close

Internacional

Internacional

Presencia de violentos “Proud Boys” que apoyan a Trump crece en EUA

Trump

Ciudad de México, 21 de Octubre  (MENSAJE POLÍTICO/CÍRCULO DIGITAL).- La presencia del grupo de choque de la ultraderecha conocido como “Proud Boys” (chicos orgullosos), que apoyan de manera abierta al presidente Donald Trump y a los candidatos de la ultraderecha republicana, ha crecido en días recientes en Estados Unidos.

El incremento en la presencia de los Proud Boys, considerado un grupo de odio por el Southern Poverty Law Center (SPLC), dedicado a rastrear este tipo de movimientos en Estados Unidos, coincide con la insistencia de Trump en concebir a los simpatizantes demócratas como “una turba”.

En un mítin de campaña celebrado el sábado en el estado de Nevada, Trump señaló que mientras que los demócratas eran el partido de la “turba violenta” que intentaban “tomar el poder por todos los medios posibles”, los republicanos eran la alternativa del empleo, la ley y el orden.

Catalogar a los simpatizantes demócratas como una “turba enojada” es ahora un punto recurrente en los discursos republicanos rumbo a las elecciones intermedias del próximo noviembre. El mote es utilizado incluso por el líder republicano en el Senado, Mitch McConnell.

Uno de los más recientes episodios de violencia de los Proud Boys sucedió el pasado 12 de octubre en Nueva York, cuando el Club Metropolitano Republicano invitó al fundador del grupo, Gavin McInnes, a ofrecer una charla.

En su cuenta de Instagram, McInnes prometió llevar una espada samurai al evento a fin de recrear el asesinato del socialista japonés Inejiro Asanuma por el adolescente ultranacionalista Otoya Yamaguchi, un oscuro episodio que el líder de los Proud Boys calificó como “momento inspirador”.

Algunos manifestantes se apostaron afuera del club de Manhattan para protestar por la presencia de McInnes, pero fueron superados en número por los Proud Boys, quienes los atacaron, de acuerdo con varios videos difundidos en redes sociales.

En uno de los videos, un atacante, parte de un grupo de al menos 15 simpatizantes de los Proud Boys, patea a una persona abatida en el suelo. En otro video, varios Proud Boys celebran la escaramuza y uno afirma que azotó la cabeza de un manifestante repetidamente contra la acera.

De acuerdo con el SPLC, al menos tres skinheads (cabezas rapadas de ideología neonazi) estaban entre los Proud Boys. Destacaron Joe Bola y Dennis Davila, miembros de 211 Bootboys, un grupo ultranacionalista de skinheads de la zona metropolitana de Nueva York.

“Tanto los Proud Boys como los 211 Bootboys han participado repetidamente en actos de violencia contra sus oponentes políticos”, indicó el SPLC.

La reacción de la policía de Nueva York ha sido, mientras tanto, ampliamente criticada. Uno de los videos muestra a un policía que contempla sin intervenir ataques a un manifestante de parte de los Proud Boys.

Pese a la historia de violencia de los Proud Boys, la policía arrestó esa noche a solo tres manifestantes, todos de izquierda. Solo luego de intensa presión pública, la policía prometió encontrar a los atacantes violentos y apenas el viernes pasado realizó el primer arresto.

El gobernador Andrew Cuomo incluso escribió en su cuenta de Twitter que “las autoridades deben revisar estos videos de inmediato y realizar arrestos y procesar (responsables) según corresponda. El odio no puede y no será tolerado en Nueva York”.

Añadió: “aquí hay un mensaje de un chico de (el condado de) Queens a los llamados Proud Boys: Nueva York tiene cero tolerancia para sus tonterías”.

La presencia de los Proud Boys no se limita a Nueva York. El miércoles pasado varios de sus miembros confrontaron de manera agresiva a la líder demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, quien asistió a Florida a apoyar a un candidato de su partido.

Los simpatizantes golpearon la puerta del lugar donde se celebraba el acto, gritando “bruja” y llamando a las personas ahí reunidas “malditos comunistas”. Videos del asalto fueron captados por una reportera del diario Miami Herald.

En los videos no solo se distinguen Proud Boys sino a Kevin Cabrera, quien trabaja para Nelson Díaz, director del Partido Republicano en el condado de Miami-Dade. De acuerdo con el diario The Washington Post, la violenta manifestación “parece haber sido organizada por Nelson Díaz”.

Leer más
Internacional

Presidente de México, Honduras y Guatemala analizan plan para atender a migrantes

Presidentes_Migración

Ciudad de México, 20 de Octubre  (MENSAJE POLÍTICO/CÍRCULO DIGITAL).-El presidente Enrique Peña Nieto conversó este sábado con sus homólogos de Honduras, Juan Orlando Hernández, y de Guatemala, Jimmy Morales, sobre el plan para atender a los migrantes centroamericanos y definir la asistencia humanitaria.

