De pie ante el imperialismo – Circulo Digital

close
De pie ante el imperialismo

LÍNEA FIFÍ

Por Martín de J. Takagui

Una vez más el presidente Andrés López Obrador tiene que reconocer que no es lo mismo ser oposición y criticar a un gobierno que gobernar y atender los compromisos de un mandatario.

La invitación de Donald Trump al presidente de México para que asista a la Casa Blanca a una supuesta reunión para ratificar el nuevo tratado comercial de América del Norte, no es más que un pretexto para mostrar al presidente del país que ha sido la bandera electoral a través de ataques y denostaciones que llevaron a la presidencia al magnate estadounidense.

 El presidente gringo está en plena campaña en busca de su reelección y si antes, como candidato, hace cuatro años vino a decir que los mexicanos pagaríamos el muro antiinmigrantes, ahora busca ratificar dicha afirmación, como ya lo ha venido haciendo, mostrando los tramos del lujoso muro fronterizo.

En tanto, López Obrador ya confirmó que los días 8 y 9 de julio, estará en Washington, y el anuncio se hizo en medio de una serie de críticas, recordando que él mismo criticó acremente a Enrique Peña Nieto, quien recibió en la casa presidencial a Trump candidato.

La memoria de los mexicanos y de los chairos es flaca, los criticones y los Lords Moléculas no saben de memoria, parecen desconocer el pasado y todo aquello que se dijo de la visita del candidato Trump, ahora no cuenta para hacerle ver el error político a un presidente que por lustros aseguró que cuando fuera presidente no se arrodillaría ante el imperialismo.

Lo más grave de todo es que para López Obrador la política exterior parecía no existir, él solamente ha visto hacia adentro y envió al canciller Marcelo Ebrard, a mediados del año pasado a Washington a suplicar una cita para evitar que se impusieran aranceles, por los motivos migratorios que todos conocemos.

Hoy es el mismísimo presidente de México, quien asistirá a la Casa Blanca a avalar, como si no lo supiera, una política de represión de migrantes, una política de intromisión en la estrategia nacional en materia migratoria para llevarle más votos a las urnas trumpistas.

Dos años después de haber logrado el triunfo, ese presidente progresista, antiimperialista, independiente, que no se arrodillaría ante el imperialismo estadounidense, se encuentra listo para acompañar al líder del imperialismo en su busca de votos para la reelección.

López Obrador es el primer presidente de México que no ha salido en más de un año a un viaje internacional, no lo ha hecho para asistir a las cumbres mundiales, tampoco para establecer relaciones políticas o comerciales, pero en su primer viaje, lo hace para asistir a una reunión de esas que siempre criticó.

Los mexicanos merecen una explicación convincente de las razones por las que hoy su presidente toma esas decisiones, la rendición de cuentas es eso, precisamente, el exponer las razones por las que un gobernante toma una u otra decisión de Estado.

Hoy el presidente de Estados Unidos usa, utiliza al presidente de México con fines electorales,  lamentable papel de un Jefe de Estado que se ve obligado a contravenir sus compromisos políticos con su pueblo; que se ve obligado a obedecer a los caprichos políticos y a los intereses electorales de un mandatario extranjero.

Sigamos por la Línea Fifí.

Tags : ColumnasOpiniónPrincipal