Opinión – Circulo Digital

close

Opinión

ColumnasOpinión

Agua con bilis

Agua con bilis

Análisis a Fondo

Francisco Gómez Maza

·        México, obligado a cumplir con el Tratado de 1944

·        En 75 años, ni el PRI ni el PAN lo cuestionaron

En los 76 años del tratado de aguas entre México y Estados Unidos, ni los gobiernos emanados del PRI ni los dos de la Docena Trágica panista habían sido cuestionados por el PAN, bajo el sofisma de que el agua en Chihuahua es de los chihuahuenses y los panistas no van a permitir que “López” los “deje sin agua”.

La verdad es que no se trata de un capricho de “López”, como despreciativamente le llaman sus enemigos políticos, la extrema derecha de la izquierda y la derecha panista, amén de satélites convenencieros como el PRI y el Movimiento Ciudadano.

Pero lo que debe de quedar claro, en medio de los torpes movimientos panistas en la Presa La boquilla, en donde los manifestantes manipulados se apoderaron de las instalaciones, es que el Tratado de Aguas (México-EU) de 1944 es un instrumento, que establece las bases legales para una distribución equitativa del agua entre las dos naciones. Este Tratado binacional fue el primer tratado en su género en el mundo y estableció principios de equidad para la distribución del recurso hídrico entre las poblaciones y los sectores productivos de las zonas fronterizas de ambas naciones.

El Tratado, hay que reconocerlo, don Javier Corral Jurado, es altamente benéfico para México, pues Estados Unidos le entrega 1,850 millones de metros cúbicos (Mm 3) del río Colorado cada año. A su vez, nuestro país debe aportar 432 Mm 3 del río Bravo; es decir, 4 veces menos de lo que recibe.

Pero además, México tiene flexibilidad en la entrega del agua. Mientras Estados Unidos aporta una cantidad fija mensual, México tiene establecida una cantidad que debe entregar en ciclos de 5 años. Inclusive, si en un primer ciclo queda con adeudo, puede cubrirlo en el siguiente, sin que ello pueda ocurrir en dos quinquenios consecutivos.

En el periodo que culmina este año, México no puede cerrar con adeudo, debido a que ello ocurrió en el pasado periodo. Así, antes del 24 de octubre próximo, se debe cumplir con el volumen pendiente y el correspondiente al quinquenio actual.

De los ríos mexicanos de donde se obtiene agua para entregarla al vecino del norte, el Conchos, que recorre territorio chihuahuense, es el más caudaloso y representa el 54% del volumen comprometido por México. Sin embargo, tal volumen de agua ha disminuido a 38% y los otros ríos han tenido que incrementar su aportación.

Los productores del estado de Chihuahua no son afectados por el Tratado. Les llega el 100% de agua de riego. Particularmente en las presas El Granero y Las Vírgenes se cumplió ya al 100% con la entrega de agua, en tanto que de La Boquilla resta sólo el 10%, volumen comprometido ante la toma de las instalaciones por parte de manifestantes.

Es realmente incomprensible que el gobierno panista de Corral Jurado, que era conocido como del ala “progresista” (democristiana o socialcristiana) del Partido de Acción nacional, se preste a perversos sofismas para apoyar a los sectores más integristas de su partido, a fin de entorpecer los mecanismos legales (a desconocerlos, en la práctica) que norman la relación de México con Estados Unidos, como es el compartimiento de agua entre los dos países.

Jamás, ningún gobierno chihuahuense había asumido tal actitud retadora, subversiva, con el gobierno federal. Ah, pero ahora se trata de atacar al gobierno de un luchador social, que asumió la presidencia sin ninguna duda electoral, con la transparencia del conteo de los votos por el INE y el aval pleno del pleno del TEPJF. El PAN es de los perdedores de julio de 2018. Y vienen elecciones intermedias. Obviamente, los cuadros ideológicos (de la ideología goebeliana) albicelestes buscan posicionar al partido con la estrategia de ganar la mayoría al Morena en la Cámara de Diputados, en donde estarán en juego 300 curules.

Los argumentos que usan los panistas en Chihuahua son irracionales. El Tratado de aguas de 1944 ha sido cumplido por los gobiernos federales anteriores, con el respaldo de los mandatarios estatales. Incluso, eso también ocurrió durante los mandatos de ex gobernadores que hoy se oponen. Bueno. Es este espacio ya hablamos de la hipocresía panista.

El gobierno de México no puede dejar de lado el Tratado; tiene que cumplir con su cuota de agua, antes de que concluya septiembre, para el vecino del norte. No hay pretexto. El agua no es de Chihuahua, y menos de don Javier. El agua es de la nación. Y los agricultores chihuahuenses, los que tomaron las instalaciones de La Boquilla manipulados por perversos personajes del pasado, con el apoyo de don Javier, están prestándose a la dia-bólica subversión albiceleste. Ta bien que no quieran a AMLO, pero no pongan en peligro a la nación.

Y por si no se ha dado cuenta, don Javier. Sólo está usted haciendo ruido en los medios y en las redes. No habrá más. Hay otras opciones al interior de su partido que se sienten con más derechos que usted. Espero que no tenga que renunciar al PAN.

Leer más
ColumnasOpinión

AMLO se congratula de las divisiones y confrontaciones entre los mexicanos: “Vivimos un momento estelar”, afirma 

AMLO se congratula de las divisiones y confrontaciones entre los mexicanos: “Vivimos un momento estelar”, afirma 

TRAS LA PUERTA DEL PODER

Roberto Vizcaíno

 

La Medina (Laura), muy a su estilo de no respetar turnos, agarró ayer camino, pero ni crea que se va a deshacer de nosotros, ahí la seguiremos a su tiempo, besos  

 

Paul Contreras, a quien sus compañeros en las mañaneras llamado El Pirata Falso, propietario del portal Ni un corrupto más, mueblero en Sinaloa, defensor de migrantes y periodista por accidente, considerado del grupo de comunicadores afines a la 4T, rompió con su línea al pedirle al presidente Andrés Manuel López Obrador llamar a sus seguidores al respeto y la concordia porque, por su causa, dijo, pareciera que los mexicanos somos hoy como los Montesco y los Capuleto, vivimos divididos y confrontados.

Que les diría”, indagó Contreras.

La respuesta fue directa, sin concesiones:

“Bueno, que estamos viviendo un momento estelar.

“Eso que para ti es motivo de preocupación, para mí es motivo de mucha satisfacción, porque no hay inmovilismo, hay debate, hay pluralidad, se garantiza el derecho a disentir, se garantizan las libertades.

“Miren, estamos hablando de (la) Cuarta Transformación y las tres transformaciones anteriores se hicieron con las armas y hubo muchísima violencia.

Para entender lo que es polarizaciónporque se exagera en eso, en una sociedad democrática pues hay polémica, hay confrontación política, nada más escuchen los discursos de campaña en Estados Unidos, en cualquier país. Nosotros estamos llevando a cabo una transformación profunda, sin violencia, por eso hablo de que es un momento estelar.