Los mandatarios destacaron que este tema debe abordarse bajo el principio de corresponsabilidad y con pleno respeto a los derechos humanos de los migrante y reiteraron su compromiso con la visión del Pacto Global por la Migración, en el sentido de promover en todo momento una migración segura, regular y ordenada.

En un comunicado, la la Presidencia de la República informó que el diálogo con los mandatarios de Honduras y Guatemala fue vía telefónica, con motivo de la caravana de migrantes hondureños que se encuentra en la frontera sur de México.

En la conversación, el presidente Peña Nieto reiteró que toda persona que desee ingresar a México puede hacerlo, siempre y cuando cuente con los documentos de viaje y la visa correspondiente

Destacó, además, que todo aquel que ingrese a México puede solicitar, de manera individual, el reconocimiento como refugiado y que para asistir en la atención a los migrantes se ha solicitado el apoyo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

El jefe del Ejecutivo federal compartió con sus pares que México está otorgando una atención prioritaria a personas en situación de vulnerabilidad, en particular a niñas, niños y adolescentes, así como a adultos mayores y mujeres.

Asimismo, está atento a proporcionar ayuda humanitaria con atención en salud e hidratación a los migrantes que se encuentran en la frontera con México, además de que ya se inició el ingreso ordenado de algunos migrantes que han expresado su interés en solicitar refugio.

A su vez, los presidentes de Guatemala y Honduras informaron de las acciones que están implementando para, a partir del día de hoy, facilitar soluciones a esta compleja situación en la frontera.

Entre esas medidas, señalaron que se han dispuesto los medios para el retorno seguro y ordenado a sus lugares de origen para aquellos migrantes que así lo decidan.

Los tres mandatarios reiteraron su compromiso con la solución de la situación en la frontera, en un marco de pleno respeto a los derechos humanos de los migrantes, así como del pleno ejercicio de la soberanía de cada uno de sus países.

Coincidieron también en la importancia de trabajar para impulsar un desarrollo económico y social que brinde oportunidades a los migrantes en sus países de origen.

Leer más
Internacional

Inmigrantes hondureños rompen cerca e invaden México

Caravana_migrantes
Ciudad de México, 19 de Octubre  (MENSAJE POLÍTICO/CÍRCULO DIGITAL).-Alrededor de 3 mil migrantes hondureños, salvadoreños y ecuatorianos rompieron una valla policial frente al portón que antecede la frontera entre Guatemala y México, en medio de un fuerte operativo de seguridad y la expectativa sobre la reacción que tendrán las autoridades frente al grupo que ha desatado el enojo del presidente estadounidense.

 

Primero pasaron sobre el portón los niños y las mujeres subiéndose a jeeps militares. Luego un grupo de hombres jóvenes comenzaron a tirar violentamente de la barrera y finalmente lograron derribarla, lo que permitió el paso de una marejada de personas que iban cantando “Sí se pudo”.

 

Del lado mexicano un helicóptero militar sobrevolaba el lugar ante la pasividad de los agentes de policía que no pudieron controlar el paso de los migrantes.

 

En tanto, otros optaron por aceptar la oferta del Gobierno mexicano para solicitar una entrada documentada vía visa de ingreso o solicitud de asilo por razones humanitarias.

 

Esta mañana, en una reunión masiva, los más de 3 mil migrantes de Honduras, El Salvador y Guatemala, sostuvieron una reunión. Quienes consideraron tiene posibilidad de obtener una visa o son candidatos a asilo, iniciaron su trámite ante el Instituto Nacional de Migración (INM).

 

Al medio día empezaron a hacer grandes filas ante la garita migratoria. Unos 150 han pasado y luego de ello las autoridades los trasladaron a la Estación Migratoria Siglo XXI, ubicada en la ciudad de Tapachula, en donde van a esperar el dictamen. De ser rechazadas sus solicitudes, serán deportados.

 

Los migrantes intentan entrar a México y avanzar para llegar a Estados Unidos, lo cual ha enojado al presidente Donald Trump, quien ha llamado a los países centroamericanos y a las autoridades mexicanas que hagan todo para detenerlos.

 

En los últimos días, los migrantes han llegado de manera continua a esta ciudad y no son sólo ciudadanos de Honduras, sino también de El Salvador y Guatemala. La mañana de este viernes analizan la posibilidad de entrar a México en las próximas horas.

 

 

Leer más
Internacional

Trump agradece a México respuesta ante caravana de migrantes

Trump-1

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, agradeció hoy a México la respuesta a su llamado para tomar medidas ante el avance de la caravana de migrantes procedentes de Honduras.

“Gracias México. Esperamos trabajar con ustedes”, escribió el mandatario en su cuenta de Twitter.

Este jueves, Trump pidió a México detener la caravana de migrantes y advirtió que, de lo contrario, desplegaría al Ejército estadunidense para cerrar la frontera sur de su país.

