Sanjuana ya está fuera de Notimex – Circulo Digital

close
no thumb

Mensaje Político

• La Junta de Gobierno tomó control pleno de la Agencia

• Vienen procesos legales contra la virtual ex directora

 

Alejandro Lelo de Larrea

La muy tardía pero importante decisión unánime (7-0) de la Junta de Gobierno de Notimex de parar la operación de la Agencia es, a tal nivel una derrota política para Sanjuana Martínez, que para fines prácticos ya está fuera de la Dirección de la empresa. Y no va a regresar.

Con la Agencia frenada, Sanjuana no tiene mando. No tiene con qué atacar. Está silenciada. Anulada. Congelada. Desarmada. Inerte. No puede tomar ya decisión alguna. Ella no cuenta en las negociaciones que habrá con los huelguistas. La Junta de Gobierno (en la cual la Directora sólo tiene voz, no voto), en los hechos, ya la destituyó al dejarla sin atribuciones. Y ya le buscan relevo.

Tardó mucho el Gobierno Federal en cumplir y hacer cumplir la Ley. Permitió que se violentaran los derechos de los trabajadores durante más de 100 días, a pesar de que la autoridad federal hoy habla de la “gravedad que implica el incumplimiento al derecho de huelga”, declarada en este caso “legal y existente” desde el 4 de marzo.

La inacción del Gobierno provocó que avanzaran las arbitrariedades e ilegalidades de Sanjuana Martínez. La guerra sucia y otras patrañas con recursos públicos de la Agencia.

La emergencia sanitaria favoreció a Sanjuana Martínez. Primero, porque fue muy buena excusa para que no sesionara la Junta de Gobierno, ni siquiera de manera virtual, como lo hizo ayer. La contingencia causó bajas entre los huelguistas del Sindicato Único de Trabajadores de Notimex (SutNotimex), pero no claudicaron. A pesar de los riesgos, ahí siguen en los tres campamentos desde el 21 de febrero.

En las negociaciones entre empresa y Sindicato tampoco tendrá relevancia alguna Sanjuana Martínez. Para ello, la Junta de Gobierno designó un “comité técnico de apoyo… integrado por los representantes de las Secretarías de Educación Pública, Gobernación, Hacienda y Relaciones Exteriores”.

Dice así el acuerdo aprobado ayer: “El encargo será establecer una mesa de diálogo con la representación del sindicato huelguista, a fin de esclarecer los puntos en conflicto y buscar una vía de solución que posibilite el levantamiento de la huelga a la brevedad posible, dada la urgencia de que un medio público de información como lo es Notimex reanude sus labores con normalidad, sobre todo en el actual contexto de emergencia sanitaria”.

Los pactos a que llegue el SutNotimex con el “comité técnico de apoyo” estarán por encima de Sanjuana Martínez. Por eso, ella no va a reconocer los acuerdos que se hagan. No permitirá que se ejecuten. No habrá solución mientras ella siga en el cargo de directora. Ella es un estorbo para resolver este conflicto político-laboral.

Lo que ocurrió ya, de facto, es que Sanjuana Martínez quedó borrada. La Junta de Gobierno asumió el control pleno de Notimex. Por dignidad, ella debería renunciar. Pero no sabe qué significa ello.

 

Más ilegalidades de Sanjuana

Aunque no capitule Sanjuana Martínez, pronto habrá elementos más contundentes para destituirla. Vienen más investigaciones contra ella. La más delicada: haber utilizado recursos públicos de la Agencia para una campaña negra de difamación, injurias, amenazas, agresiones en redes sociales contra periodistas que la han criticado (entre ellos, quien esto escribe), trabajadores de la agencia, integrantes del movimiento sindical, ex directivos de la misma y hasta integrantes del Gabinete presidencial y la jefa de Gobierno de la CDMX.

Esa indagatoria va, porque además ya la han solicitado el presidente del Consejo Consultivo Editorial de Notimex, así como la organización Artículo 19, ante la Secretaría de la Función Pública y la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

Hay otras ilegalidades de Sanjuana. Debería ser investigada por ser presunta cómplice de usurpación de funciones. En 2019 permitió que Pedro Cámara, un diseñador de Monterrey, participara en decisiones y reuniones oficiales de la Agencia, sin tener cargo público alguno. Sanjuana lo presentaba como el “observador” de la Presidencia de la República dentro de la Agencia. (Leer reportaje 1).

De este hecho se deriva otra posible ilegalidad, que es un contrato millonario para un amigo de Pedro Cámara. Se trata de Hugo Gutiérrez (el del montaje de La Sombra allá en Monterrey), quien fue favorecido con un convenio por 1 millón 739 mil pesos, que nunca cumplió la formalidad de las firmas, pero sí se expidieron los cheques de pago. De este tema, las autoridades del Gobierno Federal se preguntan: ¿Hugo Gutiérrez se prestó para que vía ese contrato Pedro Cámara pudiera cobrar como “observador” de la Presidencia ante Notimex? (Leer reportaje 2).

También el caso de más de 2 millones de pesos que por instrucciones de Sanjuana Martínez erogó Notimex en el rediseño de su página web, con un sistema WordPress, cuyo costo no rebasaría lo 25 mil pesos, cuando mucho.

O qué decir de las reiteradas violaciones a la Ley por parte de Sanjuana Martínez, al pasar por sobre las atribuciones de la Junta de Gobierno: cambió la sede de Notimex y contrató una bodega para oficinas piratas; modificó el logotipo, hizo contrataciones de servicios, cancelaciones de contratos, como el del arrendamiento del inmueble de las oficinas principales.

Además, en menos de 6 meses, Sanjuana Martínez ya se gastó prácticamente todo el Presupuesto para 2020. Es grave el daño que le ha causado a la Agencia. Por ello, debería ser investigada y juzgada en instancias administrativas y penales, para deslindar responsabilidades. Pero a la Agencia no debe regresar.

Ahora viene el jaloneo por el control de Notimex, en el futurismo político 2024. Dos presidenciables ya están ahí.

Por un lado, Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores. Esta dependencia desde ayer preside la Junta de Gobierno de Notimex, a través de Roberto Velasco, vocero de la Cancillería.

Y por el otro, Ricardo Monreal, líder máximo del Senado de la República. El nombramiento de la próxima directora o director de Notimex pasa por una especie de visto bueno (llamado “no objeción”) de esa instancia Legislativa.

La disputa política por el control de Notimex para 2024 entre Ebrard y Monreal es otra historia.

Tags : alejandro lelo de larreaCDMXGuerra SuciaJunta de Gobiernomensaje políticoNotimexOpiniónPrincipalSanjuana MartínezSutNotimex