“Y tiene que haber diferencias. ¿Cómo no van a estar molestos nuestros adversarios si pertenecían a un régimen, para mí, de privilegios, un régimen antipopular? Pues es normal que existan estas diferencias.

Afortunadamente no ha pasado a mayores porque la gente es muy responsable. Puede ser que haya en las élites de la llamada clase política o de la sociedad política llamados a la violencia, pero la gente en México no quiere eso, quiere la paz, quiere vivir en paz.

“Entonces, sí podemos seguir como vamos y hay que respetarnos, pero no quedarnos callados. Es que nos afectó mucho el sometimiento de los gobiernos neoliberales. Ahí pongo una parte del escrito, imagínense cuánto daño nos hizo el tener silenciada a la prensa, con honrosas excepciones, todo lo que se ocultó, todo lo que no se le dijo al pueblo, todo esto que se está dando a conocer.

“Por ejemplo, lo del dinero para la campaña del expresidente Peña Nieto, pues lo denunciamos, pero formalmente, se presentaron pruebas del manejo indebido de dinero. Busquen en la hemeroteca si salía algo en los periódicos sobre estas denuncias, con todas las pruebas pidiendo que se anulara la elección, y silencio cómplice.

“Imagínense, con una prensa democrática no hubiese habido el fraude del 2006 ni del 2012.

“¿Qué hicieron en el 2006 con el fraude?

“Pues encubrir. Ya les he dicho cómo hacíamos manifestaciones de protesta y en el Reforma nos contaban para decir que no éramos un millón, que éramos 350 mil, nos ponían alfileres en las fotos a cada uno y con notario público contaban. La guerra sucia.

“Entonces, ya no a ese silencio cómplice, no, al ejercicio de las libertades, no le hace que insulten, me insultan, pero yo prefiero la libertad al silencio, porque yo me voy a ir, no voy a ser eterno y además soy partidario de la no reelección, y no me creo insustituible y no tengo demasiado apego al poder; pero a ver, que vengan los que van a venir, ¿van a volver a silenciar, a comprar lealtades, a comprar consciencias?, ¿se van a quedar callados? Ya no, por eso es bueno lo que estamos viviendo.

Además, no es para presumir, pero en la última encuesta de este fin de semana a la pregunta ¿quiere que continúe o que renuncie el presidente?, traigo 71 por ciento de que continúe, subí un punto, pero también la oposición subió un punto, porque eran 25, era 70 a 25 y ahora es 71-26, ahí la llevamos poco a poco.

“Esto significa que la gente quiere, además me lo dicen, me lo gritan en la calle: ‘No ceda ante los corruptos’. Respaldo lo que decía el presidente Juárez ‘Con el pueblo, todo; sin el pueblo, nada’. El día que el pueblo no me respalde, ese día no voy a llorar, ese día me voy a ir a Palenque, Chiapas”, concluyó.

Ni para dónde hacerse. Sólo recordar que un día antes, entre sus vivas desde el balcón central de Palacio Nacional, incluyó la de: ¡Viva el amor al prójimo!

¿ARAN EN EL MAR? 

Horas después de esta aclaración presidencial, un grupo de académicos, intelectuales y periodistas consideraron que el presidente Andrés Manuel López Obrador tiene a la libertad de expresión y a la democracia bajo asedio.

El mandatario mexicano, afirmaron, estigmatiza y difama a quienes califica como sus adversarios; degrada el lenguaje público y rebaja la tribuna presidencial desechando así un discurso tolerante.

“El Presidente profiere juicios y propaga falsedades que siembran odio y división en la sociedad mexicana.

“Sus palabras son órdenes: tras ellas han llegado la censura, las sanciones administrativas y los amagos judiciales a los medios y publicaciones independientes que han criticado a su Gobierno. Y la advertencia de que la opción para los críticos es callarse o dejar el País”.

En este contexto López Obrador ha despreciado la lucha de las mujeres y el feminismo, así como el dolor de las víctimas por la violencia; ha ignorado los reclamos ambientalistas, ha lesionado presupuestalmente a los organismos autónomos, ha humillado al Poder Judicial, ha golpeado a las instituciones culturales, científicas y académicas, y ahora pretende socavar la libertad de expresión”, alertaron.

Entre los firmantes de este texto están Ángeles MastrettaArnoldo KrausRoger BartraAgustín Basave y Francisco Valdés Ugalde.

OTRAS PETICIONES DE CONSULTAS POPULARES 

Apenas Andrés Manuel López Obrador solicitó al Senado tramitar la consulta popular para ver si los mexicanos quieren que se enjuicie a los expresidentes SalinasZedilloFoxCalderón y Peña Nieto y a otros se les antojó viaje.

Así ayer el chiapaneco Eduardo Ramírez Aguilar, presidente del Senado recibió dos solicitudes de la panista Xóchitl Gálvez y otros, para que se tramiten dos consultas, para ver si se debe establecer el apoyo económico a trabajadores que perdieron su trabajo por el COVID-19.

Y otras dos solicitudes -una de ” Yeidckol Polevnsky; otra de los ciudadanos Manuel Vázquez Arellano y Norma Ariadna Sánchez Bahena- para dos consultas más sobre lo mismo que solicitó AMLO: ver si los mexicanos quieren o no que se enjuicie a los expresidentes del neoliberalismo.  

Al recibir las solicitudes, el senador Ramírez Aguilar, explicó que para estos 2 últimos casos el procedimiento consiste en turnar el expediente al INE para verificar dentro de los 30 días siguientes, el cumplimiento del requisito del 2 por ciento de firmas y si este es validado.

rvizcainoa@gmail.com / Twitter: @_Vizcaino / Facebook / https://www.facebook.com/rvizcainoa

Leer más
ColumnasOpinión

AMLO se congratula de las divisiones y confrontaciones entre los mexicanos: “Vivimos un momento estelar”, afirma 

AMLO se congratula de las divisiones y confrontaciones entre los mexicanos: “Vivimos un momento estelar”, afirma 

TRAS LA PUERTA DEL PODER

Roberto Vizcaíno

 

La Medina (Laura), muy a su estilo de no respetar turnos, agarró ayer camino, pero ni crea que se va a deshacer de nosotros, ahí la seguiremos a su tiempo, besos  

 

Paul Contreras, a quien sus compañeros en las mañaneras llamado El Pirata Falso, propietario del portal Ni un corrupto más, mueblero en Sinaloa, defensor de migrantes y periodista por accidente, considerado del grupo de comunicadores afines a la 4T, rompió con su línea al pedirle al presidente Andrés Manuel López Obrador llamar a sus seguidores al respeto y la concordia porque, por su causa, dijo, pareciera que los mexicanos somos hoy como los Montesco y los Capuleto, vivimos divididos y confrontados.

Que les diría”, indagó Contreras.

La respuesta fue directa, sin concesiones:

“Bueno, que estamos viviendo un momento estelar.

“Eso que para ti es motivo de preocupación, para mí es motivo de mucha satisfacción, porque no hay inmovilismo, hay debate, hay pluralidad, se garantiza el derecho a disentir, se garantizan las libertades.