En respuesta, el secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, recordó que la política migratoria de México se basa en los derechos humanos y dijo que de esa manera se apoyará a los centroamericanos.

Ante diputados, aclaró que no se envió al Ejército a la frontera con Guatemala, sino a personal de Migración, de la Policía Federal y de Derechos Humanos.

Leer más
Internacional

Tema migratorio no debe afectar agenda comercial

GUAJARDO-1024×675

Ciudad de México, 18 de Octubre  (MENSAJE POLÍTICO/CÍRCULO DIGITAL).-El secretario de Economía, Ildefonso Guajardo Villarreal, consideró que el tema migratorio entre México y Estados Unidos va por otra “autopista” que la del acuerdo comercial T-MEC.

 

El funcionario Federal expuso que la actitud que adoptaron los especialistas de los tres países fue seguir adelante, independientemente de que la relación bilateral en otros temas a veces mejorara o hubiera tensiones.

 

“Son temas que están en su propia autopista, nosotros seguimos adelante con lo que nos hemos planteado”, aseguró, tras inaugurar el 50 Foro Nacional de la Asociación de la Industria Química (ANIQ).

 

Guajardo Villarreal expuso que durante dos años hicieron su trabajo, al resolver los temas de la vinculación comercial y la inversión, ya que la relación de negocios tiene un alto grado de complejidad.

 

Asimismo, expuso que en este tiempo el proceso ha sido un sube y baja, “una montaña rusa” en cuanto a la intensidad de la negociación, ya que es una relación con diferentes grados de intensidad, por lo que hay que acostumbrarse a ella, saberla manejar, procesar y seguir resolviendo.

 

“El hecho de que haya una dificultad en un tema específico, no debe de impactar el resto de la agenda”, puntualizó.

 

 

Leer más
InternacionalPrincipal

Trump enviaría ejército para cerrar frontera con México por inmigrantes 

Dpy8J77UUAAnXWk

Ciudad de México, 18 de Octubre  (AMPRYT/CÍRCULO DIGITAL).-El presidente Donald Trump pidió hoy a México detener la caravana de inmigrantes hondureños y señaló que de lo contrario desplegará al ejército estadunidense para cerrar la frontera sur de Estados Unidos.

Trump sostuvo que los líderes de los países del Triángulo de Norte (Guatemala, El Salvador y Honduras) “están haciendo poco” por detener los flujos de personas, incluidos criminales, que buscan entrar a los Estados Unidos a través de México.

“Debo, en los términos más enérgicos, pedir a México detener este embate –¡y si no lo pueden hacer, llamaré a los militares de Estados Unidos a CERRAR NUESTRA FRONTERA SUR!”, escribió en su cuenta de Twitter.

Trump sostuvo que el “ataque” contra Estados Unidos en la frontera sur, incluyendo elementos criminales y drogas, es más importante para él como presidente que el comercio o el nuevo acuerdo comercial USMCA o T-MEC.

“Ojalá México tenga este embate en su frontera norte”, insistió.

Trump, quien ha colocado la migración como tema recurrente en la recta final a las elecciones legislativas del 6 de noviembre, involucró al Partido Demócrata asegurando que son partidarios de “Fronteras Abiertas”.

“Todos los demócratas son culpables de leyes débiles”, remató.

El mandatario estadunidense había amenazado a El Salvador, Guatemala y Honduras con suspender de manera inmediata la ayuda de Estados Unidos, estimada en más de 2.6 mil millones de dólares desde 2015, si no detenían a la caravana de inmigrantes procedente de Honduras.

Ante la eventual llegada de la caravana de inmigrantes hondureños a México, el gobierno mexicano indicó que quien desee ingresar a territorio nacional y cuente con los documentos de viaje y una visa concedida por el gobierno mexicano, podrá entrar al país y moverse con plena libertad.

México indicó que toda persona que ingrese a territorio nacional y desee pedir el reconocimiento de la condición de refugiado o ser beneficiario de medidas de protección complementaria, deberá hacerlo individualmente, de conformidad con la legislación vigente.

Al respecto, precisó que la legislación nacional vigente establece un periodo de hasta 45 días hábiles, prorrogables por un periodo igual, para resolver sobre las solicitudes, tiempo en el que el solicitante deberá permanecer en una estación migratoria, a cargo del Instituto Nacional de Migración (INM).

Leer más
Internacional

Reino Unido realizará grandes inversiones en México, dice Duncan Taylor

Duncan_Taylor

Ciudad de México, 17 de Octubre  (MENSAJE POLÍTICO/CÍRCULO DIGITAL).-A escasos dos días de que el embajador de Reino Unido, Duncan Taylor deje su cargo como representante diplomático del país europeo, pronosticó que con la próxima administración de Andrés Manuel López Obrador continuarán fortaleciendose los lazos de amistad y las inversiones en México.

