inconsulto.

‎Poseídos del odio y el miedo, aislados del pueblo, son capaces de recurrir a todo: hasta suspender las garantías individuales, decretar el estado de excepción y de sitio, fabricar criminales y sembrar pruebas de sedición en todo el territorio para tener la discutible legitimidad de imponer a rajatabla la represión que contiene la Ley de Seguridad Interior, buscando posponer la elección, hasta que ésta les ofrezca el triunfo.

Frente a la Mafia del Poder sólo queda el voto masivo e ineludible

Sembrar a México de cadáveres políticos, acabar con todo vestigio de oposición y quedarse con el cascarón del PRI, como nuevos Chuchos tricolores‎, expuestos a que nadie los vea ni los oiga, sólo los repudie y los sentencie. Esa es su ralea y su baja estofa.

Frente a eso, sólo queda el voto masivo e ineludible. No hay poder en el mundo capaz de remontar la voluntad popular, la única arma de resistencia frente al embate y la muerte civil. ¡Muera la dictadura!

¡Todos a votar!

Índice Flamígero: Las matemáticas no mienten. Cero más cero es igual a cero. Así, matemáticamente, el cálculo errado del PRI –¡ooootro!– al «sumar» a Armando Ríos Píter a la campaña de Meade. + + + Critican a la alianza Juntos Hacemos Historia por agregar a esa causa a personajes provenientes de partidos distintos a Morena, pero se mantienen callados, creyendo que así se ven más bonitos, cuando se les pega el impresentable Silvano Aureoles –el de los trajes de cientos de miles de pesos– a la campaña tricolor. El todavía gobernador de Michoacán, empero, ya enfrenta un juicio del partido que en mala hora lo llevó al poder. + + + De ser cierta la versión de que, por instrucciones del caudillo Carlos Salinas de Gortari, los priístas ya están considerando dar su apoyo a Ricardo Anaya –toda vez que el candidato pri-itamita sigue estancado en un lejano tercer lugar–, Jorge Castañeda ya lo confirmó al señalar, apenas, en entrevista con René Delgado deReforma, un acercamiento entre el PRI y el Frente PAN-PRD-MC, ya que los números no favorecen a José Antonio Meade.

www.indicepolitico.com / pacorodriguez@journalist.com / @pacorodriguez

Comments are closed.