“Miren, estamos hablando de (la) Cuarta Transformación y las tres transformaciones anteriores se hicieron con las armas y hubo muchísima violencia.

Para entender lo que es polarizaciónporque se exagera en eso, en una sociedad democrática pues hay polémica, hay confrontación política, nada más escuchen los discursos de campaña en Estados Unidos, en cualquier país. Nosotros estamos llevando a cabo una transformación profunda, sin violencia, por eso hablo de que es un momento estelar.

“Y tiene que haber diferencias. ¿Cómo no van a estar molestos nuestros adversarios si pertenecían a un régimen, para mí, de privilegios, un régimen antipopular? Pues es normal que existan estas diferencias.

Afortunadamente no ha pasado a mayores porque la gente es muy responsable. Puede ser que haya en las élites de la llamada clase política o de la sociedad política llamados a la violencia, pero la gente en México no quiere eso, quiere la paz, quiere vivir en paz.

“Entonces, sí podemos seguir como vamos y hay que respetarnos, pero no quedarnos callados. Es que nos afectó mucho el sometimiento de los gobiernos neoliberales. Ahí pongo una parte del escrito, imagínense cuánto daño nos hizo el tener silenciada a la prensa, con honrosas excepciones, todo lo que se ocultó, todo lo que no se le dijo al pueblo, todo esto que se está dando a conocer.

“Por ejemplo, lo del dinero para la campaña del expresidente Peña Nieto, pues lo denunciamos, pero formalmente, se presentaron pruebas del manejo indebido de dinero. Busquen en la hemeroteca si salía algo en los periódicos sobre estas denuncias, con todas las pruebas pidiendo que se anulara la elección, y silencio cómplice.

“Imagínense, con una prensa democrática no hubiese habido el fraude del 2006 ni del 2012.

“¿Qué hicieron en el 2006 con el fraude?

“Pues encubrir. Ya les he dicho cómo hacíamos manifestaciones de protesta y en el Reforma nos contaban para decir que no éramos un millón, que éramos 350 mil, nos ponían alfileres en las fotos a cada uno y con notario público contaban. La guerra sucia.

“Entonces, ya no a ese silencio cómplice, no, al ejercicio de las libertades, no le hace que insulten, me insultan, pero yo prefiero la libertad al silencio, porque yo me voy a ir, no voy a ser eterno y además soy partidario de la no reelección, y no me creo insustituible y no tengo demasiado apego al poder; pero a ver, que vengan los que van a venir, ¿van a volver a silenciar, a comprar lealtades, a comprar consciencias?, ¿se van a quedar callados? Ya no, por eso es bueno lo que estamos viviendo.

Además, no es para presumir, pero en la última encuesta de este fin de semana a la pregunta ¿quiere que continúe o que renuncie el presidente?, traigo 71 por ciento de que continúe, subí un punto, pero también la oposición subió un punto, porque eran 25, era 70 a 25 y ahora es 71-26, ahí la llevamos poco a poco.

“Esto significa que la gente quiere, además me lo dicen, me lo gritan en la calle: ‘No ceda ante los corruptos’. Respaldo lo que decía el presidente Juárez ‘Con el pueblo, todo; sin el pueblo, nada’. El día que el pueblo no me respalde, ese día no voy a llorar, ese día me voy a ir a Palenque, Chiapas”, concluyó.

Ni para dónde hacerse. Sólo recordar que un día antes, entre sus vivas desde el balcón central de Palacio Nacional, incluyó la de: ¡Viva el amor al prójimo!

¿ARAN EN EL MAR? 

Horas después de esta aclaración presidencial, un grupo de académicos, intelectuales y periodistas consideraron que el presidente Andrés Manuel López Obrador tiene a la libertad de expresión y a la democracia bajo asedio.

El mandatario mexicano, afirmaron, estigmatiza y difama a quienes califica como sus adversarios; degrada el lenguaje público y rebaja la tribuna presidencial desechando así un discurso tolerante.

“El Presidente profiere juicios y propaga falsedades que siembran odio y división en la sociedad mexicana.

“Sus palabras son órdenes: tras ellas han llegado la censura, las sanciones administrativas y los amagos judiciales a los medios y publicaciones independientes que han criticado a su Gobierno. Y la advertencia de que la opción para los críticos es callarse o dejar el País”.

En este contexto López Obrador ha despreciado la lucha de las mujeres y el feminismo, así como el dolor de las víctimas por la violencia; ha ignorado los reclamos ambientalistas, ha lesionado presupuestalmente a los organismos autónomos, ha humillado al Poder Judicial, ha golpeado a las instituciones culturales, científicas y académicas, y ahora pretende socavar la libertad de expresión”, alertaron.

Entre los firmantes de este texto están Ángeles MastrettaArnoldo KrausRoger BartraAgustín Basave y Francisco Valdés Ugalde.

OTRAS PETICIONES DE CONSULTAS POPULARES 

Apenas Andrés Manuel López Obrador solicitó al Senado tramitar la consulta popular para ver si los mexicanos quieren que se enjuicie a los expresidentes SalinasZedilloFoxCalderón y Peña Nieto y a otros se les antojó viaje.

Así ayer el chiapaneco Eduardo Ramírez Aguilar, presidente del Senado recibió dos solicitudes de la panista Xóchitl Gálvez y otros, para que se tramiten dos consultas, para ver si se debe establecer el apoyo económico a trabajadores que perdieron su trabajo por el COVID-19.

Y otras dos solicitudes -una de ” Yeidckol Polevnsky; otra de los ciudadanos Manuel Vázquez Arellano y Norma Ariadna Sánchez Bahena- para dos consultas más sobre lo mismo que solicitó AMLO: ver si los mexicanos quieren o no que se enjuicie a los expresidentes del neoliberalismo.  

Al recibir las solicitudes, el senador Ramírez Aguilar, explicó que para estos 2 últimos casos el procedimiento consiste en turnar el expediente al INE para verificar dentro de los 30 días siguientes, el cumplimiento del requisito del 2 por ciento de firmas y si este es validado.

rvizcainoa@gmail.com / Twitter: @_Vizcaino / Facebook / https://www.facebook.com/rvizcainoa

Leer más
ColumnasOpinión

Festejo del silencio

Festejo del silencio

Línea Fifí

Martín de J. Takagui

 

Inédita la fiesta 210 años después de la gesta heroica del padre Miguel Hidalgo, la plaza lució vacía; ahí, en el balcón presidencial, solamente dos personas, el presidente Andrés López Obrador y su señora esposa, Beatriz Gutiérrez, quienes disfrutaron para ellos mismos, la majestuosidad de la Plaza de la Constitución, el coheterío, las luces, la música y el tañer de la campana de Dolores.

La pandemia, la cuarentena, el distanciamiento social, la sana distancia, la prevención sanitaria vinieron a cambiar otro de los grandes e importantes episodios de la forma de vida de los mexicanos, escena que se replicó en todas las plazas públicas municipales y estatales.