 

“Podemos llegar a invertir seis mil millones de pesos en los próximos cuatro años en programas bilaterales con México para apoyar la lucha contra el cambio climático, apoyar los esfuerzos para luchar contra la corrupción o reforzar el Estado de Derecho, y muchos más”.

 

La residencia oficial del embajador de Reino Unido luce con un aspecto un tanto triste luego de que la mudanza ya está muy avanzada; apenas unos cuadros, sillas, tapetes y mesas se encuentran en su interior, el barullo de personal que sube y baja, y el movimiento de cajas es constante.

 

Con una sonrisa plena, el embajador recibe a Notimex en su vestíbulo, conduce a la sala y se sienta acompañado de un té, y tras un sorbo, puntualiza sentirse sorprendido de la buena voluntad que tienen los mexicanos hacia el Reino Unido, “es muy impresionante, y esa es un poco la base de la relación que tenemos”.

 

Sin embargo, el diplomático manifestó estar consciente del cambio de administración en México, la cual ahora será de izquierda, mientras que la británica es conservadora, “en ese sentido, creo que vamos a seguir siendo socios muy estrechos a pesar de que desde el punto de vista político pueda ser un poquito distinto, yo no creo que eso cambie el hecho de que seamos amigos muy fuertes”.

 

Y es que, dijo, el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador ha manifestado su deseo de incrementar sus relaciones económicas con aquellos países que son menos corruptos.

 

“El presidente electo ha dicho que quiere enfocar el intercambio comercial con países que tienen un record fuerte en la lucha contra la corrupción. Nosotros somos uno de los primeros países en el mundo, en la última lista de las percepciones de corrupción, estamos en el octavo lugar, y si eso es lo que quiere el presidente electo, debería querer hacer más comercio con el Reino Unido”.

 

Refirió que ha sostenido reuniones con Graciela Márquez Colín, propuesta como próxima titular de Economía;  con Jesús Seade, jefe negociador en el nuevo tratado comercial; Alfonso Romo, quien será el próximo jefe de gabinete de Andrés Manuel López Obrador y Carlos Urzúa, futuro titular de Hacienda, quienes le manifestaron sus intenciones de profundizar la relación comercial con Reino Unido.

 

El diplomático refirió que en los últimos cinco años, el comercio bilateral ha crecido alrededor de 50 por ciento, “me hubiera gustado que fuera más, y hemos visto algunas inversiones importantes, pero ayudaría tener inversiones más fuertes e importantes para subrayar la importancia que tiene México para nosotros”.

 

En ese sentido, apuntó que las empresas petroleras británicas que han ganado las licitaciones para la exploración y producción de hidrocarburos en el Golfo de México, realizarán en los próximos años grandes inversiones, lo que representa la confianza en el futuro de la economía mexicana.

 

Lo anterior, “puede darle un empuje muy importante a la relación comercial en su totalidad, ya que vendrán muchas empresas en la cadena de suministro, empresas de servicios y otras para trabajar con ellos y con Pemex, entonces creo que eso puede tener un impacto importante en la economía mexicana”, abundó.

 

El comercio bilateral que hoy ronda los cinco mil millones de dólares, es modesto en comparación de lo que pudiera ser, aseveró Duncan Taylor, por lo que “en 10 años no me sorprendería que ese comercio no solo sea el doble, sino tres veces más de lo que es hoy en día, lo que significaría 15 mil millones de dólares, con crecimiento anual”.

 

Agregó que en el último quinquenio, más de 65 delegaciones británicas comerciales han visitado México, lo que representa un interés creciente en hacer un negocio con este país.

 

“Somos dos economías muy importantes para hacer un relación comercial bilateral, somos dos países absolutamente comprometidos con el libre comercio y creo que por eso podremos, después de que nosotros salgamos de la Unión Europea, buscar tener un acuerdo bilateral muy ambicioso”, explicó.

 

Pero la relación bilateral no solo es en lo comercial, Taylor refirió que ambos países han trabajado muy de la mano en materia de derechos humanos y lucha contra la corrupción, además de ser socios en el G20 y compartir valores en la Organización de las Naciones Unidas.

 

Reino Unido continuará invirtiendo en programas de prosperidad con México, “podemos llegar a invertir seis mil millones de pesos en los próximos cuatro años en programas bilaterales con México para apoyar la lucha contra el cambio climático, apoyar los esfuerzos para luchar contra la corrupción o reforzar el Estado de Derecho, y muchos más”.

 

Apuntó que el objetivo principal de todos esos programas es reducir la pobreza y la desigualdad, y promover la inclusión, sobre todo de las mujeres dentro de la economía.

 

En materia educativa recordó que más de dos mil 500 estudiantes viajan a su país cada año, sobre todo para cursar maestrías y doctorados, “y eso me da muchísima confianza para el futuro, de que vamos a seguir teniendo una relación muy fuerte con México y vamos a seguir siendo socios, yo estoy seguro que vamos a trabajar muy de la mano en la ONU, sobre todo en los temas para la reducción de la pobreza en el mundo”.