Se trata de un escenario y un ambiente inédito, en donde lo que llamó Vicente Fox como la “Pareja Presidencial” se convirtió en el centro de la atención, en lo único que podía verse, aunque los vivas, los reconocimientos y los homenajes incorporaron la imagen y el recuerdo de los héroes contemporáneos, de los héroes de hoy: el personal médico que ha salvado vidas, que ha puesto su vida a disposición de México, de la salud de los mexicanos.

En 210 años, nunca una conmemoración de la Independencia de México lució sin gente, sin silbatos, sin cohetes en las calles, sin cornetas tricolores, sin banderitas en las manos, la única bandera que se ondeó fue la del Balcón Presidencial y las réplicas en los palacios de gobierno.

Para el desfile militar, también fue limitada la exhibición de la fuerza del Estado Mexicano, en él sobresalieron también las fuerzas médicas, integradas a todas las instituciones de Salud, civiles y militares, quienes desfilaron a bordo de carros alegóricos y a quienes se les reconoció su heroísmo.

Gran reconocimiento también hubo para 58 mexicanos del sistema nacional de salud, una presea estofada en oro y plata, la presea Miguel Hidalgo, padre de la Independencia Nacional, elaborada por artesanos de Taxco, Guerrero, e impuesta por el Presidente de la República, para esos trabajadores de la salud que entregaron su dedicación y esfuerzo para conservar la salud de los mexicanos.

Aunque el propio gobierno habla de que debe mantenerse la guardia, de que la pandemia y los contagios siguen en el ambiente, el discurso del gobierno ha dado por terminada la emergencia, pues ya habla de la pandemia en pasado, cuando debiera hablarse en presente.

Las emociones que el pueblo de México expresa tradicionalmente con gritos, algarabía, con maquillaje en el rostro, con pestañas, cabelleras y ropa tricolor fue apagada por la pandemia y por la cuarentena, por el aislamiento.

Solamente un rostro emocionado se observó en la conmemoración del 210 aniversario de la gesta de independencia y fue el de la primera dama, la señora Beatriz Gutiérrez, quien mostraba su impaciencia y su ansiedad por ver al personal de los Fusileros Paracaidistas, quienes abrieron la exhibición de las fuerzas armadas.

Sin duda, ver a los hombres desafiar la gravedad, como ver las aeronaves surcando los aires de la capital fueron momentos de emoción, pues todos los habitantes del Valle de México pudieron ver helicópteros y aviones, demostrando habilidades, para quienes nos quedamos en casa y vimos la ceremonia por la TV y los aviones sobre nuestros hogares.

La ceremonia ausente también fue la que cada año se realizaba al pie de la columna de la independencia, en el Paseo de la Reforma, que hasta hace pocos días se encontraba cercado, protegido con ballas metálicas, en contra de los vándalos, de los anarquistas y de quienes se han dedicado a protestar destruyendo el patrimonio cultural de los mexicanos.

Festejo inusual, festejo inédito, para una situación inédita, los mexicanos no podemos sentirnos felices, como lo ha deseado el presidente López Obrador, hoy a pesar de la fiesta nacional, México se encuentra de luto, vive su tristeza y ve frustrada su fiesta nacional.

Sigamos por la Línea Fifí.

Leer más
ColumnasOpinión

¿PIB de ricos o de trabajadores?

¿PIB de ricos o de trabajadores?

Análisis a Fondo

Francisco Gómez Maza

·        La OCDE: la economía mundial no va tan mal como se creía

·        Pero México no está tan bien, en medio de la política de odio

A qué economía se referirán los gurúes de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), comandados por el tamaulipeco José Ángel Gurría Treviño (el histórico “Ángel de la Dependencia), cuando aseguran, en medio de la emergencia sanitaria, el parón de la marcha de la economía mundial, que ésta no va tan mal como se creía, especialmente en Estados Unidos y China.

¿Será a la economía que se mide con el PIB, o a la que se califica con las variables de equidad y justicia en la distribución de la riqueza, la que califica los niveles de bienestar de las diversas clases de la sociedad, especialmente las clases trabajadoras?

Seguro que la economía de los países ricos, la de las grandes corporaciones trasnacionales globalizadas, la de las clases dominantes de cada país, hasta la economía de ricachonsitos de Haití o Somalia, o de Chiapas o Hidalgo, indudablemente que crecerán y harán más ricos a los ricos (en ningún momento han dejado de crecer, especialmente la de las industrias y servicios relacionados con la salud) y, qué contradicción, gracias a la pandemia de coronavirus.

Por ejemplo, en los primeros meses de la crisis sanitaria, la riqueza de los potentados mexicanos, mientras los hospitales se llenaban de candidatos a la muerte por el Covid-19, creció poco menos de 20 por ciento.

El optimismo de los econometristas que asientan sus reales en la Ciudad Luz está obviamente bien fundamentado. La economía de los ricos no está tan mal, como creían, aunque reconocen que economías como la de Estados Unidos, con un enorme desempleo, han sufrido una caída sin precedentes debido a la pandemia de coronavirus. Millones de trabajadores padecen los efectos de no tener un ingreso porque muchas empresas colapsaron. Y obviamente, el seguro de desempleo sólo es un paliativo.

Ah, pero mientras afirman que a la economía mundial no le irá tan mal, los economistas de la OCDE recortaron sus pronósticos para México, India y Sudáfrica, quizá porque aún no se ve ninguna salida a la pandemia, mientras que los mejoró para China, aunque voceros de la Organización aclararon que su vaticinio está sujeto a una incertidumbre considerable a medida que continúa la exitosa incursión de las huestes del coronavirus; que continuarán brotes locales esporádicos y que una vacuna, de las varias en estudio, no estará disponible hasta finales de 2021.

Cifras pueden proporcionar las que se les ocurra. Lo que cuenta es que estos señores que viven en París, los de la OCDE, rectifican sus proyecciones.

Dijeron en un principio que el producto interno bruto mundial disminuiría un 4.5% este año, debajo de la caída del 6%, que habían pronosticado en junio. Y ahora esperan que la economía mundial se recupere y crezca 5% el próximo año.

Mejoraron su pronóstico para la economía estadounidense, anticipando una contracción del 3.8% este año, en lugar de una caída del 7.3% pronosticada anteriormente.

China, de acuerdo con los pitonizos de París, puede ser el único país del G-20, que crecerá este año, a una tasa de 1.8%, en lugar de una caída del 2.6% proyectada anteriormente.

Pero insistimos: la OCDE está viendo la economía de los países y clases dominantes.  La economía popular en México colapsó con la pandemia. Fueron destruídas muchas minis, pequeñas y medianas empresas que dejaron en la calle quién sabe a cuántos millones de trabajadores.

Eso que dicen en el Seguro Social y en la Presidencia de la República de que se están recuperando los puestos de trabajo es tapar el sol con un dedo.

La economía de México está sujeta al comportamiento de la de Estados Unidos, quiérase o no. Y eso de que, si a Estados Unidos le da un catarrito, a los mexicanos les de neumonía, es absolutamente cierto. No sirven de mucho los apoyos gubernamentales al amparo de la Cuarta Transformación. Se esfuman desde antes de que los reciban los beneficiarios.

Tales apoyos podrían servir para dar la sensación de que la demanda se reactiva. Sin embargo, hasta las ventas de los grandes supermercados y almacenes se están viniendo para abajo. Los llamados consumidores están perdiendo aceleradamente el poder de compra”.

Por tanto, en vez de ¿chayos? sociales, electoreros, se requieren inversiones productivas para regenerar miles de empresas y, al alimón, los niveles de empleo productivo.

La economía subterránea, que podría ser una tabla de salvación para muchos, anda bocabajeada, por la debilidad de la demanda. Es que en general se vino para abajo el poder de compra de los mexicanos, además de que ya había perdido tres cuartas partes en los últimos treinta y tantos años de capitalismo salvaje.

Curiosamente, el mencionado club parisino, asesor de los países ricos sobre política económica, instó a los gobiernos a no aumentar los impuestos ni recortar el gasto el año próximo, “a fin de preservar la confianza y limitar la incertidumbre”. Es necesario mantener el apoyo fiscal y monetario a la economía, añadió.

“El objetivo debe ser evitar un ajuste presupuestario en un momento en que las economías siguen siendo frágiles”. Como dijera el cura: “Dios nos agarre confesados”

Leer más
ColumnasOpinión

Consulta y rifa, el verdadero referéndum

Consulta y rifa, el verdadero referéndum

TRAS LA PUERTA DEL PODER

Roberto Vizcaíno

Se desfondó. Los resultados indican que el pueblo bueno lo abandonó. Ni logró vender los 6 millones de boletos de lotería para los del avión, ni logró el millón 800 mil firmas para la consulta.

Los hechos indican que de los 33 millones que votaron por él en 2018, y del 55 por ciento de apoyos que las encuestadoras afirman tiene, no logró emocionar ni al 2 por ciento.

Su dura realidad indica que los mexicanos no le creen ni en lo de la rifa ni en lo de la consulta. Referéndum final, devastador. Se hundió, naufragó a menos de 2 años formales de su mandato.

Hoy, como en el cuento del dinosaurio de Monterrosocuando despertó el avión todavía estaba ahí.

Y todos los que realmente saben de cuestiones constitucionales afirman que la consulta para enjuiciar a los expresidentes no se realizará. Porque no tiene bases legales, y porque sólo parte de una animadversión personal de YSQ. Y porque la Suprema Corte la tirará a la basura por inconstitucional.

En fin.

Una frase de estos días en The Economist pone la puntilla a todo esto: El avión presidencial, símbolo de excesos pasados, es signo de la ineptitud actual.

Corto, contundente, cierto como el cuento de Monterroso.

Hoy todos los días AMLO se levantará y el avión presidencial de sus odios estará ahí.

Mientras, todos los conflictos y problemas, efectos de sus ineptitudes, le crecen, le brotan por todos lados.

Y él se resguarda en una actitud basada en el principio de que: “la perfecta democracia es aquella en la que sólo mando yo”.

Y desde esa autosuficiencia, como afirma el periodista Raymundo Riva Palacio: “… a López Obrador no le gusta que lo llamen autoritario, pero no hay otra descripción que le venga como anillo al dedo. Definitivamente no es un demócrata, y ha dado pruebas incontrovertibles de ello, ni está interesado en la construcción de un país de leyes y un Estado que funcione a través de contrapesos, rendición de cuentas y transparencia”.

Eso lo confirma en un video que corre en redes Andrés Páscoe, director de Cuestione, quien afirma que el INAI (Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales), por más que lo ha pedido al Gobierno de López Obrador, no ha logrado que le informe por ejemplo dónde está la carta que dijo envió al Rey de España, y la otra que simultáneamente envió al Papa Francisco, exigiéndoles un relato de agravios de ese país y la Iglesia hacia los mexicanos, para que luego pidan perdón a los mexicanos.

A pesar de que en varias mañaneras habló de eso, su oficina afirma que las cartas se perdieron y no las encuentran.

Y así tampoco nadie sabe dónde está la lista de empresarios que fueron citados a cenar tamales de chipilín para ser extorsionados bajo la amenaza velada de que podrían ser sujetos de investigaciones de la Unidad de Inteligencia Financiera si no cooperaban en la compra de boletos del avión presidencial.

La misma respuesta se da al destino que tuvieron las miles de toneladas de insumos y medicamentos traídos en 25 vuelos desde China para ser usados contra la pandemia del coronavid. Nadie sabe ni dónde están ni cuánto costaron.

Eso mismo ocurre con los miles de pipas compradas de urgencia el año pasado a sobreprecio en Estados Unidos para combatir el huachicol. De todas esas, no aparece ni una.

Se sabe que el 70 por ciento de las multimillonarias compras realizadas por este Gobierno se hacen por la vía de la asignación directa. Las adquisiciones por licitación se han hecho a un lado. Unas muestras de que algo sucio ocurre ahí, son las compras del IMSS de respiradores al hijo de Bartlett.

No se sabe que ocurrió con el sistema de ventanilla única para realizar adquisiciones, tan festejada por AMLO al inicio de su gobierno, justo para evitar la corrupción.

Los hechos concluyen que esa ventanilla fue solo un sueño guajiro, atole con el dedo al pueblo, ya que cada dependencia hace sus propias compras a quien quiere al precio que ellos quieren.

En contraparte nos ha arrollado con cancelación de proyectos y programas esenciales para el desarrollo del país y para el sostenimiento de sectores esenciales. Uno doloroso fue la cancelación de las instancias infantiles, otro el de los recortes del sector salud, que derivaron entre otras cosas en la falta de medicamentos para niños con cáncer.

Así sus recortes por la austeridad republicana han derivado -según califican sus propios colaboradores- no en una austeridad franciscana sino en una calcutiana (por aquello de la miseria en que vivía la madre Teresa, en Calcuta), han sumido en el caos y la desesperanza, inoperatividad a sectores como el de cultura, la promoción turística, la promoción de exportaciones, el campo, la educación, todos…

Lo de la Presa de La Boquilla en Chihuahua pinta mal. Si como dicen origen es destino, el asesinato, ejecución por la Guardia Nacional de una agricultora y las heridas a su marido que formaban parte de la protesta, y el asedio a que se ha sometido a los agricultores que mantienen bajo su control esas instalaciones, va para un desastre histórico.

Y así pinta lo de la toma del Zócalo por parte de Frena el domingo próximo, para quedarse ahí, afirman, hasta que AMLO renuncie.

Mientras el número de muertos por el Conavid-19 crece todos los días como aumenta el número de ejecutados debido ambos casos por la ineptitud del Gobierno.

Ya ni hablar del desastre económico reflejado hoy ya en el aumento insospechado del hambre y pobreza en amplios sectores de la población.

Y no llevamos ni siquiera 2 años cumplidos de esta administración.

POR LO PRONTO VA LO DE LA CONSULTA

Así como va, luego de que Julio Scherer Jr., del jurídico de Presidencia entregó el martes a Eduardo Ramírez, presidente del Senado la solicitud de Andrés Manuel López Obrador para la realización de la consulta popular para enjuiciar a los últimos 5 expresidentes de México, así se envió a la Suprema Corte de Justicia.