 

Para ello, ya trabajan con la Secretaría de Educación Pública para profundizar la relación en temas de política, de objetivos, además de que se tendrá un programa global de promoción y educación, el cual será manejado desde Londres, pero México figura como un país prioritario en ello.

 

“Acabamos de firmar un acuerdo de reconocimiento mutuo, que quiere decir que un mexicano que quiere ir a estudiar a Reino Unido automáticamente la licenciatura o maestría, es reconocida por las autoridades mexicanas, entonces pueden utilizarla para pedir un trabajo”.

 

Añadió que la educación es la piedra angular en cualquier gobierno, como amigo y socio de México, trabajarán para ver cómo pueden compartir su experiencia para ver si pueden ayudar a apoyar los esfuerzos del gobierno mexicano y hacer más inclusiva la educación.

 

En cuanto al turismo se refiere, dijo que crece de manera favorable luego de que más de 500 mil británicos visitan anualmente este país, de los cuales 400 mil llegan a la Riviera Maya, siendo la ciudad de Cancún el primer lugar.

 

“Yo quisiera ver más británicos en otros lugares muy bonitos que están en México, como Oaxaca, Chiapas, o las Barrancas del Cobre, entre otros”.

 

Justo este día Duncan Taylor cumple 60 años de edad, y los celebrará en la Ciudad de México; dice sentirse satisfecho y feliz de haber colaborado durante cinco años en fortificar la relación entre su país y México.

 

“Cinco años son una parte importante de tu vida, entonces, yo creo que nos llevamos un poco de México en el corazón, hemos viajado por todo el país, pero quiero regresar como turista para ir a algunos lugares donde no he podido llegar hasta ahora por cuestiones de trabajo”.

 

Pero, comentó, “tenemos muy buenos amigos mexicanos, nos encantan los mexicanos como gente, nos caen muy bien, tenemos muchos amigos, y mi hijo menor se casó con una mexicana que trabaja en Londres, entonces tenemos familia mexicana, y hasta nuestro perro es mexicano”.

 

Así, el viernes por la noche con un vuelo directo a Ámsterdam, el embajador que se enamoró de platillos típicos como la cochinita y el tequila, partirá a su casa en Bélgica, donde dijo, tendrá tiempo para pensar qué hará después de su jubilación.

 

La sucesora del embajador Taylor, Corin Robertson, ya se encuentra en México desde agosto y es probable que entregue sus cartas credenciales en los próximos días, ya que iniciará labores inmediatamente después de que Duncan Taylor deje el país.

 

 

Leer más
InternacionalInternacionales

Mujeres podrían ir a la cárcel por revisarle el celular a su esposo

pareja_celular

Ciudad de México, 16 de Octubre  (MENSAJE POLÍTICO/ CÍRCULO DIGITAL).- Un discutido acontecimiento se viene dando en el mundo desde el año 2016, pues en ese año se aprobó una ley en el país ´soberano´ de Asia Occidental, Arabia Saudita.

Esta ley indica que las mujeres ya no pueden revisar el móvil de su marido sin el consentimiento de este, pues si así lo hacen serían encarceladas y/o ser condenadas a latigazo.

Las redes sociales han estado muy activas respecto a este caso, pues la mayoría de personas en el mundo están en total desacuerdo con el polémico decreto dado por Mohammed Al-Temyat, miembro del Programa Nacional de Seguridad Familiar (NFSP por sus siglas en inglés), quien considera el hecho de husmear el contenido del esposo como una “agresión a la privacidad”.

Castigos por revisar el celular de su marido
En Twitter, se creó un hashtag llamado “FLAGELAR A UNA MUJER POR REVISAR EL CELULAR DE SU ESPOSO”, de este modo dio a conocer su disconformidad con dicha ley.

Femen, un grupo integrado en su mayoría por féminas; que llevan a cabo acciones de protesta generalmente en topples contra el turismo, instituciones religiosas, agencias de matrimonios internacionales, sexismo y otros asuntos nacionales e internacionales; ha realizado campañas al respecto, además de este, otros grupos se han unido a la iniciativa a favor de la igualdad entre hombres y mujeres.

Aparte de esta restricción, las mujeres tampoco tienen el permiso de abrir cuentas de banco, trabajar en un empleo elegido por ellas, estudiar en una universidad e inclusive viajar sin ser autorizadas por un hombre. Debido a esto y más, el país asiático es conocido como uno de los peores países para ser mujer, si bien es cierto, las féminas han conseguido logros y cambios importantes en su constitución;

Arabia Saudita sigue siendo parte de la lista de 10 países que restringen en exceso a sus mujeres. En un mundo donde se lucha por la igualdad de género, aún existen muchos países que se resisten al cambio pues argumentan que dichas acciones no hacen más que entregarle el poder al “sexo débil”.