Todo dentro del límite legal establecido por la fracción I, del artículo 26 de la Ley Federal de Consulta Popular.

A partir de este momento la Suprema Corte tiene hasta 20 días naturales para responder.

Al parejo el presidente del Senado instruyo la publicación de la solicitud en la Gaceta Parlamentaria de la Cámara de Senadores.

Como lo establece la norma AMLO propuso la siguiente pregunta como base de la consulta:

¿Está de acuerdo o no con que las autoridades competentes, con apego a las leyes y procedimientos aplicables, investiguen, y en su caso sancionen, la presunta comisión de delitos por parte de los ex presidentes Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo Ponce de León, Vicente Fox Quesada, Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto antes, durante y después de sus respectivas gestiones?

López Obrador afirma en su solicitud que la consulta “es en sí mismo un precedente necesario para prevenir la repetición de conductas indebidas en el ejercicio del poder y un deslinde con respecto a la impunidad y encubrimiento que caracterizó a los gobiernos neoliberales”.

Y afirma que su la petición no contraviene lo establecido en el 35 de la Constitución y en los tratados internacionales que indica “que no podrán ser objeto de consulta popular la restricción de los derechos humanos, ni las garantías para su protección”.

Con este paso la moneda está hoy en manos de los ministros de la Suprema Corte.

rvizcainoa@gmail.com / Twitter: @_Vizcaino / Facebook / https://www.facebook.com/rvizcainoa

Leer más
ColumnasOpinión

Entre el amor y el odio

Entre el amor y el odio

Análisis a Fondo

Francisco Gómez Maza

·        Oposición irresponsable, reaccionaria

·        Oficialistas llenos de deseos de venganza

Llega a cansar esta democracia chismosa, mentirosa, rascuache, inventora de historias fantasiosas, de noticias falsas, de chismes de antiguos lavaderos públicos, de maldiciones que se lanzan unos a otros y otros a unos.

Casi dos años ya de escuchar el mismo disco, desde que tomó posesión el hijo de Tepetitlán, del Edén, donde se dan las flores más bellas y los políticos más mañosos, escuchando, viendo, atestiguando un pleito de chirmoleras, destilando odio de ida y vuelta, de vuelta e ida, y lo único que veo es que, de la abundancia de su corazón, habla su boca.

¿Tienen odio en la mente y en el eros? Pues su boca odia, escupe improperios, destila amargura. ¡Recordarán que en este mismo espacio les advertí que se calmaran porque, si no lo hacían tendrían que vivir embarazados de amargura todo un sexenio?

Y son imparables quienes odian. Van en una loca carrera a un vacío, sin darse cuenta de que, guiándose por la amargura de la bilis, jamás encontrarán la conciencia de sí mismos para destruir el statu quo, que permitieron, gracias a su inconciencia, que cambiara hace dos años.

Algunos se dicen espiritualistas, amos de su mente, y en la primera oportunidad que se descuidan se contagian del odio, del querer con todo su corazón y su espíritu asesinar al adversario, que llegó a la presidencia por obra y gracia de los votos.

Por qué no confían en sí mismos. Por qué sólo tienen en la boca un tema, un nombre de pila: AMLO. Por qué tanta inseguridad. Odian a López Obrador, pero no se dan cuenta de que a éste ya sólo le quedan cuatro años en La Silla. Y cuatro años vuelan. Y no han reparado en que hay un adagio que dice: Del odio al amor sólo hay un pasito.

No se dan cuenta de que lo que están haciendo es perder el tiempo, cuando el tiempo es lo que podría estar a su favor si trabajaran y no sólo se dedicaran al chismorreo.

En vez de tomar conciencia, ponerse en actitud de espera, y organizarse en serio para ganar la presidencia en 2024; imaginen qué hacer para obtener por lo menos 35 millones de votos, el primero de julio de ese año, para entronizar a un presidente a su modo, a su conveniencia, que responda a sus intereses.  Pero que también responda a los reclamos de los trabajadores, de los empleados, de los subempleados, de los desempleados, de quienes lo único que poseen es su fuerza de trabajo.

Ya, por el momento, tendrían que adentrarse a la organización de sus simpatizantes para llegar al primer domingo de junio y quitarle la mayoría en las Cámaras al Morena.

Pero no. Están construyendo una democracia de odio. Y así no llegarán a ningún lado. Y continuarán rumiando su ira.

Los defensores del gobierno, electo por una aplastante mayoría, tienen que aceptar la crítica de la oposición, inclusive la crítica malévola y defenderse con método. Pero sólo logran que el fuego, en lugar de apaciguarse, crezca en intensidad y amenace con llegar a los aparejos.

López Obrador es, hoy por hoy, el presidente legítimo. Nadie duda de que ganó con mucho las elecciones del primero de julio de 2018. Por qué, entonces, les preocupan mucho los pataleos, los berrinches, los insultos de los opositores, si estos son minoría.

López Obrador tampoco acepta que tiene que darle más atención a la crítica, incluso la malévola. No ponerse a su nivel. Oír, escuchar a los críticos, que son como el termómetro, el velocímetro, el baumanómetro de la actuación presidencial. Hay una frase muy dura, atribuida a Miguel de Cervantes en el Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha que recuerda a los vencedores ante la crítica malévola: Si ladran, Sancho, es que cabalgamos…

Tengan o no tengan razón, los críticos de todos los colores, juegan un papel muy importante en las relaciones políticas de la sociedad mexicana. Son la oportunidad que enfrenta el gobernante para aceptar lo que no puede cambiar y para cambiar lo que sí puede.

Y no estoy hablando de si los adversarios son corruptos o no. Si lo son y se les comprueba, deberían ya de haber sido castigados por la justicia. Esto es fundamental. Imagine usted a alguien que se embolsó miles de millones o millones. Ya debería de estar regresando lo que se llevó. Mientras, sus mentadas de madre son muy importantes, aunque les duela a quienes apoyan al presidente.

Pero mejor felicitar a los mexicanos porque la noche del 15 de septiembre celebraron, en la intimidad del confinamiento, un aniversario más de la independencia.

Leer más
ColumnasOpinión

Entre el amor y el odio

Entre el amor y el odio

Análisis a Fondo

Francisco Gómez Maza

·        Oposición irresponsable, reaccionaria

·        Oficialistas llenos de deseos de venganza

Llega a cansar esta democracia chismosa, mentirosa, rascuache, inventora de historias fantasiosas, de noticias falsas, de chismes de antiguos lavaderos públicos, de maldiciones que se lanzan unos a otros y otros a unos.

Casi dos años ya de escuchar el mismo disco, desde que tomó posesión el hijo de Tepetitlán, del Edén, donde se dan las flores más bellas y los políticos más mañosos, escuchando, viendo, atestiguando un pleito de chirmoleras, destilando odio de ida y vuelta, de vuelta e ida, y lo único que veo es que, de la abundancia de su corazón, habla su boca.