Leer más
Internacional

Japón busca reducir el uso de bolsas de plástico mediante su cobro

Bolsas
Ciudad de México, 15 de Octubre  (MENSAJE POLÍTICO/CÍRCULO DIGITAL).- El Ministerio de Medio Ambiente de Japón analiza una iniciativa para eliminar el uso de las bolsas de plástico en las tiendas de conveniencia mediante su cobro, como parte de una medida para cuidar el medio ambiente.
Funcionarios de la cartera también planean fijar objetivos para reducir desechos provenientes de botellas y pajitas o cañitas de plástico, destacó la cadena NHK.
La decisión se toma en momentos en que el Ministerio considera elaborar una estrategia para la reducción de basura plástica de cara a la cumbre del Grupo de los 20 del año próximo que se celebrará en Japón.
Las normativas vigentes solo instan a los supermercados y a las tiendas de 24 horas a limitar ese tipo de desechos.
El Ministerio de Medio Ambiente nipón pretende hacerlas más estrictas y ordenar a los establecimientos que cobren por las bolsas de plástico.
Sin embargo, hay quien está preocupado por cómo puede afectar la decisión a la comodidad del consumidor. La cartera está planeando pulir los detalles, incluyendo cuándo se pondrá en práctica y cuestiones legales.
Además, para 2030 se propone reducir en 25 por ciento los desechos de plástico de otras procedencias, como botellas y pajitas o cañitas de un solo uso.
Funcionarios del Ministerio indicaron que el próximo viernes presentarán el borrador de su estrategia que incluirá la medida de las bolsas de plástico.
Según expertos las bolsas de plástico consumen grandes cantidades de energía para su fabricación, están compuestas de sustancias derivadas del petróleo, que pueden tardar en degradarse más de medio siglo. Asimismo, las bolsas serigrafiadas pueden contener residuos metálicos tóxicos.

La gran mayoría es desechada sin control, contaminando tanto las ciudades como los ecosistemas naturales. En el mar su impacto puede ser letal para animales como tortugas, ballenas o delfines, que mueren tras ingerirlas o enredarse en ellas.

Leer más
Internacional

Trump es el ‘hijo’ de la crisis financiera 

Donald-Trump

 

Ciudad de México, 25 de Septiembre (MENSAJE POLÍTICO/CÍRCULO DIGITAL).- Era enero de 2010 y el secretario del Tesoro estadounidense, Timothy Geithner, acababa de hablar por teléfono con el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke. La economía estaba, si no exactamente saludable, mucho mejor que cuando él asumió el cargo un año antes, un momento en que el mundo se asomaba a otra Gran Depresión. El contagio financiero se había detenido. El crecimiento había regresado. El mercado de valores llevaba diez meses en una racha alcista que dura hasta hoy.

 

Pero Geithner tenía la resignación de un hombre derrotado. Tras varios meses de conversaciones, esta era nuestra entrevista de despedida, su oportunidad de presentar su defensa de que la administración Obama había rescatado al país de la ruina financiera. Geithner confiaba en que habían tomado la decisión correcta al centrarse en restaurar el crecimiento en lugar de impartir la justicia popular castigando a los bancos. Pero su argumento se disolvía en el fatalismo.

 

Tres días antes, los electores de Massachusetts habían emitido un voto correctivo al elegir a un republicano para ocupar el escaño del Senado del demócrata Ted Kennedy, en una elección especial que amenazaba con paralizar la agenda de Obama. Fue una señal temprana del contragolpe político que siguió a la crisis financiera como réplica de un terremoto. Le pregunté a Geithner si creía que la opinión popular cambiaría para favorecer a Obama. “Al final, lo que le importa a la gente es: ¿Qué hiciste? ¿Hizo que mejorara la situación o no? Esa es la vara con la que serás juzgado”, respondió. “Ahora bien, ¿será reivindicado el presidente con el tiempo? Debería, pero no estoy seguro de que así sea. Tal vez no”, suspiró.

 

El escepticismo de Geithner fue premonitorio, aun cuando él no alcanzaba a advertir la magnitud de la ira popular o cuánto tiempo duraría. Obama y él vieron la crisis principalmente como un evento macroeconómico que podía resolverse a través de una serie de soluciones técnicas agresivas.

 

Mientras organizaban las fusiones, los rescates y las inyecciones de la Reserva Federal que salvaron a toda clase de corporaciones, desde Citigroup a General Motors, pasando por Goldman Sachs y AIG, ignoraban el tambor de la furia justificada del público ante la avaricia y la imprudencia exhibidas por las financieras y los prestamistas hipotecarios.