¿Tienen odio en la mente y en el eros? Pues su boca odia, escupe improperios, destila amargura. ¡Recordarán que en este mismo espacio les advertí que se calmaran porque, si no lo hacían tendrían que vivir embarazados de amargura todo un sexenio?

Y son imparables quienes odian. Van en una loca carrera a un vacío, sin darse cuenta de que, guiándose por la amargura de la bilis, jamás encontrarán la conciencia de sí mismos para destruir el statu quo, que permitieron, gracias a su inconciencia, que cambiara hace dos años.

Algunos se dicen espiritualistas, amos de su mente, y en la primera oportunidad que se descuidan se contagian del odio, del querer con todo su corazón y su espíritu asesinar al adversario, que llegó a la presidencia por obra y gracia de los votos.

Por qué no confían en sí mismos. Por qué sólo tienen en la boca un tema, un nombre de pila: AMLO. Por qué tanta inseguridad. Odian a López Obrador, pero no se dan cuenta de que a éste ya sólo le quedan cuatro años en La Silla. Y cuatro años vuelan. Y no han reparado en que hay un adagio que dice: Del odio al amor sólo hay un pasito.

No se dan cuenta de que lo que están haciendo es perder el tiempo, cuando el tiempo es lo que podría estar a su favor si trabajaran y no sólo se dedicaran al chismorreo.

En vez de tomar conciencia, ponerse en actitud de espera, y organizarse en serio para ganar la presidencia en 2024; imaginen qué hacer para obtener por lo menos 35 millones de votos, el primero de julio de ese año, para entronizar a un presidente a su modo, a su conveniencia, que responda a sus intereses.  Pero que también responda a los reclamos de los trabajadores, de los empleados, de los subempleados, de los desempleados, de quienes lo único que poseen es su fuerza de trabajo.

Ya, por el momento, tendrían que adentrarse a la organización de sus simpatizantes para llegar al primer domingo de junio y quitarle la mayoría en las Cámaras al Morena.

Pero no. Están construyendo una democracia de odio. Y así no llegarán a ningún lado. Y continuarán rumiando su ira.

Los defensores del gobierno, electo por una aplastante mayoría, tienen que aceptar la crítica de la oposición, inclusive la crítica malévola y defenderse con método. Pero sólo logran que el fuego, en lugar de apaciguarse, crezca en intensidad y amenace con llegar a los aparejos.

López Obrador es, hoy por hoy, el presidente legítimo. Nadie duda de que ganó con mucho las elecciones del primero de julio de 2018. Por qué, entonces, les preocupan mucho los pataleos, los berrinches, los insultos de los opositores, si estos son minoría.

López Obrador tampoco acepta que tiene que darle más atención a la crítica, incluso la malévola. No ponerse a su nivel. Oír, escuchar a los críticos, que son como el termómetro, el velocímetro, el baumanómetro de la actuación presidencial. Hay una frase muy dura, atribuida a Miguel de Cervantes en el Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha que recuerda a los vencedores ante la crítica malévola: Si ladran, Sancho, es que cabalgamos…

Tengan o no tengan razón, los críticos de todos los colores, juegan un papel muy importante en las relaciones políticas de la sociedad mexicana. Son la oportunidad que enfrenta el gobernante para aceptar lo que no puede cambiar y para cambiar lo que sí puede.

Y no estoy hablando de si los adversarios son corruptos o no. Si lo son y se les comprueba, deberían ya de haber sido castigados por la justicia. Esto es fundamental. Imagine usted a alguien que se embolsó miles de millones o millones. Ya debería de estar regresando lo que se llevó. Mientras, sus mentadas de madre son muy importantes, aunque les duela a quienes apoyan al presidente.

Pero mejor felicitar a los mexicanos porque la noche del 15 de septiembre celebraron, en la intimidad del confinamiento, un aniversario más de la independencia.

Leer más
OpiniónPrincipal

La influencia de AMLO

no thumb

En otro canal

Armando Reyes Vigueras

El líder dice que está protegido contra de la Covid-19 por los detentes que porta y muchos mexicanos corren a comprar uno para emularlo, en tanto que otros se niegan a usar cubrebocas porque él no lo usa, además de que aceptan el llamado y acuden presurosos a firmar en una consulta para enjuiciar a expresidentes, como si la aplicación de la ley fuera motivo de ese tipo de prácticas y no de un riguroso ejercicio sin pedir la opinión del pueblo. Pero se trata de la influencia que el presidente ejerce en buena parte de la población, incluida la oposición que discute los temas que él pone sobre la mesa.

Ejemplo para todo
Se trata de un fenómeno complejo, en el cual la propaganda domina el escenario nacional y en el cual todo mundo participa de una u otra manera en la difusión de los temas que son dados a conocer en la conferencia mañanera, pero que esconden la construcción de un proyecto que ha logrado crear al político más influyente en las últimas décadas en el país.
Los ejemplos abundan para darnos una idea de que estamos ante un caudillo que sabe muy bien que su influencia es decisiva para apuntalar su proyecto político, no por otra cosa los aspirantes a dirigir Morena siempre buscan señalar que van a apoyar el proyecto del presidente, que buscan encabezar al partido como parte del lopezobradorismo o, en un caso extremo, evitar que se convierta en un lastre para el mandatario.
Pero no sólo dicha influencia se refleja en seguir su ejemplo, sino en mantenerlo en un pedestal para desde abajo admirarlo. Así, Alejandro Rojas Díaz Durán pide que el estado natal del líder se llame de López Obrador, en tanto que Layda Sansores asegura orgullosa que cada cien años nace un líder como el que ahora tenemos despachando desde Palacio Nacional.
Recuerda Jesús Ortega que en el Mercado de Sonora ha aumentado la venta de detentes, motivado por el ejemplo que ha dado el presidente que, según su alumno y subsecretario, no es fuerza de contagio, sino moral, esto en el marco de las más de 70 mil muertes debido al Covid-19.
Y es que es llamativo que se presente este fenómeno a pesar de la manera en que López Obrador ha buscado dejar de gobernar –entendiendo esto como algo que debe hacerse sin distingos de credo o preferencias políticas– para todos los mexicanos para hacerlo exclusivamente para su proyecto.
No dialogó con Cuauhtémoc Cárdenas cuando propuso una serie de medidas para enfrentar la crisis económica, quizá porque pedía cancelar sus obras que –de acuerdo a sus aspiraciones– lo llevarán a las páginas de los libros de historia.
Tampoco quiso dialogar con Javier Sicilia, porque no quería lastimar la investidura presidencial, aunque sí lo hizo con la mamá de Joaquín Guzmán Loera, tal vez porque hasta entre los mexicanos hay niveles e importa más un delincuente que un poeta con un hijo muerto.
Y sorprende dicha influencia cuando es difícil dialogar con quien se especializa en poner apodos y calificativos con quienes no comparten su visión de cómo debe ser el gobierno, por lo que las puertas del diálogo se han cerrado y atrancado con etiquetas como fifís, conservadores, neoliberales, corruptos, porfiristas y demás nombres que usa para referirse a los demás, siempre a los demás que no concuerdan con sus deseos.
Pero tampoco nos debe sorprender, pues en el debate presidencial en la campaña de 2018 su participación más recordada es cuando le dijo al candidato del PAN-PRD, “Ricky, riquín, canallín”.
Sus embates contra la prensa han generado que en redes sociales se ataque a varios periodistas y medios, como cuando sus huestes llamaron traidora a Carmen Aristegui o las campañas que se han emprendido en fechas recientes contra Nexos o Letras Libres, llegando al extremo de que el director del Fondo de Cultura Económica –e hijo de exiliados– pidiera a los directores de ambos medios que se exilien, además de amenazar con que se les seguirá investigando.
Pero el punto más negativo de esta influencia se ubica en el constante intento por esconder la realidad y hacer creer que “vamos muy bien”, como le gusta repetir en sus mañaneras al presidente.
El problema es que ese “vamos muy bien” no corresponde con los millones de desempleados o con los millones que han visto reducir sus ingresos, con los más de 70 mil muertos por el Covid-19 o los problemas por la inseguridad o los temas que han generado los cientos de protestas que vemos, desde mujeres quejándose por la violencia de género o sus hijos desaparecidos, hasta agricultores o trabajadores que han perdido sus puestos de empleo.
Jean Marie Domenach señaló que “a los pueblos les gusta soñar, pero también llega un momento en que ya no quieren que se les cuenten más historias y comienzan a exigir hechos, cifras, testimonios”. La pregunta que surge es si nuestro pueblo llegará a dicho momento o seguirá en el embeleso de un líder que se dice austero, pero que tiene una familia de prósperos empresarios y gobierno con funcionarios acusados de corrupción.
@AReyesVigueras