 

Lo que fue tan surrealista de este periodo no fue la convicción de Obama de que el crecimiento era un elixir mágico que lo arreglaría todo, sino su creencia de que para lograrlo debía proteger, en lugar de castigar, a los que habían empujado a la economía al abismo. Cuando reunió a los directores generales de los principales bancos en la Casa Blanca en la primavera de 2009, Obama les dijo: “Mi administración es lo único que queda entre ustedes y la horca”. Como flagelantes, él y su equipo económico estaban dispuestos a absorber los azotes que deberían haber recaído, merecidamente y con razón, sobre sus invitados de Wall Street, en la creencia de que protegerlos servía a un propósito superior.

 

Diez años después de la crisis, está claro que Obama fue ingenuo al pensar que podía ignorar o contener el sentimiento público. Las crisis financieras atañen tanto a la política como a la economía. ¿Cómo podría no ser así? Millones perdieron su empleo, su hogar, su jubilación, o las tres cosas, y quedaron fuera de la clase media. Muchos más viven con la ansiedad de que todavía pueden perderlos. Los salarios se estancaron cuando estalló la crisis y han seguido así durante toda la recuperación. Recientemente, la Oficina de Estadísticas Laborales informó que la participación de los trabajadores en el ingreso no agrícola ha caído a un mínimo que solo se había visto tras la Segunda Guerra Mundial.

 

Pero las condiciones materiales personales no generaron por sí solas la respuesta de los estadounidenses a la crisis. También hubo un componente moral. La amarga ironía que se cernía sobre Geithner en el momento de nuestra reunión era que un gran número de estadounidenses consideraba que el alcista mercado bursátil no era un indicador de la revitalización económica sino un recordatorio indignante de que la aristocracia financiera responsable de la crisis no solo había quedado impune, también se estaba haciendo más rica. Esa inequidad dolió mucho. Una queja que los votantes aún comparten conmigo es que ninguna figura de Wall Street fue a la cárcel como resultado de la crisis. En cambio, el Departamento de Justicia procesó a más de mil banqueros a raíz de la crisis de ahorro y crédito de la década de 1990.

 

En una democracia, las masas se hacen oír. La historia de la política estadounidense en la última década es la de cómo las fuerzas que Obama y Geithner no pudieron contener reconfiguraron el mundo. El drama cotidiano de quiebras y rescates bancarios finalmente desapareció de los titulares. Pero los efectos de la crisis nunca desaparecieron, desencadenando energías partidarias en la izquierda (Occupy Wall Street) y en la derecha (Tea Party) que aniquilaron la era política precedente para introducir una nueva tóxica y polarizante. Las condiciones que dieron lugar a Donald Trump tuvieron su génesis en esa reacción, en esa respuesta. Y la creciente ola de populismo económico entre los demócratas nos hace creer que las próximas elecciones presidenciales, y el posible sucesor de Trump, también serán secuelas de esa reacción.

 

El mayor efecto de la crisis financiera y sus ramificaciones fue la pérdida de la fe en las instituciones de Estados Unidos. Inicialmente, y como era lógico, esta pérdida de confianza se concentró en el sector financiero. Cuando Obama fue electo presidente por primera vez durante lo peor de la crisis, Gallup reportó que la confianza en los bancos había caído a un mínimo histórico. Un número abrumador de estadounidenses (86 por ciento) calificó los problemas económicos como el más acuciante del país. Pero a medida que pasó el tiempo, la culpa se extendió. La antipatía hacia Wall Street se convirtió en desconfianza hacia el gobierno, que no solo falló para mitigar los efectos de la crisis sino que también comenzó a producir sus propios problemas, incluido un temor por el incumplimiento del pago de la deuda en 2011 y un cierre del gobierno por falta de fondos dos años después. En 2013, a cinco años del estallido de la crisis, Gallup reveló que los estadounidenses ya no consideraban que los “problemas económicos” fueran lo más apremiante a nivel nacional, el “gobierno” los había reemplazado como la principal preocupación.

 

Ese cambio de culpable no ocurrió por accidente. La otra razón por la cual la crisis financiera se convirtió en una fuerza reconfiguradora tan poderosa en la política es que los republicanos (y luego demócratas como Bernie Sanders) la utilizaron para sus propios fines. El arquitecto de esta estrategia fue el líder de la mayoría del Senado, el republicano Mitch McConnell. En los últimos meses de la presidencia de George W. Bush, cuando Lehman Brothers colapsó y la economía mundial se tambaleaba, el senador de Kentucky ayudó a impulsar “el rescate”, oficialmente denominado Programa de Alivio para Activos en Problemas (TARP, por sus siglas en inglés), un proyecto bipartidista que Bush hizo ley un mes antes de las elecciones de 2008. En ese tiempo, McConnell elogió la aprobación del TARP como “uno de los mejores momentos en la historia del Senado”, un comentario que le valió la enemistad de los conservadores de línea dura.