Leer más
ColumnasOpinión

Hipócrita: el que aparenta

Hipócrita: el que aparenta

Análisis a Fondo

Francisco Gómez Maza

·        De qué lado está usted, señor Enrique Alfaro

·        Bueno, don Javier, quién es el vándalo mayor

Hipocresía, cualidad de hipócrita. Hipócrita: Actor teatral. Que finge o aparenta lo que no es o lo que no siente.

Y no puedo asegurar ya nada.

No sé ya quién es Enrique Alfaro. Si es el Enrique Alfaro que se confabula con otros 9 para dividir a la Conferencia Nacional de Gobernadores, o si es el Enrique Alfaro que se comporta suavecito, humilde, agradable, sereno, agradecido, como un respetuoso gobernador ante “el Presidente”.

Sabía, porque los conozco desde allá por los 60, que los hipócritas eran los entonces ultraconservadores del PAN, los integristas, los descendientes de los sinarquistas, aspirantes a demócrata cristianos, y que los albicelestes fueron creciendo en hipocresía, con respetabilísimas excepciones.

Pero es que Alfaro no es del PAN, sino gobernador por el llamado Movimiento Ciudadano, muy veleidoso partido fundado por un ex gobernador veracruzano, que a veces es de izquierda y, cuando se cansa de la izquierda, se refugia en la derecha, donde debía estar siempre, a la derecha de la geometría política.

No es del PAN Alfaro, pero es de derecha. Y así gobierna Jalisco. A los jaliscienses muchos los ubican entre los pueblos más conservadores de México, más hipócritas, dicen, pero eso no es cierto. Es como en todo, hay liberales y conservadores, e indiferentes; hay también rábanos, que son o fueron de izquierda, y hasta de extrema izquierda, pero son de extrema derecha, guerrilleros de Cristo Rey; casi fascistas.

Pero el derechismo de Alfaro no es una conducta congruente. O sea. Cuando le conviene ser opositor se une con lo más nefasto de los políticos, con los panistas, descendientes de aquellos Bárbaros del Norte, que lograron poner a uno de sus bárbaros en la presidencia de la república y a otro que, para ganar el voto, se declaró presidente del empleo, y acabó con la estabilidad económica y emocional de casi 50 mil familias, borrando del mapa a la eficiente Compañía de Luz y Fuerza del Centro, entre otros vandalismos.

Que, en fin, Alfaro tiene que responder ante los jaliscienses y revelarles con quién está, de qué lado está, si con Dios o con el Diablo, porque no puede servir a dos señores, pues si lo hace con uno con el otro queda mal y viceversa.

Él es uno de los diez, integrantes del grupo de los “aliancistas”, que hace unos días anunciaron no estar de acuerdo con la Conago y se salieron de la Conferencia, porque no están de acuerdo con López Obrador, el Presidente. No les gusta, claro, en grupo, la política del mandatario. Son de los que perdieron privilegios. Estos próceres del integrismo quieren “rescatar” a México de las “garras del comunismo”; son los inspiradores de esos que se llaman FRENAAA, que van por la vida a claxonazos.

Pero no pasados muchos días y este sábado 12 de septiembre, víspera de las fiestas patrias, Alfaro se deshizo en elogios a López Obrador, su enemigo de clase, cuando se había manifestado en rebeldía, junto con los otros nueve gobernadores, pastoreados por el discípulo de Gustavo Madero Muñoz, Javier Corral Jurado, que a veces discrepaba con sus correligionarios, pero como ahora es gobernador pues se manifiesta como lo que es, de la extrema más derechista, casi sinarquista, del PAN. Y quiere ser el candidato del PAN a la presidencia, así como dejar en el puesto de gobernador de Chihuahua a su maestro Madero.

Pues Enrique Alfaro se deshizo en elogios a López Obrador en la inauguración del Tren Ligero de Guadalajara, una obra básica para agilizar la movilidad de la metrópoli jalisciense, que el mandatario de la república concluyó, después de que los presidentes panistas y priistas no la consideraron prioritaria y lo dejaron inconcluso.

Por supuesto que la actitud graciosa de Alfaro no es digna de crédito. Ahora puede maldecir y mañana no sabemos si deba de hincarse. De hecho, se hinca.

A DESFONDO:

Muy pocos le creyeron al gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado, que él no haya sido el autor intelectual de la trágica pantomima que logró organizar, la semana pasada, mandando a miles de “campesinos” a la presa de La Boquilla, una de las fuentes de agua que el gobierno federal emplea para cumplir con el tratado de aguas de 1944, al que también estuvieron obligados los presidentes panistas y los priistas. Cada año México tiene que dar agua a Estados Unidos desde hace por lo menos 7 décadas. Los manifestantes manipulados por políticos y caciques destruyeron todo – vandalizaron, dicen los reformadores del idioma español mexicano-, dejaron inservible la Casa de Máquinas de la planta de energía eléctrica que movía el agua de La Boquilla. Seguro que las autoridades de procuración de justicia estarán ya deslindando responsabilidades y aprehenderán a los autores de los hechos vandálicos. Una explicación creíble tendrá que dar Corral Jurado. Recuerde, amigo Corral, que su partido siempre lo había bloqueado y que sí aceptó que usted fuera candidato al gobierno de Chihuahua, fue porque no le quedaba más, porque no tenía otro ejemplar, pero no porque los cuadros del búnker estuvieran muy contentos de que usted resucitará en la política.

Leer más