 

Pero tres meses después, cuando Obama entró a la Casa Blanca, McConnell calculó que la ira pública por la crisis podía aprovecharse para obtener réditos políticos. Obstruyó la capacidad del gobierno para distribuir los fondos TARP, avivando el resentimiento hacia los banqueros y otros actores indignos que recibían rescates. McConnell no se disculpó por esto. “Trabajamos muy duro para mantener nuestras huellas dactilares fuera de estas propuestas”, me dijo en 2010. “Porque pensamos que la única forma de que el pueblo estadounidense supiera que estaba en marcha un gran debate era si las medidas no eran bipartidistas. Cuando cuelgas la etiqueta ‘bipartidista’ en algo, la percepción es que las diferencias se han resuelto y que hay un amplio acuerdo de que ese es el camino a seguir”.

 

La polarización resultante ayudó a los republicanos a ganar la Cámara de Representantes en 2010 y el Senado cuatro años después. McConnell fracasó en su objetivo de hacer de Obama un presidente de un solo mandato, principalmente porque los demócratas cambiaron el guión en 2012 y describieron a Mitt Romney como un “capitalista buitre” amigo de Wall Street.

 

Pero la ira en la política se parece mucho a un incendio forestal: puede salirse rápidamente de control. Para el momento en que Trump anunció su candidatura en 2015, los ánimos estaban tan caldeados que los estadounidenses de todas las tendencias estaban resentidos con las “élites” que dirigían ambos partidos, algo que sus oponentes republicanos no entendieron hasta que fue demasiado tarde. La campaña de Trump, impulsada principalmente por la animosidad contra los inmigrantes, también tuvo otro enemigo: la élite de Wall Street. Ante la insistencia de Steve Bannon, Trump dedicó mucho tiempo a atacar a las grandes instituciones financieras en nombre del ciudadano olvidado y alimentó la sospecha de que una camarilla de mandarines políticos y financieros estrangulaba a la gente de a pie.

 

Cuando entrevisté a Trump justo después de haber amarrado la nominación republicana, me dijo que tenía la intención de transformar al Partido Republicano en uno de los trabajadores, un partido de la gente que no ha tenido un aumento salarial real en 18 años, que está enojada.

 

Su mensaje final en la campaña apeló conscientemente a la rabia que tanta gente había sentido contra Wall Street y Washington. El último de sus spots en vísperas de las elecciones mostraba imágenes de la presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, y del CEO de Goldman Sachs, Lloyd Blankfein, implicándolos junto a Hillary Clinton, en lo que Trump llamó “una estructura de poder global que es responsable de las decisiones económicas que han robado a nuestra clase trabajadora, que han despojado a nuestro país de su riqueza y que han puesto ese dinero en los bolsillos de un puñado de grandes corporaciones y entidades políticas “. Y agregó: “la única cosa que puede parar esta máquina corrupta son ustedes”. No es de extrañar que este mensaje tocara una fibra sensible: ¿Qué es Trump si no la encarnación de un puño cerrado y la promesa de impartir justicia?

 

Desde su investidura, por supuesto, Trump ha demostrado ser cualquier cosa menos el azote de Wall Street. Su principal logro legislativo es un recorte de impuestos para las corporaciones y los ricos que ha deleitado a las élites financieras y ha empujado los mercados a niveles más altos.

 

Los demócratas le han respondido a Trump con una suerte de desinhibición catártica, liberándose de los grilletes que Obama había impuesto al exonerar a los banqueros y recortar los programas sociales para equilibrar el presupuesto. Últimamente, la energía de la izquierda ha girado en torno a grandes ideas desestabilizadoras del presupuesto, como la colegiatura universitaria gratuita y Medicare para todos, que son en sí mismas una respuesta a la crisis, un aumento de las exigencias al gobierno por parte de los descontentos con la estrechez de la recuperación.

 

Entre estas propuestas está oculto un deseo frustrado de ajustar cuentas con el establishment de Wall Street y Washington que ha guiado a la economía política desde la crisis. Esto es más evidente en el nuevo proyecto de ley de Elizabeth Warren, la Ley del Capitalismo Responsable, que empoderaría a los trabajadores a expensas de sus jefes corporativos a la vez que redistribuiría la riqueza del uno por ciento hacia abajo (el elemento moral está justo ahí, en el nombre).

 

Entre los expertos políticos y financieros, estas propuestas son consideradas en su mayoría excéntricas y han sido recibidas con una combinación de burla y sarcasmo. Tal vez deberían tomarse más en serio, ya que son otra expresión de frustración con un sistema que no ha ofrecido una recuperación satisfactoria para decenas de millones de personas en todos los rincones.

 

Predecir la manera en que esta energía seguirá reconfigurando nuestra política es casi imposible. Cuando Geithner y yo nos sentamos en su despacho en 2010, pensando en lo que nos deparaba el futuro, ninguno de nosotros podía haber imaginado que una consecuencia de la crisis financiera sería el presidente Donald Trump. La lección que queda después de todos estos años es la misma que Geithner estaba empezando a vislumbrar: Ignorar el sentimiento popular siempre tiene consecuencias políticas y a menudo unas que no podemos imaginar.

 

Leer más